Ir al contenido principal

Sobre "Techo y comida"



Jacques Rancière defiende una idea muy poderosa. La mitología estalinista se apoyaba en la destitución simbólica de cualquier crítica al partido, mezclando la crítica sociológica y la arrogancia epistemológica. Como el partido representaba a una clase incapaz de hablar, todo el que planteaba un problema se descartaba como un impostor. Si no lo fuera estaría atribulado por los males y sin palabra; si estaba presente sólo podía ser un pequeñoburgués ocioso. La verdadera clase, paciente de todos los males, siempre estaba más allá, era una clase eternamente ausente: el partido le daba la palabra. Algo similar se encuentra en muchas vivencias religiosas de la política. Los auténticamente sometidos, esos son los interesantes y no todos esos que hormiguean en las reuniones, esa gente, como se quejaba Aristóteles, que tienen la asamblea fácil.
Esta película es interesante y la protagonista merece todos los premios. Sin embargo, acumula todos los tópicos de la pobreza silenciosa y paciente, más allá de la revuelta personal. La protagonista carece de cualquier recurso, con la excepción de la solidaridad entre mujeres y la fuerza que otorga la creencia religiosa. Mientras tanto, una España masculina y alienada celebraba la victoria en la Eurocopa.  
Por suerte, en España no se vivía así y me parece importante recordarlo. Había lugares donde se informaba a la gente de los desahucios, gentes que se encadenaban en las puertas de las viviendas, abogados que perdían dinero atendiendo a las personas. Gracias a lo cual se produjeron reuniones donde las personas hablaban: personas que se malentendían, que buscaban objetivos a menudo muy diferentes pero que, en ciertos momentos, se acordaban sinceramente persiguiendo ciertos afanes. 
Es verdad que que, a menudo, las peores jerarquías sociales distorsionaban los diálogos. Pero también se cambió la sensibilidad de mucha gente, se promocionaron dirigentes improbables y se construyo un sentido colectivo, interclasista, abierto y de voluntad integradora. Otros, con su ciencia (de la historia, la sociedad, la democracia… siempre hay unos a los que su ciencia les sirve de alibi para la ironía y la parálisis) se burlaban de nosotros. A  menudo acertaban en lo malo, pero se olvidaban de que la gente estaba menos sola y que, aunque chafardeábamos mucho, también encontramos algunas buenas conversaciones.
Esta película me parece construida desde otra longitud de onda, la que le encantaría y le encanta a los pastores de las mayorías silenciosas. Sus actores y su voluntad son estupendos pero me parece centrarse que convierte en normas casos que no eran tan comunes, al menos no de manera abrumadora. Si tal fue la realidad social del verano de 2012, el mal absoluto reinaba sin respuesta, golpeando sin que las víctimas tuvieran quien las acompañara, quien le sacara los colores al juez, a los municipales custodios; las víctimas no tenían abogados, trabajadores sociales, maestros, pedagogos, sociólogos, lectores de Agamben o Bourdieu que les llenaban mil formularios, les conducían otras tantas gestiones, incluso ponían sus cuerpos para resistirse a los atropellos. No fue así. Eran, éramos incoherentes, erraban, errábamos a menudo, pero estaban y estábamos allí, en el calor de julio de 2012, hablando, intentando comprender, intentando comprendernos, intentando que no fuera fácil mandar a la gente a la calle.
No lo olvidemos: nadie, ningún partido, ningún hombre o mujer providencial, puede sustituir aquellos encuentros erráticos sin los que no existe política democrática digna de ese nombre. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Una entrevista sobre Pierre Bourdieu con Enrique Carretero

El último número de la revista Tempos novos publica una entrevista acerca de Bourdieu que me hizo el profesor Enrique Carretero, dentro de un especial dedicado al gran sociólogo. He aquí la versión extensa y en castellano de la misma.

1. ¿En qué medida las circunstancias biográficas e históricas han incidido en la configuración de la línea de pensamiento auspiciada por Pierre Bourdieu? Es difícil responder ya que no tenemos una buena biografía sobre Bourdieu y sobre la complejidad de sus redes de influencia. En lo que concierne a Bourdieu mismo, siempre insistió mucho en la importancia de su experiencia de ascenso social y su relativa incomodidad con el medio intelectual. Esa incomodidad se muestra en su importantísimo trabajo de sociología de los intelectuales y de las producciones culturales, donde al lado de un utilización brillante de herramientas procedentes de Durkheim, Weber o Marx se encuentran preguntas, inflexiones en el análisis o descripciones que testimonian cuanto se veía …

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

El pueblo de Tebas se aburre de Creonte y Antígona

Sófocles contiene una filosofía profunda de la democracia, no cabe duda. En este blog se ha comentado el clásico de Bernard Knox y, entre los autores que uno frecuenta, Foucault y Castoriadis han promovido lecturas sugerentes sobre las enseñanzas democráticas del genio de Colono. La de Castoriadis resulta de especial interés, pues consigue invertir la espontánea apuesta “libertaria” por Antígona y a mostrarnos la razón que asiste a Creonte. Si la tragedia funciona como filosofía de la democracia es porque renuncia a un Eje del Mal y nos ahce comprender cómo el orgullo nos conduce a aquello que odiamos ser: es la lección de Edipo, prototipo de caudillo sinceramente democrático. Cualquier lector que se entretenga en Sófocles comprueba cómo los personajes se contradicen y ocupan posiciones muy distintas en una y otra réplica. Lo que los lleva a la tragedia es la rigidez, la falta de comprensión de que la verdad se les escapa, de que no pueden tener razón solos. De hecho, el mítico Teseo,…