Ir al contenido principal

La sociología como montaje cinematográfico



Este libro se interroga por las condiciones empíricas de la investigación cualitativa, a partir de una idea básica: no son distintas de la investigación cuantitativa. Ambas deben confrontarse a una doble interrogación en la que juegan tres elementos. Comencemos por estos: la investigación cualitativa presume hablar de lo real, porque cualquier científico social propone, claramente o no, un pacto realista a su lector. Para lo cual, segundo componente, debe producir datos y lo hace suponiendo que sus técnicas cualitativas son las apropiadas —podría haber otras— o que no se podía o valía la pena recurrir a técnicas cuantitativas. El tercer componente es el de la interpretación de los datos.

Esa diferenciación de elementos ya nos permite desgajar las teorías empíricas de la escolástica, es decir de aquellas teorías formuladas sobre otras teorías. Y ello, aquí se encuentra la clave, sin interrogarse un segundo acerca de si se apoyan en datos, si estos tienen algo que ver con lo real y si existen interpretaciones alternativas. Las teorías sobre teorías pueden valer como instrumento de cohesión de grupo —los idiolectos son básicos en el cemento de identidades— y, en los mejores casos, de exhibición literaria pero no pueden ser discutidas con la argumentación científica. Algo que sí pueden pretender las investigaciones cualitativas: siempre y cuando demuestren que sus datos se compadecen con lo real y que las teorías que los interpretan eran las mejores disponibles. 

Olivier de Sardan propone así coordenadas fundamentales para clarificar qué significa debatir en ciencias sociales. También para diferenciar planos en el conocimiento producido por las ciencias sociales; pues datos interesantes y vinculados con el mundo pueden mostrarse con una teoría inapropiada; al contrario, una teoría no se deslegitima por acompañar datos mal producidos. Los ejes de la calidad en ciencias sociales son dos —calidad de los datos y calidad de la interpretación— y no siempre coinciden.

Esa dificultad para satisfacer ambos ejes tiene que ver con el registro específico del mundo. Observar, explica Olivier de Sardan, significa que la secuencia investigada podría haberse grabado en video —aunque no se haya hecho: lo importante es que eso nos indica que se habla de algo que aconteció. Mas cualquier escena del mundo social puede depender de secuencias temporales que quedan fuera de la capacidad del observador: nunca accederemos a la vinculación completa de hechos desde los cuales queden claras las imputaciones causales. Una descripción nos permite comprender situaciones o ilustrar teorías. En ambos casos siempre se comunica con otros acontecimientos, lejanos en el tiempo y en el espacio. Igual que en el cine, la verdad sociológica es un montaje: resulta de acoplar planos registrados en diferentes momentos. Un montaje no es una invención: es una creación construida sobre lo real, y no sobre la exclusiva especulación: de lo que se trata es de defender qué hace a tal montaje el mejor posible —teniendo en cuenta la realidad que describe, los datos que produce y la manera en los organiza—.

Así, un buen trabajo siempre se moverá entre la sobre y la subinterpretación. La segunda, consistente en dejar a los datos hablar por sí mismos, siempre es más benigna ya que, insiste Olivier de Sardan, es un momento siempre fecundo en la investigación. La sobreinterpretación se acarrea con un exceso de una actividad necesaria, la clarificación teórica. La sobreinterpretación suele manifestarse mediante la reducción obsesiva a factores únicos y al intento de volver coherente todos los datos. Ninguna investigación puede prescindir de la imputación causal ni de la apuesta por volver lógico el mundo; mas hay un camino en el que se descarría en especulación metafísica, aunque sea exhibiendo datos. 


Ese ansia morbosa de coherencia (que siempre tiene algo de morboso, también epistemológicamente) puede evitarse. Para lo cual se necesita una disciplina argumentativa. Discutir en ciencias sociales no es debatir sobre obras y escuelas o pensadores: es debatir sobre datos producidos, realidades referidas y tentativas de interpretación. En ese debate cabe sospechar de quien jamás presenta contraejemplos de sus argumentos fundamentales. Hablaría como si no trabajase con montajes sociológicos sobre el mundo sino con una fabuloso espejo de la naturaleza. Olivier de Sardan se reclama de la epistemología de Jean-Claude Passeron, aunque su clarificación de los dilemas empíricos en ciencias sociales ayuda poderosamente a definir una teoría de los enunciados observarcionales como la propuesta por Neurath

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los abrigos cambiados

Abraham Lincoln contaba cómo una vez contempló la pelea de dos borrachines y que, cuando terminó, salieron cada uno con el abrigo del otro. A menudo la política es así, y consiste en conflictos en los que nos ponemos ebrios y acabamos abrigándonos en lo que detestamos de nuestro adversario.
Introducir algo de claridad supone pensar en lo que vemos y en aquello que el otro ve. Evidentemente, la ebriedad y la ceguera ocurren porque miramos de modo tremendamente selectivo. Así ocurre, por ejemplo, en nuestro problema nacional español. Donde el partidario de la unidad detecta egoísmo injustificado de ricos, el de la secesión solo percibe un derecho democrático evidente: no se puede estar juntos a la fuerza. Y donde el partidario de la secesión denuncia la violencia estatal, el de la unidad recuerda la protección de las personas silenciadas por el nacionalismo. Personas cuyos votos no se cuentan, cuyas manifestaciones se empequeñecen y cuya identidad nacional se reduce a simple residuo colo…

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

Didáctica ciudadana: la vida política en las plazas. Etnografía del movimiento 15M

Acaba de publicarse la obra de Adriana Razquin Mangado Didáctica ciudadana: la vida política en las plazas. Etnografía del movimiento 15M, dentro de la colección Antropología y estudios culturales de la Editorial de la Universidad de Granada. Sin duda, el trabajo más ambicioso de etnografía de las asambleas, unido a una reconstrucción documentada del origen del 15M. Ojalá esta obra tenga una recepción -académica y política- a la altura de sus grandes cualidades. Mucho puede aprenderse no solo de una etnografía realizada con mimo y cruzando fuentes, sino también de las innovaciones -reconstruidas en términos de culturas prácticas- que permitieron sobrevivir -y también pusieron en tensión- a las asambleas. Las asambleas, por paradójico que pueda resultar, han sido objeto de escasas reconstrucciones sociológicas complejas. Su nacimiento y desaparición suelen saldarse con imágenes biológicas (efusividad y agotamiento), meteorológicas (igual que aseveraba Spengler sobre la filosofía griega…