Ir al contenido principal

Qué nos da miedo

Scream IV es una muy buena película, infinitamente más crítica y profunda que mucho presunto cine intelectual: una muestra de que el cine inteligente y político puede ser cine popular. La tarantinización de las prácticas y la disneyficación de los protocolos de los que habló Perry Anderson para describir nuestra cultura se muestran con mucha gracia. El comienzo es un análisis de los efectos, positivos y estandarizados, de los cultural studies en el cine. El diálogo de los policías -una versión lúdica-gore de No Country for Old Men- es impagable y revela el desprecio a lo público y a la autoridad como clave de la mentalidad del cine de psicópata y del cine posmoderno: algo que viene de la novela de detectives, pero aquí el malo no es inteligente sino carente de escrúpulos (o autista como Michael Myers o especialista en juegos afectivos múltiples, es decir, ha leído literatura de autoayuda y está contento de haberse conocido) y de una violencia incontrolable. Dejando de lado al monstruo traumatizado, más de los 70-80 (Jason, Myers, Lecter está a medias), un tipo de pájaro, el listillo violento, humanamente plano pero manipulador, que abunda por doquier. De ahí que como apunta la película sea un cine de aprendizaje, auténticas novelas de formación del carácter para los chicos y chicas del capitalismo neoliberal, adictos al Facebook y a Twitter, y apoyados en la exhibición permanente de sí mismos.
Sin embargo, hay algo morboso y cómplice en toda esa reflexividad: la ausencia de alternativa, el aspecto de los actores (hay una complicidad estética, que contradice el discurso profundo), la ausencia de moral (salvo... de los policías, tontos: pero buenos y de sentimientos sinceros) y sobre todo la invisibilidad de toda desigualdad que no sea la de la fama.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

Un debate sobre capitalismo en Fort Apache

Un debate sobre capitalismo en Fort Apache con Pablo Iglesias, Manuel Monereo, Eduardo Garzón, Xabier Arrizabalao, Nines Maestro y yo.

El pueblo de Tebas se aburre de Creonte y Antígona

Sófocles contiene una filosofía profunda de la democracia, no cabe duda. En este blog se ha comentado el clásico de Bernard Knox y, entre los autores que uno frecuenta, Foucault y Castoriadis han promovido lecturas sugerentes sobre las enseñanzas democráticas del genio de Colono. La de Castoriadis resulta de especial interés, pues consigue invertir la espontánea apuesta “libertaria” por Antígona y a mostrarnos la razón que asiste a Creonte. Si la tragedia funciona como filosofía de la democracia es porque renuncia a un Eje del Mal y nos ahce comprender cómo el orgullo nos conduce a aquello que odiamos ser: es la lección de Edipo, prototipo de caudillo sinceramente democrático. Cualquier lector que se entretenga en Sófocles comprueba cómo los personajes se contradicen y ocupan posiciones muy distintas en una y otra réplica. Lo que los lleva a la tragedia es la rigidez, la falta de comprensión de que la verdad se les escapa, de que no pueden tener razón solos. De hecho, el mítico Teseo,…