Ir al contenido principal

Algo tan terrible que sólo puede decirlo un intelectual


En 1948, Lukács asistió en Budapest a una representación. Normalmente, todos se arrimaban al venerable maestro marxista. Aquel día lo dejaron solo. Otro día, asistió a una representación en la academia de la música. De nuevo, el vacío. Un estudiante imprudente le pidió permiso para sentarse a su lado. Lukács le reconvino: "No lo haga. Pero si lo hace tire de la tapa del ataud sobre su cabeza" (Arpad Kadarkay,Lukács, Éditions Alfons el Magnànim, Valencia, 1994, p. 681). Unos días después Lukács se burló de la preocupación occidental por su seguridad, él que vivía a cuerpo de rey en las democracias populares. Antes, durante un coloquio internacional (con Jaspers, Ortega, Merleau-Ponty), su mujer, en la mesa, había justificado el Gulag que soportó el hijo de ambos.
En su prólogo de 1934 a España invertebrada, Ortega le decía a las masas que, si no se calmaban, ya llegarían "la angustia, el dolor, el hambre y la sensación de vital vacío" para disciplinarlas y enseñarles resignación. Las dictaduras les enseñarían a curarse de sus vicios (Obras completas, III, p. 430).
¿Cuánto está dispuesto a pagar un intelectual por su compromiso político? ¿En qué éste constituye la condición de posibilidad de la creación intelectual? ¿Cómo pueden las reconstrucciones intelectuales secar la sensibilidad humana hacia lo intolerable? Creo que son las tres preguntas que cabe hacerse: y ver cómo se declinan en regímenes totalitarios, en dictaduras, en democracias.
La otra cuestión importante es en qué yunque se templan esos hábitos de sadismo y sumisión. Pero no parece susceptible de una respuesta general, extendible a todos los intelectuales.

Comentarios

barb michelen ha dicho que…
Hello I just entered before I have to leave to the airport, it's been very nice to meet you, if you want here is the site I told you about where I type some stuff and make good money (I work from home): here it is

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

El pueblo de Tebas se aburre de Creonte y Antígona

Sófocles contiene una filosofía profunda de la democracia, no cabe duda. En este blog se ha comentado el clásico de Bernard Knox y, entre los autores que uno frecuenta, Foucault y Castoriadis han promovido lecturas sugerentes sobre las enseñanzas democráticas del genio de Colono. La de Castoriadis resulta de especial interés, pues consigue invertir la espontánea apuesta “libertaria” por Antígona y a mostrarnos la razón que asiste a Creonte. Si la tragedia funciona como filosofía de la democracia es porque renuncia a un Eje del Mal y nos ahce comprender cómo el orgullo nos conduce a aquello que odiamos ser: es la lección de Edipo, prototipo de caudillo sinceramente democrático. Cualquier lector que se entretenga en Sófocles comprueba cómo los personajes se contradicen y ocupan posiciones muy distintas en una y otra réplica. Lo que los lleva a la tragedia es la rigidez, la falta de comprensión de que la verdad se les escapa, de que no pueden tener razón solos. De hecho, el mítico Teseo,…

La identidad de clase en los años de los significantes flotantes

(He aquí el comentario que se ha publicado hoy en la página web de Sinpermiso y a la que se puede acceder pinchando aquí)
Un libro debe juzgarse por los interlocutores que escoge. El trabajo de Ricardo Romero Laullón y de Arantxa Tirado Sánchez se esfuerza por establecer un diálogo con lectores no entrenados en las discusiones académicas. No resulta fácil porque el libro presenta sus argumentos invocando un doble registro. Por un lado, se encuentra la experiencia personal de los autores. Por otro, ambos son universitarios y recurren a argumentación teórica. Si hay algo que me escame de su trabajo es la saña, por cierto muy a la moda, con la que aborrecen la cultura académica, cultura sin la cual no hubieran podido escribir. Ciertamente, acuden a una lecturas quizá minoritarias pero no menos académicas. Como buen libro escrito a cuatro manos todas las hebras no se encuentran bien anudadas en el cáñamo del discurso y uno puede saltar de estados de la cuestión muy solventes a desahogos. M…