Ir al contenido principal

Libro IV: la coordinación de los hábitos y el cemento de la ciudad


El libro IV de La república introduce pocas novedades respecto al III. Comienza con un reproche de Adimanto: Sócrates exige mucho a los gobernantes, ni siquiera les concede el salario que la democracia impuso con Efialtes y que permitió la participación de los pobres sin ocio en el gobierno. Sócrates solo ve corrupción en el salario y su solución contra la guerra civil, contra la ciudad dividida, es una educación que descienda a lo más íntimo del cuerpo. La ciudad utópica exige hábitos coordinados, por eso el control de los movimientos del cuerpo (atención a la música mala y a los juegos) debe ser constante. Evidentemente, existe la división del trabajo y no todos los ciudadanos hacen lo mismo (esa falsa unificación es la que permitió la democracia promoviendo que los alfareros se sentaran en los tribunales), lo importante es que todos adquieran templanza y sean capaces de distinguir espontáneamente lo inferior de lo superior y de controlar los placeres y los deseos. Gracias a eso serán justos -que significa respetuosos con la división del trabajo y por tanto que no se dediquen a cuestiones que no les competen. El ataque a la democracia es radical.

 No se trata de eliminar los apetitos o la fogosidad sino de entrenarlos para ponerse al servicio de la razón. Una buena crianza pone a la cólera al servicio de la razón y de ahí la necesidad de la educación del cuerpo. Porque el deseo, la concupiscencia, es inagotable: configura la parte mayor del alma. La razón y el coraje pueden imponerle la temperancia (virtud de nuestra parte desiderativa, de igual modo que el valor lo es de nuestra parte irascible y la prudencia de nuestra razón).

La política es crianza corporal, división del trabajo y como vimos en el libro III, movilidad ascendente, capacidad de localizar el oro también entre los hijos de la gente de bronce.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

El pueblo de Tebas se aburre de Creonte y Antígona

Sófocles contiene una filosofía profunda de la democracia, no cabe duda. En este blog se ha comentado el clásico de Bernard Knox y, entre los autores que uno frecuenta, Foucault y Castoriadis han promovido lecturas sugerentes sobre las enseñanzas democráticas del genio de Colono. La de Castoriadis resulta de especial interés, pues consigue invertir la espontánea apuesta “libertaria” por Antígona y a mostrarnos la razón que asiste a Creonte. Si la tragedia funciona como filosofía de la democracia es porque renuncia a un Eje del Mal y nos ahce comprender cómo el orgullo nos conduce a aquello que odiamos ser: es la lección de Edipo, prototipo de caudillo sinceramente democrático. Cualquier lector que se entretenga en Sófocles comprueba cómo los personajes se contradicen y ocupan posiciones muy distintas en una y otra réplica. Lo que los lleva a la tragedia es la rigidez, la falta de comprensión de que la verdad se les escapa, de que no pueden tener razón solos. De hecho, el mítico Teseo,…

Libertad estoica

La escuela estoica existe entre el siglo IV a.c y el siglo III d.c. y demostró una capacidad importante de resistencia histórica. Solo eso, el haber permitido vivir a muchos hombres durante mucho tiempo, certifica algo positivo: ninguna ideología absurda, ningún entretenimiento de elite, goza de tanta popularidad de manera sostenida.

La revalorización contemporánea del estoicismo destaca su interés por la vida personal y, en ese sentido, considera que el estoicismo puede ser una guía para nuestra época. Como los estoicos, vivimos en un mundo (ellos en el de la crisis de la polis y el desarrollo de los imperios helenístico y romano, nosotros en el de la globalización) donde el individuo tiene escaso poder sobre la vida pública. Además los estoicos, a diferencia de los discípulos de Epicuro, aceptaban las obligaciones sociales y desarrollaban un modo de vida integrado socialmente. La filosofía estoica nos ayuda a concentrarnos solo en aquello que queda bajo nuestro poder y, por tanto,…