Ir al contenido principal

Un debate sobre el sorteo en Traficantes de Sueños




¿Qué significa el concepto de capital político? ¿Qué condiciones de conocimiento, morales y motivacionales permiten que grupos de individuos, en cooperación y en disputa, o en disputa básicamente cooperativa, monopolicen los recursos políticos y generen fronteras frente a los profanos, incluso cuando se reclaman de ellos? ¿Existen alternativas contra el acaparamiento de los recursos políticos y los consiguientes efectos de exclusión de los más? ¿Debemos resignarnos a una simple sucesión generacional de minorías que completen cada cierto tiempo el ciclo de los pretendientes que critican a los instalados para acceder al centro y repetir idénticas prácticas? ¿No es una resignación demasiado costosa? ¿Qué costes nos condena a asumir la reiteración de los ciclos de clientelismo político, elites ensimismadas agasajadas por cortesanos y logreros, concepciones empresariales de las carreras políticas y disciplinamiento militar -o mafioso en el peor de los casos- de las prácticas de deliberación democrática?

No sólo, pero el sorteo es la alternativa más antigua, más atestada en periodos históricos amplios y para cuerpos políticos de entidad, y mejor recuperada por la ciencia y la filosofía políticas contemporáneas: el sorteo, así, puede que sea lo que se encuentra en los orígenes y lo que nos espera en un futuro inmediato; justo cuando nos convenzamos de que los selectos en política nunca son mejores... solo son pocos, los pocos, y trabajan ansiosamente para seguir siéndolo en alianza con otros selectos -cuyo valor fundamental es ser muy poquitos y querer seguir siéndolo- del campo de la economía, del Estado, la cultura... ¿Qué nos ofrece el sorteo desde el punto de vista de la democracia epistémica, qué tipo de valores morales propone, cuál es su economía de la motivación política? Por supuesto, ¿cuáles son sus límites? Una introducción mía de alrededor de tres cuartos de hora abrirá el debate al respecto esta tarde en Traficantes de Sueños, a las siete y media. Nuestro proyecto de I+D sigue avanzando y agradezco muchísimo a Traficantes de Sueños su invitación para conversar en tan excelente compañía.
El audio de la intervención y el debate se encuentra disponible en este vínculo

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

"Nunca más nos haremos mutuas confidencias". Las transformaciones de Aquiles y la ética del sufrimiento

LaIlíada recoge la crisis de una sociedad en pugna por el prestigio. La sociedad de los héroes combate perpetuamente por el honor y el reconocimiento. La elite disponía de un privilegio honorífico sobre la multitud guerrera que acaudillaba y establecía relaciones basadas en la igualdad geométrica. Según ésta, los desiguales merecen un reconocimiento desigual, proporcional a lo que aporta cada uno. Para el resto, para la masa indistinta,se establecen relaciones de igualdad aritmética: se les considera a todos iguales. De cada cual según sus capacidades a cada cual según sus necesidades. Los héroes aportan más y necesitan más. Necesitan la recompensa del botín de honor, que se reparten antes que el que toca al resto. Lo que queda, eso puede sortearse, porque el sorteo es institución igualitaria por excelencia, extraña a cualquier distingo entre aquellos a los que considera y privilegia.  Esto nos lo explica Juan Carlos Rodríguez Delgado en El desarme de la cultura. Una lectura de la Ilí…

Un debate con Emmanuel Rodríguez sobre "Estado, derecho, comunidad, política"

Un debate sobre la última obra de Emmanuel Rodríguez (La política contra el Estado. Sobre la política de parte) en la entrega de la presente semana de Sin Permiso. República y socialismo también para el Siglo XXI. Puede accederse a ella pinchando en el enlace anterior.