Ir al contenido principal

Viva el movimiento, abajo las almas bellas

El movimiento no debe dar pábulo al populismo, que suele encantarle a quienes buscan titulares en la prensa y el aplauso, o al menos la comprensión, de los comentaristas, incluso de los más reaccionarios. Todos no son iguales: Tere de Ia en Cádiz es una muchacha noble, inteligente y luchadora (o Terrada de Iu es un buen tipo, con buenas ideas... y que además ofició mi boda en el ayuntamiento: ¡un respeto!); mi amigo Seba, de Iu en Linares, es machadianamente bueno, estudia mucho, es capaz de agrupar gente y de resolver, con principios pero con sabiduría, las contradicciones que estancan los procesos: un político como la copa de un pino.


Todos son seres humanos, tienen ángulos discutibles, como cada uno de nosotros, pero ninguno de ellos es un corrupto y ojalá se labren un futuro en política (pero no sólo en ella, porque si no se acabará notando para mal) porque los necesitamos: saben de la mayoría de los problemas políticos más que nosotros, saben cómo hacer habitables los lugares compartidos, saben replegarse y seguir aguantando cuando vienen mal dadas.

Ningún partido (y menos ninguno de estos) merece recoger a un movimiento, pero igual que el virus de los partidos son los burócratas y los sectarios (los primeros sobre todo en la izquierda institucional, los segundos sobre todo en la radical), el de los movimientos es el sueño de poner el contador a cero, la idea de que es posible hacer tabla rasa de todo. Y en ese entorno proliferan los narcisistas (no por carácter, las relaciones densas generan narcisismo y atraen a aventureros e iluminados, igual que la política institucional atrae a demagogos y serviles) que en un mes comienzan a comportarse como estrellas del rock y que, no tan paradójicamente, encuentran en un discurso indefinido y de fundamentos severísimos, un medio para caer bien a todo el mundo y ampliar su capital social. La industria mediática y cultural, los departamentos universitarios menos exigentes, tienen lugares para ellos, para contarles lo excepcionales que son y ellos jugar a mantener su singularidad mientras con su imagen sirven a nuevos amos... en poco tiempo, suelen acabar en las más podridas de las instituciones. Podemos poner ejemplos, puedo contar experiencias. Pero ya se sabe, no hace falta.

Debe ser un movimiento que atienda a los contextos concretos y que huya del mimetismo. ¡Evitemos el efecto Lavapiés!: en la Puerta del Sol se pueden hacer acciones que son ridículas en la Plaza del Palillero en Cádiz. Debe ser un movimiento en el que participe personas que tienen trabajo, familia y que no pueden dejarlo todo para vivir fuera del mundo. No puede creerse que la única movilización que vale la pena es la que imaginan, y en alguna medida practican, ciertas elites (o ciertas avanzadillas, o ciertas personas preclaras, que no lo digo con desdén) de los movimientos, con enorme visibilidad mediática (debido al madrileñismo sonrojante de la izquierda periodística), a los que otros, por dominación cultural, intentan copiar el lenguaje, las medidas de movilización y hasta el aspecto físico y la dicción. Ése es un problema viejo que ya ha hecho muchísimo daño.
El movimiento debe definirse. Podemos definirnos con ideas básicas, que no requieren ningún credo, pero sí unos mínimos: intervención del sistema bancario, subida radical del salario mínimo interprofesional, listas abiertas, ley contra la corrupción política, reforma del sistema impositivo, control del movimiento de capitales. Debe ser un movimiento político, sin traducción partidaria concreta. La política es más que los partidos, estos ni pueden ni deben agotarla, pero necesita mirar a los partidos sin definirse por ninguno, lanzando exigencias a todos: si creéis en la democracia y sois coherentes debéis decirnos por qué no hacéis tales y tales cosas, por qué no asumís tales y tales posiciones.

Una victoria masiva del Pp es la victoria de la corrupción y de los amigos del peor capitalismo, en poco tiempo pondrán su legitimidad electoral para criminalizar al movimiento. El Pp no es igual que el Psoe ni Rajoy igual que Zapatero (ni Rajoy igual que Camps o Aguirre): aunque sea por diferencias de matiz, hay que articular diferencias. Zapatero ha tenido momentos de presidente de centro izquierda, algo que no veíamos desde la II República Española. Jean Guitton (maestro de Althusser) decía: si todo es rosa, nada es rosa. Esa es la manera de pensar de la depresión y del resentimiento... o de la degeneración política: Carlos Herreras disfrazados de Savonarolas, fascistas o estalinistas emboscados.

Vivir los acontecimientos debe conjugarse con preparar prudencialmente escenarios futuros. Pensar en los males posibles, en los peores, explicaban los estoicos, es la manera de volverte resistente contra ellos, de evitar que te hundan. Ser conscientes de nuestros posibles derrapes solo desanima a las almas bellas que pasan de la exaltación al abandono nihilista, de satisfacerse con los amaneceres radiantes a lanzarse al fango con la conciencia anestesiada pensando que, como nada es impoluto, todo está igualmente sucio. Que se desanimen y cuanto antes mejor. Viva el movimiento.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Homenaje a Gustavo Bueno

HOMENAJE A GUSTAVO BUENO UNED, Sala 1 b, Facultad de Económicas, Paseo Senda del Rey nº 11, Madrid, 28040
19 y 20 de Octubre de 2017
                         PROGRAMA JUEVES, 19 DE OCTUBRE 16,30 H INAUGURACIÓN: Francisco José Martínez, Catedrático de Metafísica de la UNED 16,45 F.J. Martínez: “Ontología y política en la obra de G. Bueno” 18 Aida Míguez, Investigadora HERCRITICA, UNED “’Poetas’ y ‘Filósofos’” 19,15 Descanso 19,30 Fernando Pérez Herranz, Profesor Titular, Universidad de Alicante "El contexto determinante. Entre el realismo y el nominalismo"

VIERNES, 2 DE OCTUBRE 9,30 Pedro Insúa, Profesor de Filosofía, Madrid "Tres fuentes y partes determinantes del Materialismo Filosófico de Gustavo Bueno". 10,45 Atilana Guerrero, Profesora de Filosofía, Madrid "España como Idea".
12 Descanso
12,15 P. González Cuevas, Profesor Titular Ciencias Políticas, UNED “Gustavo Bueno: contra la izquierda moral y la razón cínica”.
14 Comida
16 Gustavo Bueno en Asturi…

En Twitter gana Cleón

En el año 428 a.n.e., en plena conflagración del Peloponeso, Mitilene intentó pasarse al lado espartano y apoderarse de Lesbos.  Una flota ateniense, comandada por el general Paques, controló la ciudad. Reunida la asamblea del pueblo, e indignada con la traición, debía decidir qué hacer con los habitantes de Mitilene. Vimos aparecer en ella a Cleón, el famoso demagogo, que abogó, con el apoyo mayoritario, por un castigo consistente en matar a todos cuantos podían portar un arma.  Pasadas las horas hubo quien consideró el castigo excesivo y consiguió una nueva reunión de la asamblea. Al día siguiente Cleón abrió la asamblea y enfurruñado reprendió a los atenienses: vosotros ejemplificáis con vuestro comportamiento que las democracias no saben defenderse y así nunca resistiremos a los espartanos que son implacables. Con vuestros actos demostráis que no sabéis ser una potencia y que merecéis que todos se burlen de vosotros. Parad ya de discursos y enfrentaos la realidad brutal de la guerra…

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…