Ir al contenido principal

Jean-Claude Combessie

Comment faire sortir le jeune homme de son ignorance ? Il a besoin d'avoir sous les yeux des exemples qu'il puisse honorer dans sa vie
Michel Foucault, hablando de la ética socrática


Jean-Claude Combessie fue un sociólogo francés, formado en letras clásicas y convertido en un especialista de la estadística. Miembro del Centre de sociologie européenne, profesor de la Universidad de París VIII, tuvo múltiples responsabilidades universitarias. Fue el autor de Au sud de Despeñaperros, un trabajo sociológico sobre los conflictos en un pueblo agrícola sevillano y del Método en sociología.

Conocí a Jean-Claude Combessie en agosto del año 2001, durante mi primera estancia en París y me puso en contacto con Enrique Martín Criado, uno de sus amigos más íntimos. Después conocí a personas que se habían formado con Jean-Claude, como Alicia Gutiérrez o Jean-François Gaspar (que hizo su DEA con él). Y también a maestros con los que compartía complicidad intelectual y personal como Michel Pialoux o Francine Muel-Dreyfus. En todos los casos se repite el mismo patrón: son personas humanamente sencillas y profesionalmente competentísimas. Las personas, en parte, se definen por la mejor de sus obras: la obra compartida con los demás, cuyo mejor rastro son sus amigos y sus discípulos (si son profesores).


Jean-Claude era un hombre inteligente, que juzgaba poco a los demás, que reía bien y mucho y que daba siempre buenos consejos cuando podía. Fue amigo de muchos, muchísimos, que llegábamos desde el Sur de Despeñaperros al Centre de sociologie européenne o al mundo universitario francés y a los que nos orientaba lo mejor posible. Con algo más de intimidad, Jean-Claude era también único. Nada borrará de mi memoria esas veladas maravillosas en casa de Jean-Claude en París, llenas de buen humor y de conversación sociológica, filosófica o psicoanalítica y, por supuesto, política.



Compartí con Jean-Claude un viaje a Colombia en 2009 en el que, ya muy enfermo, nos dio una lección de sociología y de seriedad profesional. Viéndole me vino a la cabeza la distancia entre este hombre y cierto tipo de universitario de la generación a la que pertenezco y al que espero no parecerme nunca, pero que sin embargo se encuentra promovido por la introducción del cálculo de rentabilidad en cada acción pedagógica o científica (estas no funcionan bien con la razón instrumental, pero la gente no se entera). Por mucho que se ponga uno sociológico y se diga que los procesos históricos son diferentes, que las condiciones institucionales de acceso a la virtud son básicas, que no se podía hacer de un sociólogo bourdisiano una lectura carismática, sentí admiración y deseo de emulación sano. Personas como Jean-Claude, que son una ética hecha gestos, nos permiten resistir al ambiente de concurrencia sin freno y su consecuente fullería intelectual y personal (ambas suelen ir juntas), que tan difícil vuelven la vida universitaria en particular y la vida en general.






Ayer me llegó un correo de Enrique Martín Criado, que tanto lo quería y a quien Jean-Claude tanto quería, en el que me notificaba su muerte. Imagino su dolor y el de quienes lo querían y admiraban, como Alicia Gutiérrez, Manolo Ríos, Francine Muel-Dreyfus, Michel Pialoux, por supuesto, su familia y, sobre todo, su compañera Christinne, sostén permanente hasta el final.

Hoy es un día importante porque mi hijo Manuel va por primera vez a la guardería. Cádiz está nublado y al dejar a Manuel he pensado en Jean-Claude. Su bella sonrisa de sabio estoico, tiernamente burlona, siempre acogedora, torneada con cada matiz (Jean-Claude pensaba a través de su sonrisa o, quizás, con su sonrisa) me seguirá acompañando.

Como decían los anarquistas españoles: que la tierra te sea leve.

PD: La foto, de un paraje que siempre quedará unido para mí a Jean-Claude, es de DPC [www.po-l.com/belogue] a quien agradezco su permiso.





Comentarios

manurioruiz@gmail.com ha dicho que…
Sabía de su estado y de la tristeza de sus cercanos. Hace más de cinco años que le vi por última vez: en mi lectura de tesis doctoral. En las vísperas, aún no siendo momentos de los más dialógicos que uno encuentra en su carrera, tuve la oportunidad de aprovechar varios ratos en los que mostró su identificación con partes de mi trabajo y (sobre todo) la profundidad de un saber ameno puesto al servicio de varias generaciones de sociólogos/as que encontraron en la experiencia y valores transitivos de Jean Claude un ejemplo de amor -inerte y libre-a la ciencia que (bien hecha) molesta.
Manuel Río, Sevilla.
Michel ha dicho que…
Ho conosciuto Jean-Claude nel 1994. Ed è grazie a lui che sono diventato sociologo.
Ho conosciuto l'onore della sua amizicia e l'ho considerato come un vero amico e un Maestro.
Era un maestro con le sue domande e i suoi silenzi e con i suoi gesti. L'amicizia è stata un elemento importante della sua vita. Perché innanzitutto è stato un Uomo. Ed è la cifra del suo essere un uomo, del suo esistere, che tutti quelli che l'hanno incontrato hanno riconosciuto in lui ed hanno amato.
bruno isetta ha dicho que…
Ho appreso soltanto in questi giorni la notizia della sua scomparsa.
Mi onoro di aver conosciuto Jean-Claude nel 1993 e di aver studiato e lavorato sotto la sua guida per molti anni. Anche per me è stato un autentico Amico e un grande Maestro. Dotato di un'intelligenza acutissima, possedeva una competenza e una cultura poliedriche, ma era una persona umile, aveva un senso del rispetto altrui e dell'amicizia come mai mi è capitato di vedere in un accademico.
Tutti coloro che l'hanno incontrato hanno ricevuto sempre moltissimo da lui.
Troppi sono gli accademici mediocri che vengono osannati in vita senza merito. Jean-Claude, invece, meriterebbe di essere onorato tra i veri MAESTRI.
Ciao Jean-Claude, Ti riccorderò sempre.
Con grande amicizia,
Bruno Isetta

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

El pueblo de Tebas se aburre de Creonte y Antígona

Sófocles contiene una filosofía profunda de la democracia, no cabe duda. En este blog se ha comentado el clásico de Bernard Knox y, entre los autores que uno frecuenta, Foucault y Castoriadis han promovido lecturas sugerentes sobre las enseñanzas democráticas del genio de Colono. La de Castoriadis resulta de especial interés, pues consigue invertir la espontánea apuesta “libertaria” por Antígona y a mostrarnos la razón que asiste a Creonte. Si la tragedia funciona como filosofía de la democracia es porque renuncia a un Eje del Mal y nos ahce comprender cómo el orgullo nos conduce a aquello que odiamos ser: es la lección de Edipo, prototipo de caudillo sinceramente democrático. Cualquier lector que se entretenga en Sófocles comprueba cómo los personajes se contradicen y ocupan posiciones muy distintas en una y otra réplica. Lo que los lleva a la tragedia es la rigidez, la falta de comprensión de que la verdad se les escapa, de que no pueden tener razón solos. De hecho, el mítico Teseo,…

La identidad de clase en los años de los significantes flotantes

(He aquí el comentario que se ha publicado hoy en la página web de Sinpermiso y a la que se puede acceder pinchando aquí)
Un libro debe juzgarse por los interlocutores que escoge. El trabajo de Ricardo Romero Laullón y de Arantxa Tirado Sánchez se esfuerza por establecer un diálogo con lectores no entrenados en las discusiones académicas. No resulta fácil porque el libro presenta sus argumentos invocando un doble registro. Por un lado, se encuentra la experiencia personal de los autores. Por otro, ambos son universitarios y recurren a argumentación teórica. Si hay algo que me escame de su trabajo es la saña, por cierto muy a la moda, con la que aborrecen la cultura académica, cultura sin la cual no hubieran podido escribir. Ciertamente, acuden a una lecturas quizá minoritarias pero no menos académicas. Como buen libro escrito a cuatro manos todas las hebras no se encuentran bien anudadas en el cáñamo del discurso y uno puede saltar de estados de la cuestión muy solventes a desahogos. M…