Ir al contenido principal

Amenábar filósofo


Regresión de Alejandro Amenábar ataca tres puntos centrales de nuestro marco ideológico cotidiano. ¿A qué llamo así? Al modo en que nuestras fantasías intentan dar sentido a los acontecimientos, articulándolos en una trama que moviliza nuestra capacidad de narrar, de juzgar y de actuar. Esos tres elementos son, comienzo, la creencia en una fuerza todopoderosa, de este mundo para los más recatados, de otro u otros para los de mente más expansivas. Segundo, la cualificación de la víctima como fuente absoluta de sinceridad y de conocimiento: la psicología, los terapeutas varios, son los peritos de esa verdad, hasta poder provocarla con su ciencia. Tercero, y para terminar, el apoyo al héroe, aquel que acoge el relato de la víctima y la venga enfrentándose, entre la cobardía colectiva, al mal todopoderoso. Ese relato es de origen religioso, pero se encuentra animando impulsos laicos, antirreligiosos.
True Detective reúne los tres elementos y, obviamente, la víctima dice la verdad y la conspiración existe; mas resulta tan poderosa que poco puede hacerse contra ella. Sobre un tema desmontado por Ian Hacking en un libro de filosofía memorable, Amenábar sacude los tres elementos: la fantasía de la conspiración –intra o preternatural-, la claudicación (moral, intelectual…) ante todo el que ocupa la posición de víctima y la masiva pretensión al heroísmo. Y, con todo el edificio, muestra la impudicia epistemológica de cierta psicología. La realidad es mala pero por la miseria y la incultura; las víctimas claro que existen, pero cuando tal posición permite la movilidad social no siempre la ocupan personas honestas. En cuanto a los héroes, suelen ser como esos pececitos del relato Zen que tras pasar una puerta invisible se transformaban en dragones: no suelen enterarse de que lo son y no persiguen serlo. En cuanto a la psicología, la hay más o menos seria. Pero cuando se olvida que trabaja sobre sujetos sensible a las narraciones que ofrece, puede producir aquello que supone constatar.
Después de Ágora, este es el segundo gran servicio a la filosofía de Amenábar.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

"Nunca más nos haremos mutuas confidencias". Las transformaciones de Aquiles y la ética del sufrimiento

LaIlíada recoge la crisis de una sociedad en pugna por el prestigio. La sociedad de los héroes combate perpetuamente por el honor y el reconocimiento. La elite disponía de un privilegio honorífico sobre la multitud guerrera que acaudillaba y establecía relaciones basadas en la igualdad geométrica. Según ésta, los desiguales merecen un reconocimiento desigual, proporcional a lo que aporta cada uno. Para el resto, para la masa indistinta,se establecen relaciones de igualdad aritmética: se les considera a todos iguales. De cada cual según sus capacidades a cada cual según sus necesidades. Los héroes aportan más y necesitan más. Necesitan la recompensa del botín de honor, que se reparten antes que el que toca al resto. Lo que queda, eso puede sortearse, porque el sorteo es institución igualitaria por excelencia, extraña a cualquier distingo entre aquellos a los que considera y privilegia.  Esto nos lo explica Juan Carlos Rodríguez Delgado en El desarme de la cultura. Una lectura de la Ilí…

Un debate con Emmanuel Rodríguez sobre "Estado, derecho, comunidad, política"

Un debate sobre la última obra de Emmanuel Rodríguez (La política contra el Estado. Sobre la política de parte) en la entrega de la presente semana de Sin Permiso. República y socialismo también para el Siglo XXI. Puede accederse a ella pinchando en el enlace anterior.