Ir al contenido principal

Seminario democracia y movimientos sociales

Las sesiones, de entrada libre, se celebrarán en el aula 22 de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Sevilla entre las 18 y las 21 horas.
Organizan el seminario Francisco Carballo, Juan Martín, José Luis Moreno y Félix Talego.
Las sesiones serán las siguientes
1) Democracia en partidos y movimientos sociales. José Luis Moreno, 20 de febrero.
2) Movimiento ecologista. Félix Talego, 6 de marzo.
3) Problemas de representación política. Juan Martín, 20 de marzo.
4) Retribuciones militantes. Adriana Razquin, Francisco Carballo, 3 de abril.
5) Movimiento memorialista. Ángel del Río, 24 de abril.
6) Debate sobre las asambleas. Francisco Carballo, José Luis Moreno, Félix Talego, 8 de mayo.
7) Indigenismo. Laura Giraudo y Juan Martín (fecha a confirmar).

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Interesante propuesta. Será abierta en presencial, pero abierta en la distancia... ¿Habrá videos, streeming,...?

Lo digo porque no podré asistir,
muchas gracias.

Mariano

José Luis Moreno Pestaña ha dicho que…
No creo, porque somos algo marmolillos con la técnica. Gracias por tu interés. Iré contando las sesiones, si puedo.
Anónimo ha dicho que…
El movimiento social en la universidad esta muy machacado.

la última RIS asume la imperiosa necesidad de remodelación. Es tremendo, el gerencialismo llegará en breve y no se ven luces, críticas, análisis al respecto.

http://revintsociologia.revistas.csic.es/index.php/revintsociologia/issue/current


Saludos,
Ana

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

Xornada Karl Marx 1818/2018

As xornadas “Karl Marx. 1818/2018” pretenden conmemorar o bicentenario do nacemento deste pensador de xigantesca influencia histórica. Non é esaxerado afirmar que algunhas das súas ideas forman parte de nós e que sexamos nalgún aspecto marxianos sen sabelo, como somos galileanos noutro campo e que tamén, dalgún modo, algo dos nosos marcos vitais remita a el. Coa distancia privilexiada do tempo, co legado da interminable reelaboración e crítica da súa obra a cargo de tantas figuras de relevo, de Kautsky e Lenin a Gramsci e Lukács, de Korsch a Habermas ou Harvey; despois de tantos acontecementos históricos que se reclamaban do seu nome, da Revolución Rusa á Revolución china ou cubana, a tantos movementos emancipatorios en todo o mundo; despois de que se declarase o imperio dun sistema único como fin da historia dominado polo neoliberalismo, e en medio dunha das crises económicas máis grandes habidas que fixo aflorar de maneira nova o interese polo xenio de Tréveris, parece máis indicado,…

¿Qué había y qué hay en la habitación 217?

Hace unos días, El País publicaba una entrevista con Stephen King. Encontramos lo que ya muestran sus novelas: un hombre profundamente norteamericano, poco engolado (por eso escribe tan buenos libros) y muy de izquierdas, que le pide a Obama pagar más impuestos. La entrevista promociona la salida de Doctor Sueño, en la que se nos muestra el periplo de Danny Torrance, el maravilloso protagonista de El resplandor. Stephen King detestó la celebrada versión que Stanley Kubrick hizo para el cine. En ésta, un escritor frustrado, Jack Torrance, completa su locura en un hotel que, según parece, lo atrapa, nadie sabe muy bien por qué razón. King se lamentaba de la elección del actor, que comunicaba su morbidez desde la primera mirada. Para cargar más la degradación, Kubrick llenaba de detalles escabrosos la película, todos destinados a convertir a Torrance en un demente. El prototipo del criminal podrido, absolutamente y sin remisión (unicamente le falta un empujoncito), tan querido por el má…