Ir al contenido principal

El alma pura y el mercado corrupto


Lo cuenta Fredric Jameson en El inconsciente político: la escritura de novela quedó completamente trastornada cuando, de los tres volúmenes que se prestaban en las bibliotecas, se pasó al único que se vendía. La gente exigió leer de otra manera; sobre todo la industria exigió escribir distinto y los publicables tuvieron que hacer un esfuerzo doloroso de transformación. Eso no quiere decir, obviamente, que el mercado se acompase con los deseos de los individuos de manera absoluta. Howard Becker recuerda cuánto admiraban a Erving Goffman, capaz, incluso de estudiante, de imponerles a los editores artículos de setenta páginas. Los demás debían aclimatarse a las 20 páginas del paper y pare usted de contar. Uno de los primeros grandes textos de Bourdieu, uno de los más grandes que he leído, novela y ciencias humanas incluidas), también ocupaba casi el volumen entero de la revista: el siempre impactante "Celibato y condición campesina".

La cuestión aparece cada día en nuestras conversaciones: ¿qué está haciendo el mercado editorial con nuestras capacidades? Un poco de historia ayuda siempre a salir del relato apocalíptico. Así, primera respuesta obvia: lo que siempre ha hecho, lo que hizo con Cervantes que, como bien mostró Juan Carlos Rodríguez, escribió el Quijote para el mercado y así le salió: unas veces Sancho es alto y otra bajo, otras gordo y otra flaco, unas se llama Panza y otra Zancas... Vamos, que lo cogemos los académicos de hoy, con nuestros arbitrajes "secretos", y el Quijote no pasa el informe editorial. El endiablado estilo de la Fenomenología del espíritu, que a tantos comentaristas entretiene desde entonces, procede de un Hegel sin tiempo para corregir: sin esa ininteligibilidad, ¿qué hubiera sido de la filosofía dialéctica, que tantos volúmenes llenó y llena? En cada caso unas determinadas capacidades tuvieron que enfrentarse a un sistema establecido que las metía en vereda, las unificaba, les imponía definirse. ¿Hubiera sido mejor que Cervantes siguiera con la poesía, a la que tendía como casi todo aspirante al Parnaso? ¿No le ayudó el mercado a definirse allí donde era verdaderamente bueno (o esa idea de lo verdaderamente bueno carece de sentido)? Nadie puede creer que la historia caminó y camina siempre por el lado que debe. Esa tontería progresista es tan absurda como la queja romántica: ¡mi maravillosa alma, a la que obligan a estrecharse en una de las miserables formas existentes! Esto que se señala del mundo de la escritura (académica o literaria) puede también afirmarse del amor, de la política o de la amistad.

Solo existe un relato alternativo al romántico o al apologético: el estudio circunstanciado de cómo se producen las capacidades y los ideales de cada uno y de cómo los sistemas de intercambio existentes les obligan a amoldarse a ciertos moldes. Por supuesto, los ideales pueden rebelarse (caso de Goffman o Bourdieu) e imponer otros parámetros. O resignarse  y producir obras maestras. O aceptar o rebelarse y producir obras mediocres. El estudio de la pugna entre las capacidades y las formas establecidas por el mercado nunca debe olvidar que a) unas y otras son susceptibles de transformación o mantenimiento b) ni unas ni otras contienen la garantía de la autenticidad, la mediocridad o la eficacia (valoraciones que, por supuesto, dependen de ideales socialmente producidos y en conflicto). Creo que esta perspectiva cambiaría nuestro modo de estudiar la cultura, de vivirla; incluso que, tomada en serio, cambiaría, no me atrevo a decir si para mejor o para peor (¿qué significa eso?, nuestro modo de vivir, de trabajar y de crear amigos, afectos, valor de cambio, de uso... lo que ustedes quieran.
(Sobre todo esto, si les interesa, además de los libros citados les recomiendo "Valeur, égalité, justice, politique: de Marx à Aristote et d'Aristote à nous", del siempre profundísimo Cornelius Castoriadis e incluido en el primer volumen de Les carrefours du labyrinthe).


  



Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

El pueblo de Tebas se aburre de Creonte y Antígona

Sófocles contiene una filosofía profunda de la democracia, no cabe duda. En este blog se ha comentado el clásico de Bernard Knox y, entre los autores que uno frecuenta, Foucault y Castoriadis han promovido lecturas sugerentes sobre las enseñanzas democráticas del genio de Colono. La de Castoriadis resulta de especial interés, pues consigue invertir la espontánea apuesta “libertaria” por Antígona y a mostrarnos la razón que asiste a Creonte. Si la tragedia funciona como filosofía de la democracia es porque renuncia a un Eje del Mal y nos ahce comprender cómo el orgullo nos conduce a aquello que odiamos ser: es la lección de Edipo, prototipo de caudillo sinceramente democrático. Cualquier lector que se entretenga en Sófocles comprueba cómo los personajes se contradicen y ocupan posiciones muy distintas en una y otra réplica. Lo que los lleva a la tragedia es la rigidez, la falta de comprensión de que la verdad se les escapa, de que no pueden tener razón solos. De hecho, el mítico Teseo,…

Libertad estoica

La escuela estoica existe entre el siglo IV a.c y el siglo III d.c. y demostró una capacidad importante de resistencia histórica. Solo eso, el haber permitido vivir a muchos hombres durante mucho tiempo, certifica algo positivo: ninguna ideología absurda, ningún entretenimiento de elite, goza de tanta popularidad de manera sostenida.

La revalorización contemporánea del estoicismo destaca su interés por la vida personal y, en ese sentido, considera que el estoicismo puede ser una guía para nuestra época. Como los estoicos, vivimos en un mundo (ellos en el de la crisis de la polis y el desarrollo de los imperios helenístico y romano, nosotros en el de la globalización) donde el individuo tiene escaso poder sobre la vida pública. Además los estoicos, a diferencia de los discípulos de Epicuro, aceptaban las obligaciones sociales y desarrollaban un modo de vida integrado socialmente. La filosofía estoica nos ayuda a concentrarnos solo en aquello que queda bajo nuestro poder y, por tanto,…