Ir al contenido principal

MERLEAU-PONTY Y EL SENTIDO DE LA ENFERMEDAD MENTAL



Acaba de publicarse el número 44 de la revista Daimon dedicado a Maurice Merleau-Ponty. En él se encuentra mi artículo "Merleau-Ponty y el sentido de la enfermedad mental. "La locura en el lugar" o la destrucción de los hábitos compartidos", en el que intento dar sentido teórico a mi investigación de campo sobre la anorexia. No soy el mejor juez de mis artículos pero este, que es corto, es de los que más aprecio. Tengo la sensación de que en él conseguí una definición sociológica de la enfermedad mental útil para aplicarse a otros trabajos de campo. Pero sobre todo que condensaba teóricamente qué tipo de disturbios había visto yo en el mío. Podéis verlo pinchando en el título.
Aprovechando que llegan las fiestas y se acaba el año, que no por indigestas dejan de ser un buen momento para desearse paz y amor (algo que es cursi pero siempre necesario), dejo por aquí esta frase del filósofo contenida en Humanismo y terror (su obra más criticable, pero de la que si eliminamos la falta de información sobre el stalinismo, no encuentro qué puede reprochársele) en la que rememora a su padre. (Merleau-Ponty, que pasó una infancia humilde, era hijo de un soldado que murió en la guerra y de una enfermera: se leen de otra manera sus descripciones sobre el cuerpo cuando se sabe esto.) y que contiene, como dicen los franceses "en filigrana", el núcleo duro de su filosofía política: la fidelidad al ideal y la fidelidad a la complejidad del mundo. Me venía esta cita constantemente a la cabeza cuando observaba, durante estos meses, lo que para algunos es discutir "intelectualmente".
“Cuando nuestros mayores de la guerra de 1914 volvían de permiso, sus familias bienpensantes los acogían con el vocabulario de Barrès. Recuerdo esos silencios, cuando el soldado cubierto de gloria y de palmas daba la vuelta a la cara y rechazaba el elogio. Como dice más o menos Alain, era porque el odio estaba atrás, con el miedo, el coraje estaba adelante, con el perdón. Ellos sabían que no hay gente de bien y de la otra, y que en la guerra las ideas más honorables se hacen valer por medios que no lo son”.
Felices fiestas para todos los que se niegan, en política y en la vida personal e intelectual, a creerse la gente de bien. Los otros no necesitan que se les felicite.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un debate sobre capitalismo en Fort Apache

Un debate sobre capitalismo en Fort Apache con Pablo Iglesias, Manuel Monereo, Eduardo Garzón, Xabier Arrizabalo, Nines Maestro y yo.

Manuel Sacristán. Razón y emancipación, editado por Jacobo Muñoz y Francisco José Martín

“Siempre prefirió dotarse de instrumentos de comprensión del mundo, antes que de saberes específicos, de radio limitado, nada desdeñados, por otra parte, por él. Y desde esa intencionalidad básica practicó una conducta mental hecha del esfuerzo de conocer y de la voluntad de transformar. Precisamente por eso, porque lo que ante todo le importó fue aprender y enseñar a vivir, es por lo que sí valoró de modo especialmente intenso la figura del sabio, tan característica de nuestra tradición. Dejó constancia explícita de ello a propósito de Ortega, al que frecuentó en su juventud y al que no dejó de volver, lejos de toda beatería, cuantas veces le pareció justo y conveniente”

Del excelente capítulo de Jacobo Muñoz, “¿Qué es un maestro?”, página 23.

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…