Ir al contenido principal

De cómo las ciencias sociales clarifican la filosofía VI: la cuestión de lo interior y lo exterior


La aparición prevista de tres nuevos trabajos de Louis Pinto es una excelente noticia para todos cuantos nos dedicamos a la sociología de la filosofía. En el prólogo de uno de ellos (La vocation et le métier de philosophe. Pour une sociologie de la Philosophie dans la France contemporaine, publicación prevista en Seuil), Louis Pinto explica que la sociología de la filosofía nada tiene que ver con la reducción del “interior” de un pensamiento a su “exterior”. Se trata, por el contrario, de comprender que “un universo culto posee también un fondo de creencias, de hábitos, de certidumbres tácitas”. Esas certidumbres constituyen el fondo antepredicativo que moviliza a los agentes y les permite tomar posición entre lo ortodoxo y lo desviado, la rutina y la creación. Por supuesto, semejantes divisiones son preferentemente intelectuales, pero no solo. La sociología de la filosofía se cerraría arbitrariamente un campo de investigación si renunciase a investigar cómo, según Louis Pinto, “las oposiciones propias a otros universos sociales (político, religioso, científico) han sido retraducidas en el orden específico del campo filosófico”. Retraducidas no quiere decir copiadas, disfrazadas o disimuladas: la retraducción exige un trabajo de depuración de los recursos de que se dispone para convertirlos en valores dentro de un terreno cultural particular.
Esa es la razón por la que, como escribe Louis Pinto, “los conceptos pueden ser instrumentos lógicos sin dejar de ser estrategias”. Esto es, pueden permitir hacer valer un recurso cultural, una posición política o un gusto de clase en el interior del campo filosófico sin por ello dejar de aportar algo, y puede que muy valioso, al universo específicamente intelectual. Pensar de otro modo conduciría a concebir a los sujetos como marionetas del campo discursivo en el que ingresan, desgajadas del resto de dimensiones de su experiencia social.
La cuestión no es explicar o no la filosofía por la filosofía (el manúscrito que acompaña este artículo corresponde precisamente al intento de realizar una Filosofía de la Filosofía por parte del importante pensador español José Gaos): la cuestión estriba en qué se considera designado por la filosofía. La sociología de la filosofía consiste en suponer que hay más que lo que los filósofos piensan sobre sí mismos. Pero no por ello sale de la filosofía: la completa y la amplía

Comentarios

Entradas populares de este blog

Una entrevista sobre Pierre Bourdieu con Enrique Carretero

El último número de la revista Tempos novos publica una entrevista acerca de Bourdieu que me hizo el profesor Enrique Carretero, dentro de un especial dedicado al gran sociólogo. He aquí la versión extensa y en castellano de la misma.

1. ¿En qué medida las circunstancias biográficas e históricas han incidido en la configuración de la línea de pensamiento auspiciada por Pierre Bourdieu? Es difícil responder ya que no tenemos una buena biografía sobre Bourdieu y sobre la complejidad de sus redes de influencia. En lo que concierne a Bourdieu mismo, siempre insistió mucho en la importancia de su experiencia de ascenso social y su relativa incomodidad con el medio intelectual. Esa incomodidad se muestra en su importantísimo trabajo de sociología de los intelectuales y de las producciones culturales, donde al lado de un utilización brillante de herramientas procedentes de Durkheim, Weber o Marx se encuentran preguntas, inflexiones en el análisis o descripciones que testimonian cuanto se veía …

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

El pueblo de Tebas se aburre de Creonte y Antígona

Sófocles contiene una filosofía profunda de la democracia, no cabe duda. En este blog se ha comentado el clásico de Bernard Knox y, entre los autores que uno frecuenta, Foucault y Castoriadis han promovido lecturas sugerentes sobre las enseñanzas democráticas del genio de Colono. La de Castoriadis resulta de especial interés, pues consigue invertir la espontánea apuesta “libertaria” por Antígona y a mostrarnos la razón que asiste a Creonte. Si la tragedia funciona como filosofía de la democracia es porque renuncia a un Eje del Mal y nos ahce comprender cómo el orgullo nos conduce a aquello que odiamos ser: es la lección de Edipo, prototipo de caudillo sinceramente democrático. Cualquier lector que se entretenga en Sófocles comprueba cómo los personajes se contradicen y ocupan posiciones muy distintas en una y otra réplica. Lo que los lleva a la tragedia es la rigidez, la falta de comprensión de que la verdad se les escapa, de que no pueden tener razón solos. De hecho, el mítico Teseo,…