Ir al contenido principal

Reseña de Antonio García Vila. Revista Archipiélago nº 77-78, p. 220.

FOUCAULT ANTES
DE FOUCAULT
.
Convirtiéndose en Foucault.
Sociogénesis
de un filósofo,
José Luis Moreno Pestaña,
Barcelona, Montesinos,
2006, 206 pp., 15 €.

Michel Foucault es uno de los
grandes pensadores del siglo XX.
Sí, es cierto, pero, ¿cómo llegó a
serlo? No me refiero a cuáles fueron
sus principales obras o a qué
meritos le adornan, sino a algo
previo, fundamental y, al tiempo,
obvio: cuáles fueron las condiciones
que le condujeron a ser lo que
fue. Cuál fue su sociogénesis. José
Luis Moreno Pestaña ha realizado
un estupendo trabajo de reconstrucción
de esa evolución vital e
intelectual. Utilizando las herramientas
teóricas que la sociología
de Pierre Bourdieu pone a nuestra
disposición y muy atento a la biografía
foucaultiana que Macey,
Eribon y Miller han esclarecido
ya con suficiente nitidez, Moreno
Pestaña, profesor de Filosofía en
la universidad de Cádiz, nos sitúa
en el primer Foucault, o mejor
aún, en un Foucault que aún no
ha llegado a ser él mismo, que
aún está convirtiéndose en un filósofo
y que tiene que transitar
por un universo académico y vital
cuyos senderos conviene conocer
con bastante exactitud para no
perderse. Foucault fue un burgués
hijo de médico y fueron sus padres
y su clase social los que decidieron
y facilitaron luego sus estudios
iniciales; fue su madre la
que eliminó de su camino los obstáculos
que podían entorpecer su
paso y fueron sus “contactos” los
que permitieron a Foucault ser
tan buen estudiante como se nos
presenta. La presión del padre,
empeñado en que su hijo repitiera
su carrera, provocaría una reacción
a la contra, pero no impediría
que Foucault ingresara en la
celebérrima Escuela Normal y
que allí el normalien adquiriera
todos los hábitos y tics culturales
exigibles a cualquier miembro de
esa privilegiada casta que son los
intelectuales. Allí, además de parecer
a veces un loco —intentó
suicidarse en varias ocasiones, se
autolesionó y atacó con un cuchillo
a un compañero, según nos
cuenta Eribon—, comenzó el trabajo
de conversión, la tarea de depuración.
Allí, en un mercado intelectual
saturado, había que elegir,
había que comenzar a soltar
lastre y adquirir nuevas habilidades,
había que asumir tradiciones
e impugnarlas, había que buscar
la originalidad sin caer en el esoterismo
y había que comenzar a
labrarse un futuro. Foucault pasó
por Hegel, por el comunismo y
por Nietzsche, aunque su principal
caballo de batalla en esos años
fue la psicología. O la crítica de la
psicología. Fue la elección entre
psicología y filosofía, con la victoria
final de esta última, lo que
más le costó decidir a un joven
brillante que aún tanteaba por
dónde avanzar. Husserl, Freud,
Canguilhem, Althusser, Politzer
son algunos de los nombres que
contribuyen a definir las posiciones
, a limitar las salidas. Y el caso
Lyssenko, claro, esa barbaridad
ideológica que sin embargo estimularía
ese fecundo trabajo foucaultiano
de vigilancia de fronteras.
José Luis Moreno Pestaña lee
los primeros escritos de Foucault
con auténtica perspicacia, con
una solvencia intelectual evidente.
La “desproporcionada” introducción
a Binswanger o Maladie
mentale et personnalité son escudriñadas
recuperando las influencias
—a menudo no confesadas
por Foucault— de los textos, sacando
a la luz sus estrategias para
destacar sus recursos estilísticos,
sus ajustes de cuentas y sus propósitos.
En este más que interesante
Convirtiéndose en Foucault
encontramos perfectamente trabadas
biografía, sociología y filosofía,
pues comprobamos cómo
los “genios” también tienen clase
social, también tienen problemas
íntimos que condicionan sus escritos
y, desde luego, valoran las
posibilidades de progresar en el
medio en el que se insertan. A
partir de su Historia de la locura
en la época clásica, libro que Moreno
Pestaña ya no aborda, podemos
hablar del Foucault filósofo,
pero para llegar allí, hasta conseguir
ser uno de los pensadores
que han marcado una época, Michel
Foucault tuvo que trabajar su
propia historia. Ese trabajo de
desbroce, ese encauzamiento, ese
esfuerzo por alcanzar la originalidad,
por insertarse en la tradición
correcta para rebasarla, es lo que
José Luis Moreno Pestaña nos
ofrece en esta minuciosa sociogénesis
foucaultiana.
ANTONIO GARCÍA VILA
Archipiélago / 77-78 220
OP. CIT.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

Un debate sobre capitalismo en Fort Apache

Un debate sobre capitalismo en Fort Apache con Pablo Iglesias, Manuel Monereo, Eduardo Garzón, Xabier Arrizabalao, Nines Maestro y yo.

El pueblo de Tebas se aburre de Creonte y Antígona

Sófocles contiene una filosofía profunda de la democracia, no cabe duda. En este blog se ha comentado el clásico de Bernard Knox y, entre los autores que uno frecuenta, Foucault y Castoriadis han promovido lecturas sugerentes sobre las enseñanzas democráticas del genio de Colono. La de Castoriadis resulta de especial interés, pues consigue invertir la espontánea apuesta “libertaria” por Antígona y a mostrarnos la razón que asiste a Creonte. Si la tragedia funciona como filosofía de la democracia es porque renuncia a un Eje del Mal y nos ahce comprender cómo el orgullo nos conduce a aquello que odiamos ser: es la lección de Edipo, prototipo de caudillo sinceramente democrático. Cualquier lector que se entretenga en Sófocles comprueba cómo los personajes se contradicen y ocupan posiciones muy distintas en una y otra réplica. Lo que los lleva a la tragedia es la rigidez, la falta de comprensión de que la verdad se les escapa, de que no pueden tener razón solos. De hecho, el mítico Teseo,…