Ir al contenido principal

Postface avec Christophe Gaubert et Marie-Pierre Pouly

Vous avez ici la postface et la table de matières de La classe du corps. Morale corporelle et troubles alimentaires publié dans Presses Universitaires de Limoges.

La postface contient une conversation avec Christophe Gaubert et Marie-Pierre Pouly professeurs de Sociologie à l’Université de Limoges. 

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
En los paises primermundistas las diferencias sociales ya no son visibles en la hexis corporal. En USA se logran apreciar en la forma como por ejemplo se resuelve un infarto (la atención, los cuidados y solución obtenibles). Hablar de una desigualdad "de cuerpos", alerta sobre la existencia de un filtro categorial, que puede explicar desde el mismo origen (la alimentación) la carencia de aprendizajes sociales sobre el propio cuidado, que desembocan en las expresiones de la diferenciación social. Pero la "agustia por el cuerpo", revela otro indicador no menos problemático de la alienación: la perdida de control sobre la capacidad de diferenciar lo que beneficia la salud física y mental, y lo que autodestruye (llamese SPA, comida chatarra, strees, sedentarismo). Nos ubica en una caracteristica contradictoria de la esencia humana, ya conocida en Freud.
José Luis Moreno Pestaña ha dicho que…
Es cierto que hay procesos de unificación de la hexis corporal aunque esta, que comprende el estilo, siempre conoce nuevos modos de distinción. También es cierto que por ejemplo existen diferencias marcadas respecto al IMC aunque no distingan automáticamente clases altas de dominantes. Al respecto le remito a "La cara oscura del capital erótico".
La otra cuestión no sé si la comparto: no siempre tenemos indicadores evidentes de lo que es bueno y malo para nuestra salud. De hecho existen patologías de la normatividad. En la esencia humana me cuesta creer sin muchos matices, aunque existe un nudo que podría conceptuarse de esa manera.
Gracias por su comentario, amigo anónimo.

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

Sobre política I. Servicios públicos, mercado y Estado

El debate sobre los servicios públicos se organiza sobre dos ejes. El primer eje es el de su necesidad, es decir, si la inversión pública debe garantizar determinados derechos. El segundo eje remite al de su coste: cuánta inversión pública necesitamos, una vez decidido lo anterior. 
Las posibilidades de combinación de ambos ejes son cuatro. Una primera combinación es la que propone defender el gasto público y lo equipara con mayor calidad. Podríamos identificar tal posición con la tradicional de la izquierda en sus diferentes versiones –pero también la de cierta derecha organizada alrededor de un pensamiento demócrata cristiano o estatista  -es el caso, por ejemplo, de Charles de Gaulle o Manuel Fraga quien, aún en la dictadura, decía “hoy todos somos socialistas” (Ver Salvador Pániker, Conversaciones en Madrid y Cataluña, Barcelona, Kairós, 2004). 
La segunda posibilidad es la que equipara el mayor gasto público con una disminución de la calidad de protección de los derechos. Esta posi…

¿Qué había y qué hay en la habitación 217?

Hace unos días, El País publicaba una entrevista con Stephen King. Encontramos lo que ya muestran sus novelas: un hombre profundamente norteamericano, poco engolado (por eso escribe tan buenos libros) y muy de izquierdas, que le pide a Obama pagar más impuestos. La entrevista promociona la salida de Doctor Sueño, en la que se nos muestra el periplo de Danny Torrance, el maravilloso protagonista de El resplandor. Stephen King detestó la celebrada versión que Stanley Kubrick hizo para el cine. En ésta, un escritor frustrado, Jack Torrance, completa su locura en un hotel que, según parece, lo atrapa, nadie sabe muy bien por qué razón. King se lamentaba de la elección del actor, que comunicaba su morbidez desde la primera mirada. Para cargar más la degradación, Kubrick llenaba de detalles escabrosos la película, todos destinados a convertir a Torrance en un demente. El prototipo del criminal podrido, absolutamente y sin remisión (unicamente le falta un empujoncito), tan querido por el má…