Ir al contenido principal

VII Congreso de la Sociedad Académica de Filosofía

Entre los días 27 y 29 de mayo se celebrará en Cádiz el VII Congreso de la Sociedad Académica de Filosofía, cuyo programa se encuentra disponible. La conferencia inaugural estará a cargo de Jean-François Braunstein, profesor de Filosofía en la Universidad de Panthéon-Sorbona. Especialista y editor en Georges Canguilhem, conocedor profundo de la obra de Auguste Comte y Michel Foucault, Braunstein es un excelente representante de la tradición francesa de historia de las ciencias. Su conferencia "La piedra negra y la pompa de jabón: reflexiones sobre el cuerpo en el siglo XXI" permitirá abrir unos días intensos y cargados de debates en los que la historia de la filosofía se cruzará con acercamientos transversales al cuerpo en el presente (cuerpo y arte, cuerpo y política, cuerpo y salud, cuerpo y moda, cuerpo y epistemología, cuerpo y tragedia). 

Una actividad de arqueodanza, dirigida por nuestra amiga y colega Carmen Pérez, se desarrollará en el Museo Provincial de Cádiz el jueves de 13 a 14 horas. 


Me corresponderá el honor de cerrar este congreso con la conferencia "Cómo y cuándo el cuerpo se convirtió en capital y cómo puede dejar de serlo". El tema, en el centro de mis ocupaciones actuales, responderá a la cuestión de si es el cuerpo un capital. Y si lo es, ¿en qué sentido? ¿Tenemos algo respecto del cuerpo similar al dinero, es decir, un instrumento que permite el intercambio de diversas mercancías? O, siguiendo con la analogía, ¿algo al menos similar a los títulos educativos, que permiten testimoniar un capital cultural sin que interroguemos a cada momento al individuo por él? ¿Qué encarna, qué materializa y sintetiza en una medida, el capital de un cuerpo?
El congreso estará dedicado a Rocío Orsi Portalo, tesorera de nuestra Sociedad, compañera apreciadísima y filósofa muy admirada, quien nos abandonó recientemente. 

Comentarios

Javier Reiné ha dicho que…
Que lastima, tan joven y con ese talento. La vida, a veces nos regala injusticias como esta.
José Luis Moreno Pestaña ha dicho que…
Así es Javier, además era una persona directa y amable.
Francisco Vázquez ha dicho que…
El vídeo ha quedado estupendo, José Luis. Abrazos. Paco
Anónimo ha dicho que…
Me ha encantado el primer día, muchas gracias. tengo una duda José Luis. Creo que leí hace tiempo en tus post que empoderamiento era un concepto que provenía o que era muy conveniente al gerencialismo, pero no recuerdo bien. para mí empoderamiento viene de las luchas de liberación de la mujer y de uno de nuestros amestro, Freire.

Gracias y un gusto haber participado,

Rosana.
José Luis Moreno Pestaña ha dicho que…
Gracias Rosana, si yo dije eso así no llevaba razón. La llevas tú. Otra cosa es que haya pasado a la gestión managerial siempre insistiendo mucho sobre capacidades y poco sobre las condiciones de posibilidad materiales de las mismas. Un abrazo

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

El pueblo de Tebas se aburre de Creonte y Antígona

Sófocles contiene una filosofía profunda de la democracia, no cabe duda. En este blog se ha comentado el clásico de Bernard Knox y, entre los autores que uno frecuenta, Foucault y Castoriadis han promovido lecturas sugerentes sobre las enseñanzas democráticas del genio de Colono. La de Castoriadis resulta de especial interés, pues consigue invertir la espontánea apuesta “libertaria” por Antígona y a mostrarnos la razón que asiste a Creonte. Si la tragedia funciona como filosofía de la democracia es porque renuncia a un Eje del Mal y nos ahce comprender cómo el orgullo nos conduce a aquello que odiamos ser: es la lección de Edipo, prototipo de caudillo sinceramente democrático. Cualquier lector que se entretenga en Sófocles comprueba cómo los personajes se contradicen y ocupan posiciones muy distintas en una y otra réplica. Lo que los lleva a la tragedia es la rigidez, la falta de comprensión de que la verdad se les escapa, de que no pueden tener razón solos. De hecho, el mítico Teseo,…

Libertad estoica

La escuela estoica existe entre el siglo IV a.c y el siglo III d.c. y demostró una capacidad importante de resistencia histórica. Solo eso, el haber permitido vivir a muchos hombres durante mucho tiempo, certifica algo positivo: ninguna ideología absurda, ningún entretenimiento de elite, goza de tanta popularidad de manera sostenida.

La revalorización contemporánea del estoicismo destaca su interés por la vida personal y, en ese sentido, considera que el estoicismo puede ser una guía para nuestra época. Como los estoicos, vivimos en un mundo (ellos en el de la crisis de la polis y el desarrollo de los imperios helenístico y romano, nosotros en el de la globalización) donde el individuo tiene escaso poder sobre la vida pública. Además los estoicos, a diferencia de los discípulos de Epicuro, aceptaban las obligaciones sociales y desarrollaban un modo de vida integrado socialmente. La filosofía estoica nos ayuda a concentrarnos solo en aquello que queda bajo nuestro poder y, por tanto,…