Ir al contenido principal

Universalidad e ideología

¿Es la universalidad moral una ilusión que sacraliza las desigualdades existentes? Así piensa un amigo. La ideología, ¿no tiene ningún efecto propio, ninguna densidad específica y, cuando salimos de la visión idealista del mundo (las ideas se engendran de ideas), nos condenamos al sociologismo más burdo?

Una pequeña ojeada a la ética griega permite comprender los efectos reales de la ideología universalista, ya que nos permite medir el discurso con una realidad radicalmente desigualitaria.

 Como explica Mario Vegetti (La ética de los antiguos, Madrid, Síntesis, 2005), la historia de la experiencia moral griega –no confundir con la reflexión sobre lo justo, la ética- depende de la ausencia de cuerpos centralizados de transmisión de doctrina. Las reglas convertidas en espacios no institucionalizados se convierten en centrales. La moral se convertía en una simple racionalización de las jerarquías existentes. Así, en la ética homérica (tan admirada por muchos filósofos reaccionarios), la bondad y el poder iban unidos. Por supuesto, las revoluciones democráticas amplían el contorno del sujeto moral. En el siglo V, la moral se dirige al cuerpo de ciudadanos, pero aún es excluyente. Platón insistirá en que la virtud no concierne al global de los humanos y, por lo demás, sólo una parte de ellos, el alma, podrá ser educada. Pese a todo, por ejemplo, una mujer –si tenía la posición paradójica de una cortesana, que disfrutaban de una cierta extraterritorialidad respecto al dominio masculino cotidiano-tenía más posibilidades de estudiar en una escuela platónica que en una aristotélica (Véase Martha Nussbaum, La terapia del deseo, Barcelona, Paidós, 2003, pp. 81-82). El Estagirita, quizá por extranjero, era más conservador que Platón. A él le debemos una reflexión argumentada de quién puede o no ser sujeto de la vida moral: los hombres libres, griegos, adultos y económicamente desahogados.


Las escuelas helenísticas rompen con el clasismo explícito a costa de subjetivizarlo. Todos los hombres son susceptibles de reflexión moral, siempre y cuando pertenezcan a la escuela y admitan la disciplina de los sabios (condición a la que ningún hombre empírico llegaba). De hecho, sociológicamente, solo la aristocracia urbana accede a dicha condición, explica Vegetti, pero la ausencia de restricciones explícitas permitirá, también sociológicamente, el reclutamiento social de filósofos de condición social improbable. La sociedad estoica, en ciertos puntos una contrasociedad alternativa a la sociedad imperial, no era sólo una simple legitimación de las estructuras hegemónicas. La reproducción que se produce de hecho no es idéntica a la que se proclama como una ley de la naturaleza. “Todos somos nobles”, dice Séneca, la pertenencia de clase no se superpone automáticamente con la superioridad moral (Nussbaum, p. 441).

La universalidad teórica no es un simple disfraz de la desigualdad práctica, a la que sin embargo, legitima. No lo es porque entre sus efectos se encuentra, además de la santificación de las jerarquías reales como jerarquías morales, la subversión de las primeras por el trabajo moral de los sometidos. Quizás es una moral que exige a los de abajo ser héroes pero no los condena a formar parte de los siervos por cuestiones de nacimiento. El filósofo estoico Cleantes quien se vanagloriaba de poder mantener a otro Cleantes, cosa que los aristócratas no podían hacer, sin duda, tenía conciencia de ser un “Working Class Hero”. Pero pudo acceder a su status porque fue interpelado en cuanto hombre por una ideología universalista.

La ideología de lo universal, encubre la arbitrariedad de la realidad, pero también difunde lo universal y contribuye a hacerlo penetrar en la realidad.

Me ha quedado demasiado dialéctico, pero no creo que falso. La ideología tiene realidad específica. Fue una buena lección de Althusser.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los abrigos cambiados

Abraham Lincoln contaba cómo una vez contempló la pelea de dos borrachines y que, cuando terminó, salieron cada uno con el abrigo del otro. A menudo la política es así, y consiste en conflictos en los que nos ponemos ebrios y acabamos abrigándonos en lo que detestamos de nuestro adversario.
Introducir algo de claridad supone pensar en lo que vemos y en aquello que el otro ve. Evidentemente, la ebriedad y la ceguera ocurren porque miramos de modo tremendamente selectivo. Así ocurre, por ejemplo, en nuestro problema nacional español. Donde el partidario de la unidad detecta egoísmo injustificado de ricos, el de la secesión solo percibe un derecho democrático evidente: no se puede estar juntos a la fuerza. Y donde el partidario de la secesión denuncia la violencia estatal, el de la unidad recuerda la protección de las personas silenciadas por el nacionalismo. Personas cuyos votos no se cuentan, cuyas manifestaciones se empequeñecen y cuya identidad nacional se reduce a simple residuo colo…

Didáctica ciudadana: la vida política en las plazas. Etnografía del movimiento 15M

Acaba de publicarse la obra de Adriana Razquin Mangado Didáctica ciudadana: la vida política en las plazas. Etnografía del movimiento 15M, dentro de la colección Antropología y estudios culturales de la Editorial de la Universidad de Granada. Sin duda, el trabajo más ambicioso de etnografía de las asambleas, unido a una reconstrucción documentada del origen del 15M. Ojalá esta obra tenga una recepción -académica y política- a la altura de sus grandes cualidades. Mucho puede aprenderse no solo de una etnografía realizada con mimo y cruzando fuentes, sino también de las innovaciones -reconstruidas en términos de culturas prácticas- que permitieron sobrevivir -y también pusieron en tensión- a las asambleas. Las asambleas, por paradójico que pueda resultar, han sido objeto de escasas reconstrucciones sociológicas complejas. Su nacimiento y desaparición suelen saldarse con imágenes biológicas (efusividad y agotamiento), meteorológicas (igual que aseveraba Spengler sobre la filosofía griega…

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…