Ir al contenido principal

Un debate sobre el sorteo en Traficantes de Sueños




¿Qué significa el concepto de capital político? ¿Qué condiciones de conocimiento, morales y motivacionales permiten que grupos de individuos, en cooperación y en disputa, o en disputa básicamente cooperativa, monopolicen los recursos políticos y generen fronteras frente a los profanos, incluso cuando se reclaman de ellos? ¿Existen alternativas contra el acaparamiento de los recursos políticos y los consiguientes efectos de exclusión de los más? ¿Debemos resignarnos a una simple sucesión generacional de minorías que completen cada cierto tiempo el ciclo de los pretendientes que critican a los instalados para acceder al centro y repetir idénticas prácticas? ¿No es una resignación demasiado costosa? ¿Qué costes nos condena a asumir la reiteración de los ciclos de clientelismo político, elites ensimismadas agasajadas por cortesanos y logreros, concepciones empresariales de las carreras políticas y disciplinamiento militar -o mafioso en el peor de los casos- de las prácticas de deliberación democrática?

No sólo, pero el sorteo es la alternativa más antigua, más atestada en periodos históricos amplios y para cuerpos políticos de entidad, y mejor recuperada por la ciencia y la filosofía políticas contemporáneas: el sorteo, así, puede que sea lo que se encuentra en los orígenes y lo que nos espera en un futuro inmediato; justo cuando nos convenzamos de que los selectos en política nunca son mejores... solo son pocos, los pocos, y trabajan ansiosamente para seguir siéndolo en alianza con otros selectos -cuyo valor fundamental es ser muy poquitos y querer seguir siéndolo- del campo de la economía, del Estado, la cultura... ¿Qué nos ofrece el sorteo desde el punto de vista de la democracia epistémica, qué tipo de valores morales propone, cuál es su economía de la motivación política? Por supuesto, ¿cuáles son sus límites? Una introducción mía de alrededor de tres cuartos de hora abrirá el debate al respecto esta tarde en Traficantes de Sueños, a las siete y media. Nuestro proyecto de I+D sigue avanzando y agradezco muchísimo a Traficantes de Sueños su invitación para conversar en tan excelente compañía.
El audio de la intervención y el debate se encuentra disponible en este vínculo

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

Libertad estoica

La escuela estoica existe entre el siglo IV a.c y el siglo III d.c. y demostró una capacidad importante de resistencia histórica. Solo eso, el haber permitido vivir a muchos hombres durante tanto tiempo, certifica algo positivo: ninguna ideología absurda, ningún entretenimiento de elite, goza de tanta popularidad de manera sostenida.

La revalorización contemporánea del estoicismo destaca su interés por la vida personal y, en ese sentido, considera que el estoicismo puede ser una guía para nuestra época. Como los estoicos, vivimos en un mundo (ellos en el de la crisis de la polis y el desarrollo de los imperios helenístico y romano, nosotros en el de la globalización) donde el individuo tiene escaso poder sobre la vida pública. Además los estoicos, a diferencia de los discípulos de Epicuro, aceptaban las obligaciones sociales y desarrollaban un modo de vida integrado socialmente. La filosofía estoica nos ayuda a concentrarnos solo en aquello que queda bajo nuestro poder y, por tanto,…

Comentario a una reseña

Acaba de aparecer una reseña de mi libro La cara oscura del capital erótico. Capitalización del cuerpo y trastornos alimentarios (Madrid, Akal, 2016) en la Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría (nº 17, 2017, pp. 209-213). Quiero destacar del trabajo de Álvaro Múzquiz Jiménez cuatro aspectos que tienen el mayor interés, al menos para mí, pues ya hace casi veinte años que escribo sobre filosofía y sociología de los problemas psicológicos. a) El autor insiste en señalar si creo que los trastornos alimentarios tienen o no realidad autónoma; si soy, pues, un anorexólogo que promueve una categoría específica de gestión de lo real: es decir, me reprocha más o menos formar parte de un campo que en un libro anterior intenté objetivar (al respecto se dicen cosas también en este). Me sorprende ser a la vez agente de un análisis y que la reseña me convierta, sin más, en objeto del mismo. Que el capitulo tres plantee las cosas de otra manera —a través de la teoría de Ian Hacking— no…