Ir al contenido principal

Imágenes de la revolución I. Hugo Pratt: Oriente es rojo y violeta



Una creación artística siempre lleva pegada una fantasía política. Siempre comunica quiénes pueden acceder a ella —y aparecer en ella—, qué precio debe pagarse para experimentarla, cuánto debe invertirse para introducirla en tu espacio cotidiano. El arte contiene un dispositivo de exclusión y de atracción y éste se encastra en la manera de percibir y sentir el mundo, antes incluso de que podamos pensarlo; precisamente orientando cómo podemos pensarlo.
Esto no se acentúa cuando la creación versa sobre un acontecimiento político. Es verdad que la creación puede integrar un discurso ideológico más o menos elaborado. Su fantasía política, sin embargo, puede derivar de la práctica de exclusión y atracción y ser coherente o incoherente con el mensaje.
En esta serie de entradas reseñaré ciertas imágenes sobre las revoluciones rusas de Febrero y Octubre de 1917. Quisiera no concentrarme en la ideología explícita de las mismas, aunque esta exista y sea fácil de situar en las coordenadas políticas de la época en que se produjo la obra. Me preguntaré cómo en la obra se fantasea acerca de qué es lo que las revoluciones rusas introdujeron y también lo que desterraron del mundo. Empezaré por la obra de Hugo Pratt Corto Maltés en Siberia. Un prólogo sobre las fuentes históricas del cómic acompaña a la edición de Norma editorial. Asistimos a la guerra civil en Siberia y conocemos a diferentes fracciones de las fuerzas antibolcheviques, brutales, sofisticadas y decadentes. Y muy importante: aliadas a las potencias imperialistas que saquean Asia. 
El Ejército Rojo no aparece hasta el final, justo cuando el lector se pregunta dónde están los bolcheviques entre toda esta patulea de descerebrados. Con esa irrupción, comienza la apología de Hugo Pratt sobre la revolución. Pongámonos en situación. Sirva como ejemplo Ortega y Gasset. Este, como muchos enemigos de la revolución rusa, despachaba a los bolcheviques como orientales y los contraponía al movimiento obrero occidentalizado: Oriente y Occidente se oponen como la tiranía y la libertad y, más en lo cotidiano, como la brutalidad y los modales. Pratt invierte esta oposición y nos presenta a los rojos como el orden, un orden que se introduce repentinamente desde la frontera de Manchuria y Mongolia. Y los rojos que aparecen son incluso más orientales que los eslavos. Es la caballería mongola de Suke Bator, el futuro fundador de la Mongolia socialista. (La capital de Mongolia aún lleva su nombre, Ulan Bator: el caballero rojo.)

Tras verlos, la espía china de la que Corto se encuentra enamorado, enseguida se reconoce entre quienes se perfilan entre las colinas de nieve siberiana. En ese paisaje siniestro, que siempre imaginamos unido a los campos de trabajo soviéticos, emerge un mundo nuevo. El diálogo de la camarada Lil con los soldados rojos y con el propio Suké Bator incluye cortesía (muy oriental) e igualdad entre mujeres y hombres. Otro síntoma mayor de destrucción del patriarcado aparece cuando, al final del cómic, el compañero chino de Shangai Lil conozca a Corto sin mostrar un ápice de celos ni de desafío masculino. Shangai no necesita insistirle a Corto de que se trata de un hombre maravilloso. Nuestro héroe lo sabe y se retira. 

Pratt nos muestra la revolución roja como una revolución no rusa sino asiática. Con ella llega una civilización que destruye el orden patriarcal, insensato y violento de las fuerzas occidentales. La disciplina y la autocontención son mongolas y la promesa de libertad y de igualdad se encarnan, primero de todo, en las relaciones entre los sexos. Por destruir un tren blindado japonés, Suké Bator felicita a la camarada Lil y cree adivinarle lágrimas. Lil piensa haber matado con su acción a sus amigos Corto y Rasputín y no celebra la hazaña. Pero en cualquier caso advierte a Suke sobre sus lágrimas: “Aunque así fuese ¡Es asunto mío! Y el jefe rojo concluye: “Tienes mal carácter camarada… Pero esto también es asunto tuyo…”.

La revolución se nos dibuja como la inversión absoluta de los estigmas occidentales sobre Oriente. Los rojos no son solo eslavos orientales, son algo peor para nuestro imaginario: son chinos y ¡mongoles! A través de ellos se mete en vereda el caos introducido por las pendencias internas de las fuerzas blancas contrarrevolucionarias. Y la reestructuración no reposa sobre una ideología política, sino sobre algo más radical: reposa en la destrucción civilizada del orden patriarcal. Así no es que se nos sirva la apología de un Oriente civilizado y rojo. No: porque Oriente fue civilizado y rojo porque violeta, porque feminista. Ese Oriente salvador cabalgaba la tundra a lomos de la caballería roja. Y mongola, nada menos que mongola. 

Comentarios

Iba Nez Edu ha dicho que…
Mut interesante, muy buen articulo.

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

El pueblo de Tebas se aburre de Creonte y Antígona

Sófocles contiene una filosofía profunda de la democracia, no cabe duda. En este blog se ha comentado el clásico de Bernard Knox y, entre los autores que uno frecuenta, Foucault y Castoriadis han promovido lecturas sugerentes sobre las enseñanzas democráticas del genio de Colono. La de Castoriadis resulta de especial interés, pues consigue invertir la espontánea apuesta “libertaria” por Antígona y a mostrarnos la razón que asiste a Creonte. Si la tragedia funciona como filosofía de la democracia es porque renuncia a un Eje del Mal y nos ahce comprender cómo el orgullo nos conduce a aquello que odiamos ser: es la lección de Edipo, prototipo de caudillo sinceramente democrático. Cualquier lector que se entretenga en Sófocles comprueba cómo los personajes se contradicen y ocupan posiciones muy distintas en una y otra réplica. Lo que los lleva a la tragedia es la rigidez, la falta de comprensión de que la verdad se les escapa, de que no pueden tener razón solos. De hecho, el mítico Teseo,…

La identidad de clase en los años de los significantes flotantes

(He aquí el comentario que se ha publicado hoy en la página web de Sinpermiso y a la que se puede acceder pinchando aquí)
Un libro debe juzgarse por los interlocutores que escoge. El trabajo de Ricardo Romero Laullón y de Arantxa Tirado Sánchez se esfuerza por establecer un diálogo con lectores no entrenados en las discusiones académicas. No resulta fácil porque el libro presenta sus argumentos invocando un doble registro. Por un lado, se encuentra la experiencia personal de los autores. Por otro, ambos son universitarios y recurren a argumentación teórica. Si hay algo que me escame de su trabajo es la saña, por cierto muy a la moda, con la que aborrecen la cultura académica, cultura sin la cual no hubieran podido escribir. Ciertamente, acuden a una lecturas quizá minoritarias pero no menos académicas. Como buen libro escrito a cuatro manos todas las hebras no se encuentran bien anudadas en el cáñamo del discurso y uno puede saltar de estados de la cuestión muy solventes a desahogos. M…