Ir al contenido principal

Con Garzón





"Les morts sont complices de l'apaisement: ce n'est qu'en vivant qu'ils pourraient recréer la manque et le besoin d'eux qui s'effacent [...] À ceux qui ont tout perdu l'histoire ôte encore, et elle donne encore à ceux qui ont tout pris. Car la prescription, qui enveloppe tout, innocente l'injuste et déboute les victimes. L'histoire n'avoue jamais".

Maurice Merleau-Ponty, Signes, París, Gallimard, 1960.

Mi hijo y mi familia, mis amigos Roque y Amalia, sus hijos Pablo y Julio, Seba y Regi, su hija Adriana, Javi y Rodo... hemos pasado momentos muy felices en este maravilloso paraje del Caracolar (Alfacar-Viznar, Granada), donde la familia de Marga tiene un piso. Parece que en él hay una fosa común llena de personas inocentes. Mientras su nombre no se limpie, no puedo dejar de sentir un escalofrío. Esas personas no fueron las únicas víctimas inocentes. Las otras, que merecen todo mi respeto y mi máximo escrúpulo, ya recibieron honores. Y si hay que volver a dárselos, se les dan. Pero la democracia está en deuda con los cadáveres que sólo merecieron insultos, desprecio y encogimiento de hombros por parte de los hipócritas cómplices de un genocidio. No soy jurista, pero creo que no se persigue la incompetencia jurídica -si es que la hay-, sino confortar el odio de quienes piensan que se lo tenían merecido; eso, y ajustar cuentas que nacen de los celos, del arribismo político y de la indecencia de tantos falsos justicieros, muchos de ellos presuntos intelectuales, cuya única obsesión es ganar un espacio en la prensa y mantenerse aunque sea a costa del veletismo más desvergonzado.
Por eso apoyo a Garzón. Pinchando el vínculo se accede a la firma del manifiesto.

Comentarios

Mariana ha dicho que…
Invito a Pepe y a su red socio-virtual a leer el siguiente artículo, que brinda con mucha más sensatez y honestidad con vino de nuestra tierra e historia. Más allá de un análisis parcial e incompleto.

Salud y conocimiento sin oportunismos.

Mariana.


http://info.nodo50.org/IMG/article_PDF/La-paradoja-de-Garzon.pdf
Colectivo ha dicho que…
Si eso fuera completamente cierto estaríamos en lo mismo: o la persona y la causa son perfectas o no vale la pena solidaridad alguna con ella. La solidaridad sólo con los ángeles del cielo de la izquierda definidos por quienes se consideran a sí mismo ángeles; y algunos lo son, otros no tanto -por suerte- y otros, por desgracia, son pájarracos de lo más siniestro, de lo menos sensato y de lo más oportunista (además de incultos). Aquí no se apoya a todo Garzón: no estoy proyectando irme a vivir con él, lo juro.
Hay algo que no se entiende. La política tiene una inspiración general, claro, de lo contrario es simple oprtunismo; pero se ejerce en opciones parciales, incompletas y no siempre coherentes, porque se enfrenta a una realidad que no se deja leer siempre desde el mismo molde. Aunque lo que dice el texto ea cierto, apoyo a Garzón en esto. No en lo otro: aquí, es decir, yo, no se propone que se le dé un premio jurídico para el que no sería un buen miembro del tribunal.
Anónimo ha dicho que…
Apoye la lucha contra el fascismo y por la memoria de los combatientes demócratas, pero condene igualmente a Garzón.

Es incuestionable que hay que luchar por la memoria de todas las personas que en el estado español lucharon por la democracia y fueron masacradas por el fascismo.
Pero sobre Garzón déjenme recordar que no es ningún héroe en la lucha por la democracia. En su responsabilidad se cuenta el cierre del diario EGIN, o de las revistas Ardi Beltza y Área Crítica a finales de los 90. En 1992 dirige la “Operación Garzón” desenvolvida durante los Juegos Olímpicos, que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos resolvió que las investigaciones sobre las torturas efectuadas a militantes catalanes no fueron “profundas y efectivas para cumplir con las exigencias de los tratados internacionales”. La detención en 2001 de la dirección de Gestoras Pro-Amnistía, y ataques a toda la izquierda y comunidad nacional basca (ni coros folclóricos se libraron), que culminaría con la ilegalización de Batasuna en el 2002 (resulta curioso que Garzón sea denunciado por la Falange; partido legal según la Lei de Partidos que el mismo inspiró). La Audiencia Nacional, desde la que Garzón ejerce, es el ignominioso heredero del Tribunal de Orden Pública (TOP) franquista, un tribunal de excepción denunciado por Martin Scheinin, relator de la ONU para los derechos humanos. Garzón ha hecho vista gorda a numerosos casos de denuncias de torturas presentadas a sus ojos, narradas por detenidos bajo su responsabilidad: es el caso de Josu Arkauz. Garzón es partidario firme de la detención incomunicada de acusados de “terrorismo”, un terrible “limbo jurídico” que ampara las torturas tal y como denuncia el Comité de Prevención de la Tortura del Consejo de Europa, el Comité contra la Tortura y diferentes relatores especiales de la ONU.
Un lector ha dicho que…
Lo siente, pero en esto creo que estás equivocado.

Intentas reducir al absurdo las críticas a Garzón cuando dices: "La solidaridad sólo con los ángeles del cielo de la izquierda definidos por quienes se consideran a sí mismo ángeles". Nadie es perfecto, cierto, pero de eso a amparar la tortura hay un océano por medio. Además, desvias la crítica: "; y algunos lo son, otros no tanto -por suerte- y otros, por desgracia, son pájarracos de lo más siniestro, de lo menos sensato y de lo más oportunista (además de incultos)."

Continuar afirmando " Aquí no se apoya a todo Garzón: no estoy proyectando irme a vivir con él, lo juro." Una vez más ridiculizas la crítica -nadie piensa que te vayas a vivir con Garzón. En realidad el título del post "Con Garzón", o cuando dices "Por eso apoyo a Garzón", es un salto injustificado. Del razonamiento "hay que cuidar la memoria de las víctimas del franquismo y hacer justicia", no se puede pasar a "ergo, tenemos que apoyar a Garzón", que lleva implícito un "quien lo critique colabora con el fascismo".

Me apena profundamente que la izquierda española sea tan poco sensible a los abusos que se cometen en el Pais Vasco, Cataluña y Galicia, donde este hombre es bien conocido por sus prácticas bien parecidas -manteniendo las distancias- a las de los fascistas del franquismo.
Colectivo ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Colectivo ha dicho que…
Mira, yo no amparo la tortura. Ni la incontrolada de los grupúsculos terroristas y su fan club ni la planificada por el Estado. Que yo sepa el juez que encarceló a los GAL tampoco. Pero aquí no estamos hablando del País Vasco, sino de una guerra española que, dicho sea de paso, por cierto, los nacionalistas vascos (no es el caso de catalanes y gallegos) ven con olímpica distancia, sino con desprecio, cuando no la interpretan -tiene guasa; no, tiene bemoles- como una invasión de Euskadi por España. Además, ¿Se puede tomar posición en España sin hablar del País Vasco? Te contesto: SÍ. Ya vale.
Por lo demás hay gente que puede criticar a Garzón con mucha razón -políticas, jurídicas, etc- y no colaboran con el franquismo. Te inventas cosas que yo no digo.
La lógica del todo o nada es tuya, no mía y si te fijas bien en tus argumentos la verás en ellos.
Tú sabes quién es sensible (la "izquierda" vasca y catalana son sensibilísimas, ¿verdad?) o no porque tienes el sensiblómetro del impacto subjetivo de los males universales y una perspectiva epistemológica privilegiada, casi divina, que equilibrará cualquiera de tus tomas de posición política, en la dirección de las causas justas -todas ellas compatibles entre sí y no contradictorias-. NO CREO.
Aunque salves las distancias, asimilar a Garzón con el franquismo y los fascistas -o a España con un Estado fascista-, aunque el Estado Español tenga muchos defectos (y la acción judicial de Garzón todos los que se dicen por ahí y más), dice mucho de tus criterios políticos. Estamos muy lejos. Es normal y saludable, para ti y para mí, que no nos entendamos para nada. No damos el mismo significado a la palabra fascista, no vemos el fascismo en el mismo sitio.
Sigo con Garzón. En esto.
Anónimo ha dicho que…
Yo también estoy con Garzón en esto. Sobre las razones, me uno a las que da el autor del blog, me parecen más que suficientes. La decisión de apoyar o no a Garzón en esto, en mi caso, no es el resultado de una cuestión de simpatía ni de animadversión. Si es el mejor para hacerlo o no lo es, me importa bastante poco, no creo que en esa filiación se juegue nada importante. De lo que se trata es de restaurar la memoria de miles de inocentes. Puestos a elegir entre si hacerlo o no hacerlo yo elijo lo primero porque creo que es justo. En los comentarios que leo aquí sin embargo, me parece que abundan los que prefieren enredarse en debates tan aparentemente esclarecedores como tramposos. ¿Qué quiere decir que Garzón no es el más indicado para llevar a cabo esta investigación?, y sobre todo, ¿por qué los argumentos que se esgrimen no tienen que ver con los hechos que se juzgan?. No lo entiendo, o mejor dicho, lo que entiendo es que detrás de todo eso está la lógica del: ¿qué hay de lo mío?, y eso si es oportunismo y a mi juicio del peor.

Francisco Carballo
Anónimo ha dicho que…
Una pregunta a los críticos de Garzón y a los amigos de Gestoras y los coros foklóricos vascos. Según vosotros, ¿hay que combatir o no al terrorismo? ¿Sois tan bondadosos y coherentes cuando matan a periodistas, policías o representantes políticos? ¿O los jaleais, a los etarras? Que critiquéis vosotros la tortura -algo asqueroso e indigno- es análogo a ver a un cura pederasta promoviendo la protección de la infancia.

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

El pueblo de Tebas se aburre de Creonte y Antígona

Sófocles contiene una filosofía profunda de la democracia, no cabe duda. En este blog se ha comentado el clásico de Bernard Knox y, entre los autores que uno frecuenta, Foucault y Castoriadis han promovido lecturas sugerentes sobre las enseñanzas democráticas del genio de Colono. La de Castoriadis resulta de especial interés, pues consigue invertir la espontánea apuesta “libertaria” por Antígona y a mostrarnos la razón que asiste a Creonte. Si la tragedia funciona como filosofía de la democracia es porque renuncia a un Eje del Mal y nos ahce comprender cómo el orgullo nos conduce a aquello que odiamos ser: es la lección de Edipo, prototipo de caudillo sinceramente democrático. Cualquier lector que se entretenga en Sófocles comprueba cómo los personajes se contradicen y ocupan posiciones muy distintas en una y otra réplica. Lo que los lleva a la tragedia es la rigidez, la falta de comprensión de que la verdad se les escapa, de que no pueden tener razón solos. De hecho, el mítico Teseo,…

Libertad estoica

La escuela estoica existe entre el siglo IV a.c y el siglo III d.c. y demostró una capacidad importante de resistencia histórica. Solo eso, el haber permitido vivir a muchos hombres durante mucho tiempo, certifica algo positivo: ninguna ideología absurda, ningún entretenimiento de elite, goza de tanta popularidad de manera sostenida.

La revalorización contemporánea del estoicismo destaca su interés por la vida personal y, en ese sentido, considera que el estoicismo puede ser una guía para nuestra época. Como los estoicos, vivimos en un mundo (ellos en el de la crisis de la polis y el desarrollo de los imperios helenístico y romano, nosotros en el de la globalización) donde el individuo tiene escaso poder sobre la vida pública. Además los estoicos, a diferencia de los discípulos de Epicuro, aceptaban las obligaciones sociales y desarrollaban un modo de vida integrado socialmente. La filosofía estoica nos ayuda a concentrarnos solo en aquello que queda bajo nuestro poder y, por tanto,…