Ir al contenido principal

Pensamiento bizco: ¿de qué habla un filósofo cuando habla filosóficamente?

Ayer, en El País, un artículo de Félix Ovejero Lucas (autor al que admiro y del que intento leer con subrayador todo lo que cae en mi mano): "La izquierda, de la igualdad a la diferencia". Todo está claro en la primera parte del artículo. Félix Ovejero, con la fineza conceptual que le caracteriza, diferencia entre izquierda y derecha. La izquierda, defiende que la política debe permitir que las personas, primero, puedan enhebrar su proyecto personal (siempre que éste no sea caprichoso o inmoral), segundo, que puedan desarrollar sus capacidades personales, sus potencialidades específicas. La derecha, no cree que la política deba hacer más que permitir que todos jueguen al juego sin prohibiciones y, en él, que gane quien pueda.
Cristalino. Alguien objetaría que es la visión del asunto de un filósofo de izquierdas. Pero la presentación de los argumentos es tan proporcionada que, creo yo, no trataría en conceder que en el discurso pesa más ser filósofo que ser de izquierdas.
En la segunda parte del artículo, Félix Ovejero dice que "la izquierda ha pasado de la estrategia de igualdad a la diferencia", es decir, a despreocuparse por las condiciones materiales y a proteger las peculiaridades y las subculturas de los desfavorecidos. Y que a través de tales protecciones creamos un enjambre de derechos especiales que nos pueden llevar a una especie de (neo)Antiguo régimen con legislaciones especiales para cada uno.
Yo no entiendo nada... aunque lo entiendo todo.
Parece que habla contra la izquierda "postmoderna" (que suele presentarse como algo muy malo y muy tonto... tan tonto y tan malo, que nadie se reconoce en ella, ni siquiera los que se consideran postmodernos y de izquierdas), o quizá, en el fondo, hable del Estatut, pero sin hablar de él o que dé una estocada a algún -o algunos- conocido(s) que no nombra pero que los iniciados conocen...
¡Pero acerca de la relación entre igualdad y diferencia no habla! ¡Al menos, no habla... con la profundidad con la que habla al principio!
¿De qué habla un filósofo cuando habla de filosofía? En la mayoría de los casos, de otra cosa que de filosofía. O, mejor dicho, utiliza la filosofía para asuntos muy terrenos a los que alude sin dejar de parecer que los elude. Bourdieu (estudiando a Heidegger) llamaba a eso "pensamiento bizco": la vista se dirige a un lado pero en realidad se mira, a la vez, para otro.
Comprender a un filósofo no es tarea fácil, incluso cuando su discurso se sigue con facilidad. Y, en ocasiones, aún menos se le comprende cuando creemos entenderlo. Para ser justo con lo que dice hay que reconstruir el sentido de miradas que van en direcciones diferentes.

Comentarios

Christian Hernández ha dicho que…
Enhorabuena por el lanzamiento de este blog. Soy administrador de un sitio de sociología y es grato que nazcan nuevos proyectos con temáticas a fines.

Saludos desde la Ciudad de México

Entradas populares de este blog

Una entrevista sobre Pierre Bourdieu con Enrique Carretero

El último número de la revista Tempos novos publica una entrevista acerca de Bourdieu que me hizo el profesor Enrique Carretero, dentro de un especial dedicado al gran sociólogo. He aquí la versión extensa y en castellano de la misma.

1. ¿En qué medida las circunstancias biográficas e históricas han incidido en la configuración de la línea de pensamiento auspiciada por Pierre Bourdieu? Es difícil responder ya que no tenemos una buena biografía sobre Bourdieu y sobre la complejidad de sus redes de influencia. En lo que concierne a Bourdieu mismo, siempre insistió mucho en la importancia de su experiencia de ascenso social y su relativa incomodidad con el medio intelectual. Esa incomodidad se muestra en su importantísimo trabajo de sociología de los intelectuales y de las producciones culturales, donde al lado de un utilización brillante de herramientas procedentes de Durkheim, Weber o Marx se encuentran preguntas, inflexiones en el análisis o descripciones que testimonian cuanto se veía …

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

El pueblo de Tebas se aburre de Creonte y Antígona

Sófocles contiene una filosofía profunda de la democracia, no cabe duda. En este blog se ha comentado el clásico de Bernard Knox y, entre los autores que uno frecuenta, Foucault y Castoriadis han promovido lecturas sugerentes sobre las enseñanzas democráticas del genio de Colono. La de Castoriadis resulta de especial interés, pues consigue invertir la espontánea apuesta “libertaria” por Antígona y a mostrarnos la razón que asiste a Creonte. Si la tragedia funciona como filosofía de la democracia es porque renuncia a un Eje del Mal y nos ahce comprender cómo el orgullo nos conduce a aquello que odiamos ser: es la lección de Edipo, prototipo de caudillo sinceramente democrático. Cualquier lector que se entretenga en Sófocles comprueba cómo los personajes se contradicen y ocupan posiciones muy distintas en una y otra réplica. Lo que los lleva a la tragedia es la rigidez, la falta de comprensión de que la verdad se les escapa, de que no pueden tener razón solos. De hecho, el mítico Teseo,…