Ir al contenido principal

Primarias con la cabeza bien alta, primarias republicanas




En la cultura clásica no era raro afirmar que las elecciones siempre las ganaban los ricos, de ahí la utilización del sorteo como compensación. Ciertamente existen muchas formas de hacer elecciones y en bastantes de ellas quienes carecen de recursos pueden competir en igualdad de condiciones. Ningún procedimiento es intrínsecamente democrático. El sorteo, sin ir más lejos, se puede promocionar desde una concepción grupuscular de la política y con criterios puramente estadísticos -por ejemplo, es más fácil que salgan listos sorteados entre una gran población que seleccionados por un líder y cosas de ese tenor. Ese argumento se olvida de algo fundamental en una democracia que es el consentimiento; se olvida también de que la competición política, si se plantea correctamente, puede mejorar a los que se presentan. Otras utilizaciones del sorteo son claramente democráticas y obviamente pueden y deben ser defendidas por tales vías. No sigo por ahí porque los lectores de este blog ya saben qué pienso.

No veo nada esencialmente perverso en que una dirección de un partido (elegida y que rinde cuentas periódicamente de lo que hace), haciendo un uso prudencial de sus conocimientos, prepare una candidatura que integre todo lo que el partido considera integrable proporcionando un espejo aproximado de su composición social (la democracia como espejo de la sociedad era una reivindicación de los republicanos americanos demócratas: los republicanos americanos aristócratas defendían seleccionar a los mejores...). Ya sabemos que las direcciones de los partidos no suelen hacer eso y por eso preferimos las primarias, siempre que cumplan, aproximadamente, las condiciones que enuncio (y seguro que me faltan algunas más).

Unas elecciones carecen de profundidad democrática si a) imposibilitan la competición y con ello la mejora de los candidatos, dado que a estos les basta con alinearse detrás de quien posee los recursos políticos: así no sólo no los mejora, sino que puede que, salvo reciedumbre moral, los empeore, los habitúe al pesebrismo: no insulto a nadie; yo, en esa carrera, me habituaría a mis peores desembarazos b) si esa competición debe abordarse con diferencias enormes de recursos (económicos, de información, de acceso a los electores posibles...) y si estos secuestran voluntades por medio de un uso ágil de las retribuciones, de la esperanza para los adeptos y del miedo para los disconformes c) si los mensajes en las primarias se centran en cuestiones de dudosa calidad política: insultos, exhibición del atractivo de los candidatos, de su fidelidad, de su preeminencia y cercanía con una fuente inagotable de carisma (nosotros, que no somos como los demás, porque fuimos los primeros...), , etc.

Las primarias en Podemos han servido para institucionalizar a una generación política, lo cual no está nada mal. Las instituciones pueden no ser agradables para los espíritus románticos pero sirven para darle un marco a la acción política, unas normas previsibles, gracias a las cuales permiten la coordinación de grupos grandes de individuos. La socialización en grandes organizaciones, donde un conjunto de desconocidos se otorgan una línea de acción, permite salir de la viscosa lógica de los grupos de afinidad, tan comunes en la cultura resistente. Librarse del asfixiante cultivo de las redes de secta, con sus gurús caprichosos e imprevisibles -y su insufrible cohorte de competidores por el amor del amo- constituye una enorme ganancia de las organizaciones burocráticas. Ser republicano, recupero de nuevo a los clásicos, es permitirte mirar a cualquiera con la cabeza alta, sin arrogancia, pero sin desasosiego. La previsibilidad burocrática es una condición de la seguridad republicana, de que no se vive bajo amenaza y, por tanto, no se desvive uno palpando continuamente el humor de los mandos.

Por supuesto, las primarias han hecho más que introducir a recién llegados –o a personas que cambiaron su rumbo- en nuevas instituciones y enseñarles pautas de racionalidad política. Han acentuado muchos rasgos de la política mediática con su exhibicionismo, argumentos especiosos, fraccionalismo; siento decir que no veo culpables o inocentes en ese juego y que atribuirlo a alguno de los sectores es injusto. Creo que una cultura republicana tomada en serio podría haber mejorado grandemente la calidad deliberativa de las primarias aunque debería enfrentarse, para tener éxito, a la cultura del autobombo (cultural, estético…) tan presente en nuestro mundo de emprendedores (también políticos…).  Las redes sociales aumentan además la cultura calculadora de tantearlo todo hasta encontrar buenas redes de conexión. La vacuidad (particularmente irritante cuando se atiborra de  pedantería intelectual), los argumentos espumosos, el ansia por producir impacto y los falsos riesgos en busca de los aplausos son el combustible que permite avanzar a estos nuevos Rastignac de la era digital. Para acabar, nada se parece más a un panóptico cotidiano que las redes, poderosísimo instrumento, para los espíritus tiránicos y oportunistas, de escrutinio, conchaveo y de sanción.  

Todo eso es el pasado y puede pensarse que el futuro permite mejorar y encontrar un ámbito donde poder argumentarlo; es la razón por la cual creo que el proyecto de Podemos resulta valioso. Dado que existe lo bueno, pero también los Rastignac, es importante pensar bien cada paso que se dé y los formatos de vida interna. No es cuestión de buscar gente perfecta -para eso, las sectas y sus evaluaciones constantes- sino de algo más sencillo y más prosaico, un venerable principio del republicanismo: que cada uno persiga sus ambiciones pero fomentando el bien público, que nadie pueda hacerlo a expensas de éste. Los procedimientos deben intentar producir ese bozal a la ambición. En una organización política todo cuanto contribuya a evitar la ley de hierro de las oligarquías (especialistas, fundamentalmente, en trepar) -sin caer en el caos- me parece el bien público fundamental.

Por eso me gustaría que alguien me convenciera de que las primarias convocadas por la dirección de Podemos permiten, para quien legítimamente desee proyectarse hacia los cargos públicos, someterlo a una serie de pruebas y que las puede ganar o perder, pero de las que siempre saldrá con la cabeza alta, ya que a) posibilitan la competición y la mejora de los candidatos con debates aceptables b) las primarias ponen todo el freno posible a los individuos que (como yo) carecen de solidez moral apabullante y leen las primarias como una reafirmación de que fuera de las redes de varios (muy pocos) nombres propios no existen posibilidad de que lo descubran a uno como el mejor.

De lo contrario son elecciones, sí: pero de las que siempre ganan los ricos, en este caso en capital político y organizativo. Son elecciones que no producen seguridad republicana sino que fomentan disposiciones (para quienes son como yo, gente mediocre), al menos en la competición interna, serviles. Una de las pocas cosas que creo haber aprendido es que tales disposiciones son incompatibles con la defensa coherente hacia el exterior de ideales democráticos e igualitaristas. 

Comentarios

el tábano ha dicho que…
¿Una burocratización institucional republicana en Podemos? Eso sí que es autoflagelarse. Ni yo ni nadie puede argumentar que las primarias de Podemos son otra cosa que elecciones, en este caso de lo más aristocráticas por supuesto, no en vano el conducator advirtió antes de Vistaalegre que se funcionaba con sus reglas o se iba.
Dicho esto, si una vez no le pude convencer que tener un 90 y tantos por ciento de cargos internos con carrera universitaria, era un rasgo de elitizacion horizontal poco democrático, tampoco ahora me hago ilusiones de que el argumento del 80% de la candidatura oficialista compuesto por cargos del partido pueda ser atendido.

Un saludo
Ínsula Barataria ha dicho que…
Totalmente de acuerdo con "el tábano"; quien ha tenido la experiencia interna de Podemos y no se ha dejado lobotomizar por el tinglado de la hegemonía sobre todas las cosas, no puede afirmar otra cosa distinta al respecto. Creo,Hexis, que tienes muy buena voluntad, pero, desafortunadamente, las circunstancias no acompañan tan halagüeñas perspectivas. Hay un viejo refrán que dice algo así como "de donde no hay no se puede sacar". Un saludo.
José Luis Moreno Pestaña ha dicho que…
Estimados lectores, no me hago ilusión alguna sobre la potencia democrática de una organización dirigida por gentes de cultura marxistizante, más si esta es universitaria. Dicho lo cual, la paciencia y el saber ser minoría son también virtudes democráticas. Esto de llego a los sitios y si no sale lo mío me voy dando un portazo me parece muy de nuestro tiempo pero muy desagradable. Podemos tiene un año, solo un año.
Pasen un feliz verano.

Entradas populares de este blog

Un debate sobre capitalismo en Fort Apache

Un debate sobre capitalismo en Fort Apache con Pablo Iglesias, Manuel Monereo, Eduardo Garzón, Xabier Arrizabalo, Nines Maestro y yo.

Manuel Sacristán. Razón y emancipación, editado por Jacobo Muñoz y Francisco José Martín

“Siempre prefirió dotarse de instrumentos de comprensión del mundo, antes que de saberes específicos, de radio limitado, nada desdeñados, por otra parte, por él. Y desde esa intencionalidad básica practicó una conducta mental hecha del esfuerzo de conocer y de la voluntad de transformar. Precisamente por eso, porque lo que ante todo le importó fue aprender y enseñar a vivir, es por lo que sí valoró de modo especialmente intenso la figura del sabio, tan característica de nuestra tradición. Dejó constancia explícita de ello a propósito de Ortega, al que frecuentó en su juventud y al que no dejó de volver, lejos de toda beatería, cuantas veces le pareció justo y conveniente”

Del excelente capítulo de Jacobo Muñoz, “¿Qué es un maestro?”, página 23.

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…