Ir al contenido principal

Vivan los Partidos


La manifestación del domingo muestra que es posible salir de la práctica política habitual de la izquierda que consiste a) Movilizarse para las elecciones y pedir el apoyo al aparato contra otros aparatos o enrolar a los profanos, lo que es peor, en peleas internas del aparato sin significado alguno para quien no vive de y en el aparato b) Movilizarse para engrosar microgrupos, que se disputan un microespacio político con otros microgrupos y que se vacían de gente, en rotación endemoniada, con la misma facilidad con la que se llenan. Algo tendrá que hacer la izquierda institucional si quiere tener adherentes y militantes con ideas y no profesionales de la escalada, que aplican en sus carreras y sus organizaciones técnicas de gestión del management y que vacían la actividad política de todo sentido que no sea la búsqueda del poder. Algún día tendrá que enterarse la ultraizquierda de que el poder existe en todas partes, también en los microgrupos basados en la separación sectaria de los militantes de la vida normal mediante la inflación de actividades y la supervisión de directores de conciencia que vigilan la contaminación exterior.

O no. Quién sabe. Todo puede ir a peor. Y es malo porque necesitamos a los partidos.

Porque una movilización como la del domingo no se sostiene sin partidos políticos, desde la izquierda socialdemócrata a la izquierda radical, que la cultiven, la amplíen y llegado el momento la retraduzcan en medidas políticas. Alguien en la manifestación, intentando demostrarnos a todos que él (ellos) eran "los que más" (los más coherentes, los más duros... llevo años viendo los mismos gestos vacíos), gritaba "el pueblo unido funciona sin partidos". No saben hasta qué punto reproducen la ideología franquista de la democracia orgánica. El pueblo no existe (existen clases, capas, grupos con intereses difíciles de congeniar cuando no antagónicos) y si existe no está ni debe estar unido ni disciplinado por asambleas constantes e interminables, donde a menudo no se impone el mejor argumento sino la violencia simbólica, la demagogia o una clique preparada para la manipulación. Por eso son necesarios los partidos porque permiten concretar las diferencias, sumar los acuerdos, y expresarlas como acciones políticas, esto es, no como expresión de uno mismo, no como manera de distinción en entornos reducidos, sino como acciones que, aplicables, inciden en la vida de una comunidad a nivel político y económico. Necesitamos ideas políticas con las que disputar la hegemonía a la derecha, partidos y dirigentes (pero que no sean eternos y faciliten la renovación) para precisarlas y defenderlas en los órganos de poder... y personas, todos los que no vivimos de ni para la política (pero consideramos que es muy digno hacerlo de una cierta manera, igual que cualquier actividad) que no se resignen a la degradación del espacio público. La base del pensamiento republicano, desde Grecia y Roma, es que ninguna vida merece considerarse digna sin dedicación a los asuntos públicos, pero que es sospechoso quien solo vive en los asuntos públicos. Vivan los partidos que, por suerte, nos recuerdan que somos una parte y no el todo de un mundo común, que siempre nos sobrepasa.



Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

El pueblo de Tebas se aburre de Creonte y Antígona

Sófocles contiene una filosofía profunda de la democracia, no cabe duda. En este blog se ha comentado el clásico de Bernard Knox y, entre los autores que uno frecuenta, Foucault y Castoriadis han promovido lecturas sugerentes sobre las enseñanzas democráticas del genio de Colono. La de Castoriadis resulta de especial interés, pues consigue invertir la espontánea apuesta “libertaria” por Antígona y a mostrarnos la razón que asiste a Creonte. Si la tragedia funciona como filosofía de la democracia es porque renuncia a un Eje del Mal y nos ahce comprender cómo el orgullo nos conduce a aquello que odiamos ser: es la lección de Edipo, prototipo de caudillo sinceramente democrático. Cualquier lector que se entretenga en Sófocles comprueba cómo los personajes se contradicen y ocupan posiciones muy distintas en una y otra réplica. Lo que los lleva a la tragedia es la rigidez, la falta de comprensión de que la verdad se les escapa, de que no pueden tener razón solos. De hecho, el mítico Teseo,…

La identidad de clase en los años de los significantes flotantes

(He aquí el comentario que se ha publicado hoy en la página web de Sinpermiso y a la que se puede acceder pinchando aquí)
Un libro debe juzgarse por los interlocutores que escoge. El trabajo de Ricardo Romero Laullón y de Arantxa Tirado Sánchez se esfuerza por establecer un diálogo con lectores no entrenados en las discusiones académicas. No resulta fácil porque el libro presenta sus argumentos invocando un doble registro. Por un lado, se encuentra la experiencia personal de los autores. Por otro, ambos son universitarios y recurren a argumentación teórica. Si hay algo que me escame de su trabajo es la saña, por cierto muy a la moda, con la que aborrecen la cultura académica, cultura sin la cual no hubieran podido escribir. Ciertamente, acuden a una lecturas quizá minoritarias pero no menos académicas. Como buen libro escrito a cuatro manos todas las hebras no se encuentran bien anudadas en el cáñamo del discurso y uno puede saltar de estados de la cuestión muy solventes a desahogos. M…