Ir al contenido principal

LLAMADA PARA APORTACIONES: RECEPCIONES DE LA DEMOCRACIA ANTIGUA


La democracia ateniense estuvo, está y estará íntimamente unida a la filosofía.  Porque ésta nació allí, o allí pudo desarrollarse con mayor libertad, pero también, se dice, fue la democracia culpable del asesinato de Sócrates (y casi del de Aristóteles). Del mismo modo, la democracia ateniense se encuentra unida a nuestra democracia actual, como un referente clásico aunque difícil de actualizar. Así, se dice que los métodos de las antiguas ciudades democráticas (sorteo, rotación de cargos, desprofesionalización de la política) resultan imposibles de aplicarse entre nosotros.
Sin embargo, en ninguno de los dos puntos el debate puede cerrarse. ¿Y si el crimen de Atenas con Sócrates mereciera de mayores consideraciones? ¿Y si el alejamiento de Platón de la democracia del siglo IV no se hiciese desde razones evidentes? ¿No contradicen buena parte de los textos recogidos como Política de Aristóteles los argumentos de Platón? ¿No debemos ampliar las fuentes para comprender la relación de la filosofía con la democracia? Desde Moses Finley a Josiah Ober y pasando por Cornelius Castoriadis un corpus importante de historiadores y filósofos proponen revisar los vínculos de la democracia y la filosofía.  Otros pensadores (así  Badiou, Foucault o Jacques Rancière), en distintos momentos de su obra, han elegido (o no) dentro de ese corpus para ofrecer un retrato del vínculo de las primeras democracias y la filosofía. Con ese vínculo, nos han propuesto lecciones para el presente.
Sí, para el presente:  porque tampoco en el segundo punto parece que sea fácil arrumbar la democracia de las polis antiguas en un anticuario. En primer lugar, porque algunos de sus procedimientos de distribución de cargos (señaladamente, el sorteo y la rotación rápida) sobrevivieron en las ciudades del Renacimiento (las italianas pero también las españolas) y motivaron reflexiones en clásicos de las Humanidades (Guicciardini, Rousseau o Montesquieu). En el presente, una nueva mirada, tanto en la filosofía como en la ciencia política (Bernard Manin, John Burnheim,  Robert A. Dahl, Barbara Goodwin) capta de otro modo aquel ejemplo y propone formas más o menos intensas de actualización.
El presente número Recepciones de la democracia antigua llama a aportaciones en tres direcciones: nuevas visiones de la filosofía y la relación con la democracia ateniense (llamémosle antigua), nuevas filosofías sobre la democracia antigua y su relevancia en la actualidad y cómo la visión de la democracia antigua condiciona la filosofía y la historia del mundo clásico. El número valorará especialmente la introducción de problemáticas ligadas a la historia de la filosofía y la política en el mundo hispano.
El número (volumen 51, 2018) será coordinado por José Luis Moreno Pestaña (profesor de Filosofía en la Universidad de Cádiz, joseluis.moreno@uca.es) y la fecha límite de entrega de propuestas será junio de 2017. Los autores deben realizar sus propuestas ateniéndose estrictamente a las condiciones de Logos. Anales del Seminario de Metafísica, y presentarán sus artículos conforme al procedimiento que se indica en las normas para colaboradores: https://filosofia.ucm.es/data/cont/docs/25-2013-09-24-Normas.pdf



Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

Un debate sobre capitalismo en Fort Apache

Un debate sobre capitalismo en Fort Apache con Pablo Iglesias, Manuel Monereo, Eduardo Garzón, Xabier Arrizabalao, Nines Maestro y yo.

El pueblo de Tebas se aburre de Creonte y Antígona

Sófocles contiene una filosofía profunda de la democracia, no cabe duda. En este blog se ha comentado el clásico de Bernard Knox y, entre los autores que uno frecuenta, Foucault y Castoriadis han promovido lecturas sugerentes sobre las enseñanzas democráticas del genio de Colono. La de Castoriadis resulta de especial interés, pues consigue invertir la espontánea apuesta “libertaria” por Antígona y a mostrarnos la razón que asiste a Creonte. Si la tragedia funciona como filosofía de la democracia es porque renuncia a un Eje del Mal y nos ahce comprender cómo el orgullo nos conduce a aquello que odiamos ser: es la lección de Edipo, prototipo de caudillo sinceramente democrático. Cualquier lector que se entretenga en Sófocles comprueba cómo los personajes se contradicen y ocupan posiciones muy distintas en una y otra réplica. Lo que los lleva a la tragedia es la rigidez, la falta de comprensión de que la verdad se les escapa, de que no pueden tener razón solos. De hecho, el mítico Teseo,…