Ir al contenido principal

Puntualización a José Luis Pardo (Carta a "El País")

Sr. Director,


José Luis Pardo (“Viejos y nuevos filósofos”, 18/11/2011) critica con mucha razón el estalinismo, pero no comprendemos en qué implica eso al Che Guevara, a Jacques Rancière, Jean-Luc Nancy o a Slavoj Zizek. Con éste se enoja porque no usa el término totalitario para a la Yugoslavia socialista. No puede reprochársele a Zizek que haya leído a Hannah Arendt (que gusta a José Luis Pardo tanto como a nosotros) para la cual el totalitarismo no caracterizaría, seguro, una realidad como la de Tito. José Luis Pardo convendrá con nosotros en que los conceptos, si no son insultos disfrazados para decir que algo nos irrita, no deben emplearse sin ton ni son. Por lo demás, tampoco sabemos quién reivindica a Pol Pot entre los filósofos concernidos. Las amalgamas y el desprecio al matiz, José Luis Pardo lo sabe, fueron una característica del estalinismo. El paralelismo entre las acampadas y los brokers financieros nos convence definitivamente de que José Luis Pardo escribió su artículo en un mal día, que cualquiera lo tiene, y al publicarlo nos chafó el nuestro, que siempre suele mejorar cuando le leemos.

Atentamente

Gabriel Cabello.
Germán Cano Cuenca
Juan Pedro García del Campo
Santiago Mercado Serna
José Luis Moreno Pestaña
Juan Domingo Sánchez Estop
Aurelio Sainz Pezonaga


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

El pueblo de Tebas se aburre de Creonte y Antígona

Sófocles contiene una filosofía profunda de la democracia, no cabe duda. En este blog se ha comentado el clásico de Bernard Knox y, entre los autores que uno frecuenta, Foucault y Castoriadis han promovido lecturas sugerentes sobre las enseñanzas democráticas del genio de Colono. La de Castoriadis resulta de especial interés, pues consigue invertir la espontánea apuesta “libertaria” por Antígona y a mostrarnos la razón que asiste a Creonte. Si la tragedia funciona como filosofía de la democracia es porque renuncia a un Eje del Mal y nos ahce comprender cómo el orgullo nos conduce a aquello que odiamos ser: es la lección de Edipo, prototipo de caudillo sinceramente democrático. Cualquier lector que se entretenga en Sófocles comprueba cómo los personajes se contradicen y ocupan posiciones muy distintas en una y otra réplica. Lo que los lleva a la tragedia es la rigidez, la falta de comprensión de que la verdad se les escapa, de que no pueden tener razón solos. De hecho, el mítico Teseo,…

La identidad de clase en los años de los significantes flotantes

(He aquí el comentario que se ha publicado hoy en la página web de Sinpermiso y a la que se puede acceder pinchando aquí)
Un libro debe juzgarse por los interlocutores que escoge. El trabajo de Ricardo Romero Laullón y de Arantxa Tirado Sánchez se esfuerza por establecer un diálogo con lectores no entrenados en las discusiones académicas. No resulta fácil porque el libro presenta sus argumentos invocando un doble registro. Por un lado, se encuentra la experiencia personal de los autores. Por otro, ambos son universitarios y recurren a argumentación teórica. Si hay algo que me escame de su trabajo es la saña, por cierto muy a la moda, con la que aborrecen la cultura académica, cultura sin la cual no hubieran podido escribir. Ciertamente, acuden a una lecturas quizá minoritarias pero no menos académicas. Como buen libro escrito a cuatro manos todas las hebras no se encuentran bien anudadas en el cáñamo del discurso y uno puede saltar de estados de la cuestión muy solventes a desahogos. M…