Ir al contenido principal

Lo que vi, sentí y pensé en una asamblea


Entre la falta de realismo y la desilusión debe existir un espacio, tenemos que construir un espacio, que es el único en el que merece la pena compartir. Evidentemente, están pasando cosas pero el lenguaje extasiado de muchos análisis no ayudan a comprender qué está pasando y qué se repite. Sol no es España, ni siquiera Madrid, y si hubiera una mínima etnografía -con cierto respeto a las reglas del oficio: diferentes puntos de vista, mirar las prácticas y no sólo los discursos- de qué sucede seguramente nos ofrecería una imagen muy distinta de lo que está sucediendo. Por desgracia, en España la izquierda intelectual está muy preparada para el comentario de textos y poco para la descripción empírica, con todo lo ricos ideológica y filosóficamente que hace a nuestros debates y todo lo estratoféricos que los vuelve.


Cuento lo que yo vi en Cádiz, brevemente (y con urgencia: mi familia y mi trabajo me requieren porque llevo unos días algo ausente), a la espera de poder construir un texto más razonado.

Había unas 200-300 personas y hablaban miembros de partidos, responsables de la concentración y alguna gente, crecida por su presencia en el espacio de la acampada (censo implícito de la vanguardia movilizada), para la que el autocontrol y el turno de palabra son rémoras. La falta de autoconciencia de la importancia de las formas era abrumador en un sector y preocupante para quienes defendemos una mejora sustancial de la democracia. Pensé que seguiré recomendando a Ortega a mis alumnos pese a lo mucho que me irrita a veces: "saltarse los trámites", los modales, es un desastre, tanto en el amor como en la política. Era difícil intervenir y el ambiente era angustioso para tomar la palabra: porque no se oía bien, por las constantes interrupciones de los moderadores y de algún especialista del chiste fácil (más Ortega: la disposición a reirse de todo es una tendencia hiperconservadora) y de la receta definitiva, jaleado por los aplausos. Nada grave: para algo estábamos en Cádiz.

Pero, aún así, la asamblea fue plural y era distinta al parlamento de extraparlamentarios en guerra permanente que he conocido a menudo. Había personas mayores -y de aspecto distinto a los uniformes básicos del radical - que se acercaban apoyando, y esfuerzo por argumentar en las intervenciones, pese a que el lenguaje en cuanto quería copiar la jerga patentada en los medios alternativos se volvía ininteligible (hasta para mí, que algo lo conozco). Las ideas de reforma democrática y defensa de las conquistas sociales se imponían, así como la crítica contundente del funcionamiento de los partidos políticos. Como mi inconsciente me traiciona en situaciones así, me parecía recordar algunas páginas de Hannah Arendt y la situación me conmovió profundamente. Pensé: algo nuevo está pasando.

Mucha gente, conté siete pero hubo más, enfadada con el tono ideológico del debate, llegaba y se iba. Suelen expresar su desilusión por internet según veo y es una pena, porque contribuirían a aumentar el principio de realidad, a ayudarnos a saber lo múltiples que somos y cómo cualquier cierre ideológico mutila el movimiento.

En cuanto se pierde el principio de realidad, la pulsión de muerte descarría al principio del placer. El espacio físico lo comienzan a ocupar los demonios de nuestra impotencia política, nuestra pobreza ideológica y nuestra limitación ética. Comienza la regresión acelerada a los hábitos de siempre. La siguiente asamblea transcurrió tras las reuniones de las comisiones, ya a las 10 y con mucha menos gente. Una sucesión de intervenciones contra "esta puta mierda" de democracia, los partidos y las elecciones, de intervenciones provocadoras, amenazó con acabar con el consenso de mínimos. Hasta que la hora y la circularidad del debate acabaron vaciando el espacio... Cuando los fantasmas de siempre abarrotan los espacios, las personas sobran. La arrogancia intelectual, el sectarismo marcado y, en mi opinión, la falta de cultura mínima (perdónenme la evaluación: pero qué poco se está a la altura de los tiempos y cuánto me preocupa en una Universidad, la de Cádiz, en la que tenemos a magníficos, no yo, filósofos políticos). Algunos defendían el consenso de mínimos con cada vez más dificultades. Fueron lo más esperanzador.

Personalmente, cuanto vi, me convenció de lo necesario y novedoso que es el movimiento, y el fardo tormentoso que representa el pasado inmediato. También me convenció de lo necesario que es el oficio de explicar filosofía... y defender los límites y también las virtudes de democracia representativa como algo que protege a los menos chulos, a las mujeres más que a los hombres (las mujeres hablaban mucho menos, evidentemente) y a los más matizados contra los censos ocultos de las asambleas: de clase, de género... fundamentalmente de género, con la selección que impone un extremismo viril y autocomplaciente.





Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

El pueblo de Tebas se aburre de Creonte y Antígona

Sófocles contiene una filosofía profunda de la democracia, no cabe duda. En este blog se ha comentado el clásico de Bernard Knox y, entre los autores que uno frecuenta, Foucault y Castoriadis han promovido lecturas sugerentes sobre las enseñanzas democráticas del genio de Colono. La de Castoriadis resulta de especial interés, pues consigue invertir la espontánea apuesta “libertaria” por Antígona y a mostrarnos la razón que asiste a Creonte. Si la tragedia funciona como filosofía de la democracia es porque renuncia a un Eje del Mal y nos ahce comprender cómo el orgullo nos conduce a aquello que odiamos ser: es la lección de Edipo, prototipo de caudillo sinceramente democrático. Cualquier lector que se entretenga en Sófocles comprueba cómo los personajes se contradicen y ocupan posiciones muy distintas en una y otra réplica. Lo que los lleva a la tragedia es la rigidez, la falta de comprensión de que la verdad se les escapa, de que no pueden tener razón solos. De hecho, el mítico Teseo,…

La identidad de clase en los años de los significantes flotantes

(He aquí el comentario que se ha publicado hoy en la página web de Sinpermiso y a la que se puede acceder pinchando aquí)
Un libro debe juzgarse por los interlocutores que escoge. El trabajo de Ricardo Romero Laullón y de Arantxa Tirado Sánchez se esfuerza por establecer un diálogo con lectores no entrenados en las discusiones académicas. No resulta fácil porque el libro presenta sus argumentos invocando un doble registro. Por un lado, se encuentra la experiencia personal de los autores. Por otro, ambos son universitarios y recurren a argumentación teórica. Si hay algo que me escame de su trabajo es la saña, por cierto muy a la moda, con la que aborrecen la cultura académica, cultura sin la cual no hubieran podido escribir. Ciertamente, acuden a una lecturas quizá minoritarias pero no menos académicas. Como buen libro escrito a cuatro manos todas las hebras no se encuentran bien anudadas en el cáñamo del discurso y uno puede saltar de estados de la cuestión muy solventes a desahogos. M…