Ir al contenido principal

Qué nos da miedo

Scream IV es una muy buena película, infinitamente más crítica y profunda que mucho presunto cine intelectual: una muestra de que el cine inteligente y político puede ser cine popular. La tarantinización de las prácticas y la disneyficación de los protocolos de los que habló Perry Anderson para describir nuestra cultura se muestran con mucha gracia. El comienzo es un análisis de los efectos, positivos y estandarizados, de los cultural studies en el cine. El diálogo de los policías -una versión lúdica-gore de No Country for Old Men- es impagable y revela el desprecio a lo público y a la autoridad como clave de la mentalidad del cine de psicópata y del cine posmoderno: algo que viene de la novela de detectives, pero aquí el malo no es inteligente sino carente de escrúpulos (o autista como Michael Myers o especialista en juegos afectivos múltiples, es decir, ha leído literatura de autoayuda y está contento de haberse conocido) y de una violencia incontrolable. Dejando de lado al monstruo traumatizado, más de los 70-80 (Jason, Myers, Lecter está a medias), un tipo de pájaro, el listillo violento, humanamente plano pero manipulador, que abunda por doquier. De ahí que como apunta la película sea un cine de aprendizaje, auténticas novelas de formación del carácter para los chicos y chicas del capitalismo neoliberal, adictos al Facebook y a Twitter, y apoyados en la exhibición permanente de sí mismos.
Sin embargo, hay algo morboso y cómplice en toda esa reflexividad: la ausencia de alternativa, el aspecto de los actores (hay una complicidad estética, que contradice el discurso profundo), la ausencia de moral (salvo... de los policías, tontos: pero buenos y de sentimientos sinceros) y sobre todo la invisibilidad de toda desigualdad que no sea la de la fama.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

Libertad estoica

La escuela estoica existe entre el siglo IV a.c y el siglo III d.c. y demostró una capacidad importante de resistencia histórica. Solo eso, el haber permitido vivir a muchos hombres durante tanto tiempo, certifica algo positivo: ninguna ideología absurda, ningún entretenimiento de elite, goza de tanta popularidad de manera sostenida.

La revalorización contemporánea del estoicismo destaca su interés por la vida personal y, en ese sentido, considera que el estoicismo puede ser una guía para nuestra época. Como los estoicos, vivimos en un mundo (ellos en el de la crisis de la polis y el desarrollo de los imperios helenístico y romano, nosotros en el de la globalización) donde el individuo tiene escaso poder sobre la vida pública. Además los estoicos, a diferencia de los discípulos de Epicuro, aceptaban las obligaciones sociales y desarrollaban un modo de vida integrado socialmente. La filosofía estoica nos ayuda a concentrarnos solo en aquello que queda bajo nuestro poder y, por tanto,…

Comentario a una reseña

Acaba de aparecer una reseña de mi libro La cara oscura del capital erótico. Capitalización del cuerpo y trastornos alimentarios (Madrid, Akal, 2016) en la Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría (nº 17, 2017, pp. 209-213). Quiero destacar del trabajo de Álvaro Múzquiz Jiménez cuatro aspectos que tienen el mayor interés, al menos para mí, pues ya hace casi veinte años que escribo sobre filosofía y sociología de los problemas psicológicos. a) El autor insiste en señalar si creo que los trastornos alimentarios tienen o no realidad autónoma; si soy, pues, un anorexólogo que promueve una categoría específica de gestión de lo real: es decir, me reprocha más o menos formar parte de un campo que en un libro anterior intenté objetivar (al respecto se dicen cosas también en este). Me sorprende ser a la vez agente de un análisis y que la reseña me convierta, sin más, en objeto del mismo. Que el capitulo tres plantee las cosas de otra manera —a través de la teoría de Ian Hacking— no…