Ir al contenido principal

Hexis pasa de 200.000 visitas


Mi blog pasa de 200.000 visitas. Empezó en 2006, poco después de llegar a la Universidad de Cádiz, aunque hasta 2008 no fue en serio. Ha tenido diversas fases. La primera, mucho más académica, recoge sobre todo los comienzos de nuestra sociología de la filosofía (la de la “Escuela de Cádiz”, mi gran alegría intelectual) y, algo menos, la sociología del cuerpo y la enfermedad mental. Esto último aparecerá más en los próximos años, porque sobre el cuerpo como capital escribo y escribiré. Fue languideciendo la epistemología de las ciencias sociales, mi pasión juvenil, la que me consumía cuando enseñaba epistemología del Trabajo Social. No comprendo la razón.

El blog cambia con el 15M y se vuelve mucho más político, aunque siempre intentando mantener tensión filosófica y sociológica, procurando no perseguir el aplauso fácil ni adaptarse servilmente a las demandas del entorno. Padecemos un exceso de propaganda y la mentira vuelve malas a las buenas causas. Otra parte del blog contiene autobombo, contribución a las empresas de engrandecimiento del yo. Ojalá lo haga con decoro. Para acabar quedan toques personales, de mis hijos, de mis amigos, de la gente que amo. Espero que cuando me lean sientan cómo los quiero.

He soportado pocos trolls, aunque desagradables y violentos: a casi todos ellos he acabado por conocerlos y me cuesta comprender qué, en lo que escribo o en mí, les provoca tanta ofuscación. Sobre todo me han visitado personas muy bienintencionadas e inteligentes. Muchas gracias.

Quise y quiero que sea un blog de filosofía y sociología. Bachelard hablaba de los trabajadores de la prueba: ese es mi ideal. Vengo de la filosofía: me fastidian quienes disfrazan banalidades en la retórica. Viví mi juventud en Granada y las grescas literarias me dejan frío: tanta rabia merece canalizarse en empresas de mayor fuste. Fui militante desde muy chaval, desde que estaba en Linares: me repugnan los cortesanos políticos, los que subordinan la verdad al medro. 

¿Qué distingue a un trabajador de la prueba? Argumenta, expone sus fuentes, se expone: sabe que se equivoca, que cuanto dice es provisional; a veces acierta. Esa verdad suele ser un trabajo colectivo, al que se llega en diálogo con la gente que trabaja sus argumentos: la que no escribe para fardar, la que reconoce las ideas ajenas.

Espero que este blog haya servido y sirva para publicitar a los que admiro y lo que admiro. Espero que no quite tiempo a la gente que quiero. Espero defender causas que lo merezcan y hacerlo sin sectarismo. Todo esto resulta muy pequeñoburgués, lo sé. Pero no soy un maldito, existe demasiado mal en el mundo y en cada uno de nosotros, al menos en mí: aspiro a ser machadiano y, en el buen sentido de la palabra, bueno.

Comentarios

Fidel ha dicho que…
Enhorabuena por las 200 mil visitas y que continúe. Te has convertido en un referente importante para mí. Un saludo.
José Luis Moreno Pestaña ha dicho que…
Gracias Fidel. Es demasiada responsabilidad pero agradezco mucho tu comentario. Saludos
Pablo ha dicho que…
Enhorabuena José Luis, me sumo al elogio de Fidel. A punto estuve de entrar a fondo en la sociología de la filosofía gracias a este blog y a los trabajos de la "escuela de Cádiz". Al final he acabado "cayendo" en Jameson y para este también se encuentran recursos importantes en Hexis.

Abrazo
José Luis Moreno Pestaña ha dicho que…
Te digo lo mismo Pablo, pero mil gracias. A Jameson lo leo cuanto puedo y mientras impartí Filosofía y Literatura lo usaba bastante. Ahora le sigo menos por razones de sobrecarga pero te envidio que te dediques a él.
Un abrazo
JL

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

Un comentario de "La cara oscura del capital erótico" y los bomberos de Zaragoza

Cuca Casado publica un comentario de La cara oscura del capital erótico en la revista Disidentia. Puede accederse pinchando aquí. Se trata de un texto, resultado de una lectura real e inteligente, y que utiliza el libro como crítica a un supuesto puritanismo feminista. La autora asume la idea de las raíces naturales del capital erótico algo a lo que el primer capítulo del libro intenta dar una respuesta histórica. Narrando el conflictivo proceso histórico por el que un prototipo morfológico se convierte en capital, no solo se intenta controlar el recurso al naturalismo explicarivo. El recorrido por el pasado es fundamental para comprender alguna de las alternativas que planteo como posibilidades de contestación. Fundamentalmente la crítica política de la fijación en la distinción corporal. No porque sea perversa, sino porque ocluye otras posibilidades de desarrollo. 
Lo cual permite aterrizar en otro problema oportunamente subrayado por Cuca Casado: la reciente polémica sobre los des…

Conferencia y debate con Amador Fernández-Savater

El próximo viernes 26 de octubre, Amador Fernández-Savater impartirá una conferencia titulada “La política del encuentro” en el Auditorio I de la Facultad de Filosofía y Letras (12.30 horas). Intervendrán también Lilian Bermejo Luque, José Luis Moreno Pestaña y José Antonio Pérez Tapias. El artículo publicado en su día por el conferenciante, y concebido como un homenaje a Cornelius Castoriadis, ha animado el debate político en Granada en estos últimos meses.