Ir al contenido principal

CRÍTICA DE LA CRÍTICA CRÍTICA



 
Merleau-Ponty, en su despedida del marxismo (Las aventuras de la dialéctica: un libro que recomiendo leer y releer, como casi todo Merleau), recordaba: la desilusión del socialismo no mejora las miserias del capitalismo, no las hace más soportables ni nos empuja a reconciliar con ellas. Constatado esto, para oponerse al capitalismo necesitamos algunas propuestas positivas, porque más allá de éste podemos encontrarnos cosas peores que él. Franck Poupeau  (Les mésaventures de la critique, París, Raisons d’agir, 2012) recurre a esta idea al comienzo de esta crítica (pero sociológica y fraterna con lo criticado) de la crítica crítica, para recordarnos que otro mundo puede ser posible, o no. Necesita argumentarse mejor que lo es y quizá militar de otra manera para lograrlo. Buena parte del libro constata el fracaso del modelo militante nacido con el antiglobalización, sobre todo por su incapacidad para incorporar gente en la izquierda fuera de ciertos círculos selectos. Poupeau propone varias respuestas.
La primera nos advierte del cierre de un mundo militante. Demasiado contento consigo mismo, comprende mal que la política, incluso la mejor y más progresista, se encuentra desquiciada siempre, como señalaba Bourdieu, por una doble verdad: la de ser lucha contra el poder pero también persecución de privilegios. Todo ello sin quererlo, arrastrados por las inercias dominantes. ¿De dónde proceden esas inercias? Por un lado de las jerarquías existentes dentro de los movimientos. Aquellos con más capital cultural, más visibilidad mediática y mayor experiencia política logran imponer un tipo de acciones y una interpretación de las mismas… por más desadaptadas que se encuentren en otras coyunturas. Poco cuesta encontrar ejemplos del mimetismo militante, resultado de la dominación simbólica que ciertos discursos y ciertas prácticas ejercen en lugares del espacio social donde conducen a la soledad: porque nadie los comprende (pero hacen como si lo hiciera), porque no sirven para movilizar fuera de ciertos ambientes –aunque, eso sí, como efecto de distinción, aunque eso poco tiene que ver con una política con vocación de mayorías. Poupeau recuerda que las movilizaciones existen a menudo al compás de los medias y, cuando estos dejan de prestar atención, se desinflan. No hace falta decir el modelo de militancia que promueve esa sobreexposición mediática: bipolar (pasa de la hiperexcitación a la decepción), concentrada con las acciones y no con tejer cotidianamente lazos con otros grupos sociales, reducida a la iniciativa de pequeños grupos obcecados con la capacidad de movilización permanente, convocatoria y, lo ya dicho, visibilidad mediática.    
Vayamos con la segunda inercia. Otro motor fundamental de la minorización de las luchas procede del campo intelectual. Poupeau señala que todo discurso de celebración de los movimientos tiene una ventaja sobre aquel menos prudente y que no entiende confunde la empatía y la solidaridad con la fusión romántica y cegada. En ciertos medios académicos oficiar de amigo del pueblo ayuda en la carrera y, con los descritos/celebrados por el discurso, ayuda a hacerse un mercado. Los discursos proféticos reconfortan, los descriptivos, a menudo, fastidian porque nadie nos parecemos a lo que decimos que somos. Cuando se reivindica la distancia, la acusación suele ser doble: la de ser un pretencioso y la de insultar a los dominados. Respecto de lo primero, una importante corriente científica cuestiona, cada vez más, que el mundo resulte más transparente a los científicos que a los implicados. Apoyándose en ésta, cada vez más intelectuales celebran la visión de sí mismos típica del mundo militante o de alguna de sus fracciones.
Franck Poupeau se despacha con ciertas lecturas populistas de Jacques Rancière y, en ese terreno, incluye también la recepción intelectual de la crítica de Claude Grignon y Jean-Claude Passeron (Le savant et le populaire, París, Seuil, 1999) a Bourdieu. Esa recepción pasa por alto que se trata de perspectivas muy distintas y, de hecho, una crítica que Poupeau hace a Rancière la comparte con Passeron (véase la página 106 de Le savant et le populaire): la de idealizar como capacidades de los dominados lo que solo era factible en fracciones privilegiadas del mundo obrero. Grignon y Passeron hablaban menos de resistencia que de otra cosa: la posibilidad de olvidar la dominación y procurarse un espacio donde vivir sin los recursos de los de arriba y sin verse afectados por las categorías con que juzgan el mundo. Por supuesto, se guardaban de decir que esa resistencia era siempre política. Su posición, de hecho, se encontraba más próxima de Bourdieu que de Rancière. Sigo creyendo que, si se juzga con sindéresis las propuestas intelectuales de Bourdieu y Passeron/Grignon, existen distancias en matices importantes, pero mucha proximidad en tesis muy fundamentales de qué es hacer ciencia y cómo ésta puede (si es que puede o, cabría decir, las veces que puede) ayudar a la movilización.
Más allá de esta disputa intelectual, Poupeau pone dos ejemplos de los disparates del populismo. El primero a propósito de la obra Les sentiers de l’utopie de Isabelle Fremeaux y John Jordan, viaje iniciático por la Europa radical y alternativa en la que los autores se encuentran con gente “formidable”, de esa que no se rebaja a comprar en Ikea, que tocan la flauta travesera o la batería y que se proponen como ejemplo de una vida diferente. Muy respetuosamente, Poupeau les recuerda que tanta excelencia no la tiene todo el mundo a mano y que tras la celebración de la diferencia se esconde algo más que un pelín de racismo de clase (alta y asimilada: fracción bohemia). Para poder rebelarse, insiste Poupeau, hacen falta ciertas condiciones sociales y, toda esa literatura de exaltación lírica, las olvida. Por eso, si nos tomamos en serio ofrecer modos amplios y acogedores de producir opiniones distintas, nos falta centrarnos en lo estadísticamente repandido (y que solo es vulgar para la mirada vulgarmente distintiguida) y nos sobra mucha fascinación por la gente extraordinaria.
El segundo tiene como protagonista la Bolivia de Evo Morales, objeto de ensoñación del utopismo de pequeñas comunidades. Pues bien, entre el modelo de Estado redistributivo y el discurso comunitarista hay más de una tensión. La celebrada “economía étnica”, basada en las relaciones informales y alérgica al derecho, solo es utópica en la fascinación exótica del militante viajero: a menudo, se parece más al capitalismo desregulado y salvaje que a otra cosa… bien lo sabe el gobierno cuando ha introducido medidas para respetar los contratos laborales o recaudar impuestos. El pueblo no existe ni, obviamente como bloque social unificado y muy raramente lo hace como bloque político.
Poupeau propone una alianza entre un trabajo científico serio y una actividad militante más reflexiva e ilustrada. Por supuesto, y él insiste también, ilustración necesita, y mucha, el académico, atrapado en la vorágine neoliberal de la evaluación universitaria (Publish or perish) y al que la militancia política puede enseñarle mucho. No sobre las mejores vías para ascender académicamente, eso no. Pero sí sobre el sentido de la actividad intelectual. ¿Y qué quiere decirse con sentido? Suena un poco filosófico pero ¡qué le vamos a hacer!, porque pese a ello tiene consecuencias prácticas. Lo sabe quien se arriesga, en tanto que académico, a plantearse esas preguntas tan simples y corrosivas sobre a) qué te preocupa b) a quién le preocupa lo que te preocupa… y, ahora que tanto gusta a los neoliberales la rendición de cuentas: c) qué utilidad tiene para los que existen y los que están por venir aquello que estudias; aquello que escribes.  
   

Comentarios

Luis Roca Jusmet ha dicho que…
Buena reseña, Pepe. Muy interesante. Me va muy bien ahora que estoy desmitificando a Rancière,ja,ja. Pero una de las cosas buenas de Rancière es la valoración de la experiencia, de cualquiera, como base del saber. El problema, de todas maneras, es el límite que separa la razón común de la ideología. La gente, todos nostros, tenemos una capacidad para pensar sobre lo experimentado. Pero los instrumentos que tenemos ( resursos lógicos, lingüísticos, intuitivos) están demasiado teñidos de ideología. Entre lo que decía Althusser y lo que dice su ex-alumno Rancière hay que buscar una tercera vía ( aunque suene mal, en esto estamos, en buscar terceras vías de todo...).
Ya hemos dhablado d ela izquierda ilustrada. Estoy leyendo un libro muy aconsejable ¿ Qué pasa en Kansas ? en el que Thomás Frank explica como se ha construido el mito ( ideológico, claro, pero alguna verdad lleva) de la America popular republicana, de gente sencilla y trabajadora, y la América progre y elitista demócrata.
Mito que se ha construido, claro, para joder a los pobres en nombre de ir contra supuestos privilegiados. Pero algo podemos aprender de este fenónemo, más complejo de loq eu muchos creen.
Esta el elitismo de los militantes que se creen especiales ( ir en bicicleta, reciclar, tener una cuenta en un banco ético, llevar a sus hijos a la pública) y que cultivan con esto un evidente narcisismo y acaban manifestando en sus gestos verbales y físicos el desprecio, no por el compañero chino o negro de su hijo, que queda bien, sino por el hijo del obrero que se pasan el sábado por la noche comiendo un frankfurt mientras ven un programa de tele cinco.
Bueno, tampoco es que yo me crea especial criticando a los que van de especial. Hacemos lo que podemos, con nuestras contradicciones, como cualquier vecino.
Un abrazo
José Luis Moreno Pestaña ha dicho que…
En otros lugares, como sabes, veo a Rancière con mucha más simpatía. El libro de Frank es básico. Mientras no se entienda eso no se comprenderá cómo y porqué el campo de la izquierda movilizada se reduce como las camisas lavadas muchas veces.
Un abrazo!!!
Luis Roca Jusmet ha dicho que…
Hola Pepe,
Rancière tiene aportaciones interesantes ( en la política y en la estética, como mínimo). El libro de frank no lo conocía. Amador Fernández-Savater, que me parece muy interesante yu muy amable, me envió la ´ñultima publicación de la editroial, con una entrevista a Frank ( el libro es "Fuera de lugar"). Él mismo me aconsejó y me envió el libro, que leo ahora.
Por cierto, no sé si has visto que en el último VT ha salido la reseña de "la norma de la filosofía" , que ha quedado bien, por cierto.
Un grann abrazo

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

Un debate sobre capitalismo en Fort Apache

Un debate sobre capitalismo en Fort Apache con Pablo Iglesias, Manuel Monereo, Eduardo Garzón, Xabier Arrizabalao, Nines Maestro y yo.

El pueblo de Tebas se aburre de Creonte y Antígona

Sófocles contiene una filosofía profunda de la democracia, no cabe duda. En este blog se ha comentado el clásico de Bernard Knox y, entre los autores que uno frecuenta, Foucault y Castoriadis han promovido lecturas sugerentes sobre las enseñanzas democráticas del genio de Colono. La de Castoriadis resulta de especial interés, pues consigue invertir la espontánea apuesta “libertaria” por Antígona y a mostrarnos la razón que asiste a Creonte. Si la tragedia funciona como filosofía de la democracia es porque renuncia a un Eje del Mal y nos ahce comprender cómo el orgullo nos conduce a aquello que odiamos ser: es la lección de Edipo, prototipo de caudillo sinceramente democrático. Cualquier lector que se entretenga en Sófocles comprueba cómo los personajes se contradicen y ocupan posiciones muy distintas en una y otra réplica. Lo que los lleva a la tragedia es la rigidez, la falta de comprensión de que la verdad se les escapa, de que no pueden tener razón solos. De hecho, el mítico Teseo,…