Ir al contenido principal

De cómo las ciencias sociales clarifican la filosofía I. La unidad del pensamiento humano



La filosofía, a menudo, ha reivindicado su papel de auxiliar central en el proceso de reflexividad de las ciencias sociales. Con este post, comienzo una serie que pretende incidir en lo contrario: cómo las ciencias sociales son un util indispensable de claridad en la propia actividad filosófica

LA UNIDAD DEL PENSAMIENTO HUMANO


Merleau-Ponty("Partout et nulle part", Signes, Gallimard, 1960) se preguntaba, siguiendo a Hegel, si el pensamiento no occidental merecía la dignidad de ser tratado como filosofía, o era, sin embargo, una “inmensa literatura pesante”. La respuesta del filósofo francés consistía en cuestionar el etnocentrismo de Hegel que medía todo el pensamiento con el marco del nuestro.
Bien: Randall Collins (Sociología de las filosofías) responde como Merleau-Ponty –es decir: fuera de Occidente hay filosofía- y adopta el método de Hegel –esto es: juzgada con unos cánones comunes, la creación es estructuralmente similar en Japón, China, la India y Grecia-. Por tanto: cuando los seres humanos se ponen a pensar y lo hacen sostenidamente en el tiempo y de manera creativa tienden a pensar lo mismo. Y no se trata de una tesis filosófica más (“universalista” frente a las “relativistas”) sino del resultado de un proceso de comparación que recrea páginas y páginas de erudición apabullante. La prioridad de Grecia, justa, en la historia del pensamiento, explica Collins, es que las redes de creación filosófica estuvieron funcionando más generaciones (12), mientras que los acontecimientos externos (la base económica y política del pensamiento) impusieron detenciones previas en Japón, China y la India. Es, se me concederá, una tesis antropológica de un cierto calado.

Comentarios

Dehynna ha dicho que…
Inmensa literatura pesante suena bastante apabullante, es reconfortante saber que las ciencias sociales después de tantas indefiniciones tienen a bien ayudar a comprender otras disciplinas, como es la filosofía, provenga de occidente u oriente.
Saludos

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

"Le poids des corps", ARSS, nº 208 en acceso libre

José Luis Moreno PestañaTraduit de l’espagnol parSéverine Rosset Page 4 à 13 Haro sur les gros Premières lignesVersion HTMLVersion PDF Dieter VandebroeckTraduit de l’anglais parFrançoise Wirth Page 14 à 39 Distinctions charnelles Obésité, corps de classe et violence symboliqueRésuméVersion HTMLVersion PDF Nicolas Larchet Page 40 à 61

Los pueblos de los populismos

¿Dónde se encuentra el pueblo que convocan los populismos? ¿Qué propiedades tiene? ¿Pueden éstas ser representadas por programas y fórmulas políticas diferentes y hasta antagónicas? Articulando sociología electoral y reflexión filosófica, Eric Fassin responde a las tres preguntas en este breve ensayo titulado Populisme: le grand ressentiment (Textuel, 2017).
Para la primera pregunta, Eric Fassin analiza el electorado de Donald Trump o al de Marine Le Pen. En el caso de Frente Nacional francés, el voto popular procede de un voto obrero tradicionalmente de derecha o de nuevos obreros que jamás fueron de izquierdas. Trump, por su parte, no recoge el voto de los más pobres, aunque reclute electores entre las fracciones de la clase obrera blanca; lo fundamental, sin embargo, es un voto globalmente minoritario, tendencialmente masculino y blanco, con fuerte componente religioso y que capta mejor a las personas con escaso nivel educativo. Pero los más pobres no votaron a Trump; y sobre todo q…