Ir al contenido principal

Hexis pasa de 200.000 visitas


Mi blog pasa de 200.000 visitas. Empezó en 2006, poco después de llegar a la Universidad de Cádiz, aunque hasta 2008 no fue en serio. Ha tenido diversas fases. La primera, mucho más académica, recoge sobre todo los comienzos de nuestra sociología de la filosofía (la de la “Escuela de Cádiz”, mi gran alegría intelectual) y, algo menos, la sociología del cuerpo y la enfermedad mental. Esto último aparecerá más en los próximos años, porque sobre el cuerpo como capital escribo y escribiré. Fue languideciendo la epistemología de las ciencias sociales, mi pasión juvenil, la que me consumía cuando enseñaba epistemología del Trabajo Social. No comprendo la razón.

El blog cambia con el 15M y se vuelve mucho más político, aunque siempre intentando mantener tensión filosófica y sociológica, procurando no perseguir el aplauso fácil ni adaptarse servilmente a las demandas del entorno. Padecemos un exceso de propaganda y la mentira vuelve malas a las buenas causas. Otra parte del blog contiene autobombo, contribución a las empresas de engrandecimiento del yo. Ojalá lo haga con decoro. Para acabar quedan toques personales, de mis hijos, de mis amigos, de la gente que amo. Espero que cuando me lean sientan cómo los quiero.

He soportado pocos trolls, aunque desagradables y violentos: a casi todos ellos he acabado por conocerlos y me cuesta comprender qué, en lo que escribo o en mí, les provoca tanta ofuscación. Sobre todo me han visitado personas muy bienintencionadas e inteligentes. Muchas gracias.

Quise y quiero que sea un blog de filosofía y sociología. Bachelard hablaba de los trabajadores de la prueba: ese es mi ideal. Vengo de la filosofía: me fastidian quienes disfrazan banalidades en la retórica. Viví mi juventud en Granada y las grescas literarias me dejan frío: tanta rabia merece canalizarse en empresas de mayor fuste. Fui militante desde muy chaval, desde que estaba en Linares: me repugnan los cortesanos políticos, los que subordinan la verdad al medro. 

¿Qué distingue a un trabajador de la prueba? Argumenta, expone sus fuentes, se expone: sabe que se equivoca, que cuanto dice es provisional; a veces acierta. Esa verdad suele ser un trabajo colectivo, al que se llega en diálogo con la gente que trabaja sus argumentos: la que no escribe para fardar, la que reconoce las ideas ajenas.

Espero que este blog haya servido y sirva para publicitar a los que admiro y lo que admiro. Espero que no quite tiempo a la gente que quiero. Espero defender causas que lo merezcan y hacerlo sin sectarismo. Todo esto resulta muy pequeñoburgués, lo sé. Pero no soy un maldito, existe demasiado mal en el mundo y en cada uno de nosotros, al menos en mí: aspiro a ser machadiano y, en el buen sentido de la palabra, bueno.

Comentarios

Fidel ha dicho que…
Enhorabuena por las 200 mil visitas y que continúe. Te has convertido en un referente importante para mí. Un saludo.
José Luis Moreno Pestaña ha dicho que…
Gracias Fidel. Es demasiada responsabilidad pero agradezco mucho tu comentario. Saludos
Pablo ha dicho que…
Enhorabuena José Luis, me sumo al elogio de Fidel. A punto estuve de entrar a fondo en la sociología de la filosofía gracias a este blog y a los trabajos de la "escuela de Cádiz". Al final he acabado "cayendo" en Jameson y para este también se encuentran recursos importantes en Hexis.

Abrazo
José Luis Moreno Pestaña ha dicho que…
Te digo lo mismo Pablo, pero mil gracias. A Jameson lo leo cuanto puedo y mientras impartí Filosofía y Literatura lo usaba bastante. Ahora le sigo menos por razones de sobrecarga pero te envidio que te dediques a él.
Un abrazo
JL

Entradas populares de este blog

Los abrigos cambiados

Abraham Lincoln contaba cómo una vez contempló la pelea de dos borrachines y que, cuando terminó, salieron cada uno con el abrigo del otro. A menudo la política es así, y consiste en conflictos en los que nos ponemos ebrios y acabamos abrigándonos en lo que detestamos de nuestro adversario.
Introducir algo de claridad supone pensar en lo que vemos y en aquello que el otro ve. Evidentemente, la ebriedad y la ceguera ocurren porque miramos de modo tremendamente selectivo. Así ocurre, por ejemplo, en nuestro problema nacional español. Donde el partidario de la unidad detecta egoísmo injustificado de ricos, el de la secesión solo percibe un derecho democrático evidente: no se puede estar juntos a la fuerza. Y donde el partidario de la secesión denuncia la violencia estatal, el de la unidad recuerda la protección de las personas silenciadas por el nacionalismo. Personas cuyos votos no se cuentan, cuyas manifestaciones se empequeñecen y cuya identidad nacional se reduce a simple residuo colo…

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

Didáctica ciudadana: la vida política en las plazas. Etnografía del movimiento 15M

Acaba de publicarse la obra de Adriana Razquin Mangado Didáctica ciudadana: la vida política en las plazas. Etnografía del movimiento 15M, dentro de la colección Antropología y estudios culturales de la Editorial de la Universidad de Granada. Sin duda, el trabajo más ambicioso de etnografía de las asambleas, unido a una reconstrucción documentada del origen del 15M. Ojalá esta obra tenga una recepción -académica y política- a la altura de sus grandes cualidades. Mucho puede aprenderse no solo de una etnografía realizada con mimo y cruzando fuentes, sino también de las innovaciones -reconstruidas en términos de culturas prácticas- que permitieron sobrevivir -y también pusieron en tensión- a las asambleas. Las asambleas, por paradójico que pueda resultar, han sido objeto de escasas reconstrucciones sociológicas complejas. Su nacimiento y desaparición suelen saldarse con imágenes biológicas (efusividad y agotamiento), meteorológicas (igual que aseveraba Spengler sobre la filosofía griega…