Ir al contenido principal

Conferencia: "Actualidad de la democracia antigua"

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/e/e5/Political_System_Ancient_Athens.svg/1000px-Political_System_Ancient_Athens.svg.png
El día 13 de diciembre, viernes a las 12 en Saint-Louis University de Madrid, impartiré la conferencia Actualidad de la democracia antigua.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Según Tardeo o Park lo contrario de lo público no es –como sostendrían Arendt o Habermas– lo privado, sino lo fusional lo emocional de la masa frente a lo intelectual del público o la multitud.

ana
José Luis Moreno Pestaña ha dicho que…
Ana, interesado! Pero explica un poco
Anónimo ha dicho que…
Siento mis limitaciones, es acerca de un comentario de manuel delgado,

http://manueldelgadoruiz.blogspot.com.es/2013/12/lo-contrario-de-lo-publico-no-es-lo.html

Saludos y gracias,

Ana
Anónimo ha dicho que…
Tarde, Manuel Delgado, en ésta línea José Luis.

Lectura recomendada: Gabriel Tarde. "Las leyes sociales" (Gedisa, 2013)
Lectura recomendada: Gabriel Tarde. Las leyes sociales, prefacio de Bruno Latour; postfacio de Daniel Sazbón, Gedisa, Buenos Aires, 2013. 176 páginas

Hacia 1900, Gabriel Tarde era una de las figuras más reconocidas dentro de la intelectualidad de su tiempo. Sus trabajos sobre la multitud y la opinión pública en la política moderna fueron capitales para el desarrollo de la sociología norteamericana. Sin embargo, su obra fue crecientemente eclipsada, en parte por la hegemonía que alcanzaron las tesis de Durkheim en el estudio de las sociedades. Pero la figura de Tarde ha vuelto a cobrar relevancia: su obra ha sido reeditada, traducida y es objeto de numerosos estudios y homenajes. La actualidad de sus intuiciones; la conexión que establece entre la sociología, la psicología, la economía y la filosofía o la vinculación con ciertos posicionamientos políticos de hoy han renovado el interés de sus textos. Tarde ha empezado a ser redescubierto como precursor de los modernos análisis de difusión de la información y las relaciones sociales por las teorías de redes; como inspirador de una sociología centrada en el papel activo del individuo en cuanto agente creador de la vida colectiva; como autor de referencia para el desarrollo de una «microsociología»; como ancestro de la filosofía de la diferencia deleuziana; como numen tutelar para concebir formas de pensar que posibiliten la disolución de las entidades opresivas de la sociología y la política clásicas. Esta edición de Las leyes sociales nos brinda la oportunidad de empezar a introducirnos en la sugerente modalidad que Tarde propone para el análisis del funcionamiento de las sociedades.

Esperando tu respuesta, ansiosa de discusión, Ana
José Luis Moreno Pestaña ha dicho que…
No sé qué decir. Yo soy durkheimiano de comunión diaria :). Pero muchas gracias Ana, voy a intentar leer sobre el tema.
Un saludo
Anónimo ha dicho que…
Más sobre ello José Luis, saludos, Ana. De M. Delgado.

Como resumen de lo dicho hasta aquí, recordad cómo los desarrollos teóricos expuestos hasta aquí y procurados desde la escuela sociológica de Durkheim y Mauss o procedentes de la izquierda revolucionaria tienen en común que se sostienen a partir de la superioridad ontológica atribuida a lo colectivo sobre lo individual y, más en concreto, en la confianza en la creatividad y la inteligencia no consciente que emergen del comportamiento no planificado de conglomerados humanos en acción, por encima de las que resultan de la actividad calculadora de individuos y organizaciones. Esa visión, fundamentada en el principio mayor que reconoce la trascendencia de lo social sobre lo individual choca con otras perspectivas que se fundan en la inmanencia del individuo, tal y como queda instaurada como núcleo mismo del mundo moderno desde Descartes y la revolución puritana. La psicología de masas y la relectura en su seno de la noción de público vinieron a constituir reacciones teóricas ante la amenaza que para los valores del sujeto individual, soberano y consciente, suponía el creciente protagonismo de las multitudes urbanas, especialmente las levantiscas.

...

http://manueldelgadoruiz.blogspot.com.es/2013/12/la-esfera-publica-o-la-elevacion-moral.html
Anónimo ha dicho que…
No debemos hacer exégesis, sino asumir la intemperie y recorrer el tiempo actual, con todas sus tensiones y sus gritos, para establecer sobre él una serie de conceptos que lo nombren y construyan una cartografía capaz de situarlo.

Deleuze

Ana

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

Un debate sobre capitalismo en Fort Apache

Un debate sobre capitalismo en Fort Apache con Pablo Iglesias, Manuel Monereo, Eduardo Garzón, Xabier Arrizabalao, Nines Maestro y yo.

El pueblo de Tebas se aburre de Creonte y Antígona

Sófocles contiene una filosofía profunda de la democracia, no cabe duda. En este blog se ha comentado el clásico de Bernard Knox y, entre los autores que uno frecuenta, Foucault y Castoriadis han promovido lecturas sugerentes sobre las enseñanzas democráticas del genio de Colono. La de Castoriadis resulta de especial interés, pues consigue invertir la espontánea apuesta “libertaria” por Antígona y a mostrarnos la razón que asiste a Creonte. Si la tragedia funciona como filosofía de la democracia es porque renuncia a un Eje del Mal y nos ahce comprender cómo el orgullo nos conduce a aquello que odiamos ser: es la lección de Edipo, prototipo de caudillo sinceramente democrático. Cualquier lector que se entretenga en Sófocles comprueba cómo los personajes se contradicen y ocupan posiciones muy distintas en una y otra réplica. Lo que los lleva a la tragedia es la rigidez, la falta de comprensión de que la verdad se les escapa, de que no pueden tener razón solos. De hecho, el mítico Teseo,…