Ir al contenido principal

Juan Carlos Rodríguez y el nacimiento del sujeto

Los amigos de Akal me pidieron una presentación para su blog de la nueva edición de "Teoría e historia de la producción ideológica" para su blog. Es esta:

Durante el orden feudal, un cuerpo solo valía en lo que se parecía al alma y esta, evidentemente, en cuanto se ajustaba a los designios del Creador. Poco a poco, sin embargo, los poetas hablan de los cuerpos y de cómo la belleza de estos es testimonio de su alma. Están apareciendo los sujetos: Petrarca se enamorará de Laura sin preguntarse por la calidad de su sangre, simplemente anonadado por su belleza. Los sujetos se comunican entre sí: acuerdan en el mercado, se enamoran más allá de las obligaciones estamentales, necesitan cualificarse como poetas y ya no solo como guerreros o nobles. En las hazañas amorosas ya no brilla su sangre. Brilla su peripecia, lo que han hecho de sí mismos. Lo mismo cuando el individuo solo es un pobre hidalgo sin ventura, pero con voluntad de aventura, hasta si solo es un lazarillo pordiosero intentando fabricarse un porvenir.
Así comienza este libro y de ese modo, y de qué modo, nos propone una teoría diferente de la modernidad. La modernidad no es un efecto inesperado de la glorificación calvinista del triunfo o de la lectura personal de la Biblia. No: tales acontecimientos suponen una matriz específica en la que los sujetos encarnan sus méritos en sus obras, en las cuales se encuentra su cuerpo, su fe autoadministrada, sus éxitos en el comercio. Solo esa matriz puede explicar lo que Norbert Elias, otro gigante del pensamiento, llamará el proceso de civilización de las pulsiones: quien se sienta en la mesa con garbo ya sabe que no basta la sangre azul para merecer el elogio.
Por supuesto, el progreso no existe en una evolución acompasada, sin regresiones. No existe así porque la historia conoce reapropiaciones de lo pasado y lo reintegra en el presente. Quevedo leerá a Petrarca pero introduciéndolo en la lógica feudalizante del Concilio de Trento. Antes fueron derrotadas las  Comunidades de Castilla, y quienes las combatieron, las veían queriendo reproducir Signorias —así se llamaba el gobierno de la República de Florencia—. Petrarca, en medio de la religiosidad de la España de la Contrarreforma, se integra en una configuración específica de la creación poética, aleación original de varios modelos ideológicos. Porque este libro habla de Góngora sin dejar de atender a la alternativas que se le presentaron al emperador Carlos tras acabar con los comuneros. Mas lo hace manteniendo la especificidad del discurso poético y de la pelea histórica, arriesgándose a precisar cómo se entrecruzan y dónde cada cual atiende a una lógica específica.
Porque el mundo, desde el marxismo de este libro, no se deja clasificar en periodos globales. La realidad social se compone de híbridos. Lutero, a quien ya aludí, puede combinar una repugnancia feudal al dinero con una defensa del espíritu que no se humilla ante la letra muerta. Los cuerpos cualifican a los individuos, sí, pero existe una modulación cristiana de esta manera de conducirse: solo cuando se purifican los cuerpos de los placeres vulgares merecen el reconocimiento; mas ya como cuerpos, no solo como almas.
El cuerpo es la sangre de la burguesía, escribirá Michel Foucault. Lo hará en el primer volumen de la Historia de la sexualidad que se publica en 1976. Sucede que este libro que comento es de 1974. Y que, sin escamotear una brizna de admiración a Foucault, en este libro se explica mejor: con desarrollos más prolijos, peleando más por darle coherencia al conjunto que se presenta. Este libro nos muestra el pasado feudal reviviendo en la procacidad de Quevedo sobre el cuerpo. Se nos explica así el odio del genial poeta al Conde Duque de Olivares, quien intentó en vano meter en vereda a nobleza y clero. Es un libro donde el detalle se integra en grandes frescos históricos y se hace peleando por precisar cómo se salta de aquél a estos.

Este libro, que Akal acaba de reeditar, fue escrito por un joven profesor granadino, por Juan Carlos Rodríguez. Cuando el lector entre en sus páginas encontrará discusiones detalladas sobre historia y literatura —discusiones siempre amarradas al detalle— y se encontrará también una teoría de la modernidad que compite con la de los grandes nombres de la historia del pensamiento; porque explica lo que ellos y añade matices nuevos. Este libro se merece muchos lectores y muchas discusiones, como corresponde a una obra maestra.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

El pueblo de Tebas se aburre de Creonte y Antígona

Sófocles contiene una filosofía profunda de la democracia, no cabe duda. En este blog se ha comentado el clásico de Bernard Knox y, entre los autores que uno frecuenta, Foucault y Castoriadis han promovido lecturas sugerentes sobre las enseñanzas democráticas del genio de Colono. La de Castoriadis resulta de especial interés, pues consigue invertir la espontánea apuesta “libertaria” por Antígona y a mostrarnos la razón que asiste a Creonte. Si la tragedia funciona como filosofía de la democracia es porque renuncia a un Eje del Mal y nos ahce comprender cómo el orgullo nos conduce a aquello que odiamos ser: es la lección de Edipo, prototipo de caudillo sinceramente democrático. Cualquier lector que se entretenga en Sófocles comprueba cómo los personajes se contradicen y ocupan posiciones muy distintas en una y otra réplica. Lo que los lleva a la tragedia es la rigidez, la falta de comprensión de que la verdad se les escapa, de que no pueden tener razón solos. De hecho, el mítico Teseo,…

La identidad de clase en los años de los significantes flotantes

(He aquí el comentario que se ha publicado hoy en la página web de Sinpermiso y a la que se puede acceder pinchando aquí)
Un libro debe juzgarse por los interlocutores que escoge. El trabajo de Ricardo Romero Laullón y de Arantxa Tirado Sánchez se esfuerza por establecer un diálogo con lectores no entrenados en las discusiones académicas. No resulta fácil porque el libro presenta sus argumentos invocando un doble registro. Por un lado, se encuentra la experiencia personal de los autores. Por otro, ambos son universitarios y recurren a argumentación teórica. Si hay algo que me escame de su trabajo es la saña, por cierto muy a la moda, con la que aborrecen la cultura académica, cultura sin la cual no hubieran podido escribir. Ciertamente, acuden a una lecturas quizá minoritarias pero no menos académicas. Como buen libro escrito a cuatro manos todas las hebras no se encuentran bien anudadas en el cáñamo del discurso y uno puede saltar de estados de la cuestión muy solventes a desahogos. M…