Ir al contenido principal

Sobre la epistemología del trabajo social


Cualquier intervención en trabajo social supone tres tipos de juicios. Estos juicios están presentes siempre con una grado mayor o menor de autoconciencia por parte del profesional. Estos tres juicios suponen siempre tres puntos de indeterminación permanente en la práctica del trabajo social.
En primer lugar, cualquier práctica de trabajo social se apoya en un juicio acerca de qué es un estado de cosas. Ese juicio puede proceder de las ciencias sociales y humanas (sociología, psicología, antropología, ciencia política...) o de la ideología de lo actores (influenciada más o menos por prejuicios etnocéntricos o sociocéntricos). Puede que dicho juicio científico se encuentre institucionalizado en un dispositivo público, privado o mixto. Por ejemplo, si se trabaja en un servicio para menores inmigrantes, hay una caracterización de la realidad que se tiene por evidente: lo que resulta problemático es la clase de edad de los jóvenes y no la clase social. Lo mismo sucede cuando se trabaja en un servicio de mujeres maltratadas: lo problemático son las relaciones de dominación de género y no los riesgos libremente escogidos por una persona al elegir una pareja.
Alrededor de tales cuestiones, se abre un gran espacio para el debate: acerca de en qué ciencia nos apoyamos prioritariamente (sociología o psicología, por ejemplo), sobre qué escuela dentro de cada una de tales ciencias.
Este primer tipo de juicios se realizan en un espacio de razonamiento científico, a escalas diferentes (sobre una parte de la biografía de un individuo o sobre un grupo social más o menos amplio). Un razonamiento científico en ciencias sociales y humanas supone siempre la comparación de contextos que no son idénticos y que no se pueden controlar experimentalmente. Los conceptos generales deben siempre revisarse en cada ocasión para comprobar si son o no pertinentes o necesitan corregirse a causa de las dimensiones originales de la situación.
En segundo lugar, una acción profesional supone un juicio más o menos consciente sobre la capacidad del actor o de los actores para definir proyectos de vida razonable. En casos límites (caso de una enfermedad mental o de una relación de opresión social), se puede considerar que los actores son incapaces porque dependen de relaciones que no pueden controlar y que anulan su capacidad de reacción. En otras ocasiones, puede considerarse que el trabajo social ofrece servicios materiales y/o simbólicos a actores que tienen la posibilidad de otorgarse proyectos de vida de manera autónoma.
Este segundo tipo de juicios se inscribe en un espacio de razonamiento moral y se mueve entre los polos del paternalismo o la autonomía. Esta dialéctica tiene una relación complicada con los juicios de tipo científico. Por ejemplo, según se comparta una sociología más o menos determinista o más centrada en los recursos del actor se propenderá más o menos a intervenciones paternalistas o respetuosas de la autonomía.
En tercer lugar, y para finalizar con esta definición triangular de los razonamientos en trabajo social, una práctica del trabajo social también es la utilización de un recursos para mejorar un problema o para ayudar a una persona a mejorar su autonomía. El profesional debe juzgar acerca de la utilización más conveniente de los dispositivos de política social realmente existentes. Ahora bien, si el trabajo social se reduce a esta dimensión (sin razonamiento científico o moral serio), en nada se diferencia de las prácticas de evergetismo (por las cuales los poderosos ayudaban a una colectividad).
Este tercer tipo de juicios se inscribe en un espacio de razonamiento político y en éste no faltan los temas que debatir: saber si los dispositivos existentes son o no suficientes, si son positivos o producen efectos perversos.
Razonamiento científico, moral y político: dimensiones siempre presentes en la práctica del trabajo social, se sepa o no, se mediten con rigor o no.



Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Resulta muy llamativa la forma en que se usa la verborrea para engañar, mentir, no decir nada y seguir viviendo del cuento. ¡¡¡Qué bonita queda la cháchara para incautos de los sofistas!!!
José Luis Moreno Pestaña ha dicho que…
Nuestro Sócrates del Albaicín o de la Vega me hace el honor de llamarme sofista. ¡No merezco tanto, soy un pobre enseñante y un modesto investigador! Por lo demás, la verborrea, literal, -en infinitivo-es tuya. ¡Cuánto verbo para no decir sino que me tienes mucha rabia!

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

El pueblo de Tebas se aburre de Creonte y Antígona

Sófocles contiene una filosofía profunda de la democracia, no cabe duda. En este blog se ha comentado el clásico de Bernard Knox y, entre los autores que uno frecuenta, Foucault y Castoriadis han promovido lecturas sugerentes sobre las enseñanzas democráticas del genio de Colono. La de Castoriadis resulta de especial interés, pues consigue invertir la espontánea apuesta “libertaria” por Antígona y a mostrarnos la razón que asiste a Creonte. Si la tragedia funciona como filosofía de la democracia es porque renuncia a un Eje del Mal y nos ahce comprender cómo el orgullo nos conduce a aquello que odiamos ser: es la lección de Edipo, prototipo de caudillo sinceramente democrático. Cualquier lector que se entretenga en Sófocles comprueba cómo los personajes se contradicen y ocupan posiciones muy distintas en una y otra réplica. Lo que los lleva a la tragedia es la rigidez, la falta de comprensión de que la verdad se les escapa, de que no pueden tener razón solos. De hecho, el mítico Teseo,…

La identidad de clase en los años de los significantes flotantes

(He aquí el comentario que se ha publicado hoy en la página web de Sinpermiso y a la que se puede acceder pinchando aquí)
Un libro debe juzgarse por los interlocutores que escoge. El trabajo de Ricardo Romero Laullón y de Arantxa Tirado Sánchez se esfuerza por establecer un diálogo con lectores no entrenados en las discusiones académicas. No resulta fácil porque el libro presenta sus argumentos invocando un doble registro. Por un lado, se encuentra la experiencia personal de los autores. Por otro, ambos son universitarios y recurren a argumentación teórica. Si hay algo que me escame de su trabajo es la saña, por cierto muy a la moda, con la que aborrecen la cultura académica, cultura sin la cual no hubieran podido escribir. Ciertamente, acuden a una lecturas quizá minoritarias pero no menos académicas. Como buen libro escrito a cuatro manos todas las hebras no se encuentran bien anudadas en el cáñamo del discurso y uno puede saltar de estados de la cuestión muy solventes a desahogos. M…