Ir al contenido principal

Ética de la responsabilidad


Diversos amigos están tomando posiciones políticas en cuestiones de política universitaria (se avecinan las elecciones a rector) y de política más general. Comenzaré hablando de los segundos.
Filósofo de orientación analítica, conocedor profundo de la obra de Manuel Sacristán (un día habrá que exigirle que termine y publique un trabajo excelente sobre el filósofo) y profesor de historia en un instituto, mi amigo Sebastián Martínez Solás (en la foto rodeado de chicas) es, además, militante de IU y del PCE. Ahora se presenta como candidato a la alcaldía de Linares y, yo, que tantas veces he votado a quien no quería, no voy a poder votarlo (por lo demás, votaré en Cádiz a alguien a quien me apetece votar). Pero sí quisiera decir algunas cosas sobre él. Sebastián –con quien compartí mis estudios- es una persona inteligente y divertida, buen hedonista (como nos corresponde a todo miembro de la piara de Epicuro) y con un alma sensible y profunda. Verlo de candidato me sorprende un poco y sobre todo me da miedo: a un amigo a quien se quiere nadie le desea los golpes bajos que forman parte de la vida pública. Pero
Sebastián también me produce admiración. Su decisión de ser candidato se produjo en medio de una de esas peleas políticas que nadie, excepto los profesionales, entiende pero que son una norma en las organizaciones pequeñas. Se enfrentaban en ella, aquellos que no saben militar rutinizando su carisma (y necesitan por tanto continuos gestos de discontinuidad profética) y aquellos que imaginan que el cemento de una comunidad política moderna puede sostenerse con la aplicación de normas. En ese contexto, donde una inflación de convencimientos impedía la vida común, Sebastián supo romper con la insoportable ética de la convicción (cuya acción se funda en la sumisión a unos valores absolutos) y asumir los dictados de la ética de la responsabilidad (que juzga sin pasión los medios con los que lograr los valores que verdaderamente apasionan) y también sus costes. Y ahí está, alguien que nunca fue un profesional de la política, que razona demasiado bien para hacerlo rápido y tramposo, que tiene como uno de sus principios vitales la lealtad, luchando por llevar las ideas de izquierdas al ayuntamiento de Linares. Sólo con gente como él Izquierda Unida puede sobrevivir, la izquierda de izquierdas (que diría Bourdieu) puede salir del aristocratismo sectario (algo que el habitus racionalista y bonvivant de Sebas detesta: es algo que admiro mucho en él) y, aunque eso es menos importante para el resto pero no para Seba y para mí, la vida política puede convertirse en un modo digno de realizar, de un modo en que la ironía corrija pero no mate la fe, la vocación filosófica.
Dejo aquí una entrevista en la que el candidato señala algunas de sus líneas de actuación. Que la fuerza le acompañe, Sebas.

ENTREVISTA
Sebastián Martínez Solás. Candidato por IU a la alcaldía de Linares.


“Estamos preparados para gobernar”


Hace algunos números entrevistábamos a Sebastián Martínez recién elegido candidato a la alcaldía por IU. Han pasado los meses, ya están aquí las elecciones y hemos decidido tomar el pulso a nuestro candidato, que afronta la campaña con optimismo y convencido de que IU tendrá mucho que decir en la próxima legislatura.

La Hoja: Después de varios meses “ejerciendo” de candidato, ¿En qué condiciones crees que llega IU a la campaña electoral?

Respuesta: Creo que llegamos a la campaña en buenas condiciones. Si bien durante varios meses hemos estado haciendo una dura crítica al equipo de gobierno municipal, no sólo legítima, sino políticamente necesaria, en las últimas semanas las personas que vamos en la candidatura estamos apareciendo en positivo, como una fuerza de gobierno municipal, concretando nuestras propuestas. En la próxima legislatura IU debe destacar, en el gobierno o en la oposición, como una fuerza política determinante en el Ayuntamiento de Linares, tomando la iniciativa en lo que se refiere a las propuestas.

L.H.: Pero, ¿qué tónica va a marcar el discurso de IU durante la campaña?

R: La de una fuerza alternativa de gobierno municipal. Decididamente, estamos preparados para gobernar. IU debe ser una formación política que combine la definición de un proyecto alternativo a la sociedad existente (básicamente injusta y con grandes desigualdades), con la capacidad de gestión y gobierno, particularmente en los ayuntamientos, impulsando políticas que beneficien claramente a la mayoría de los ciudadanos y ciudadanas. Esto, que ya es una realidad en muchos municipios, podría serlo también en Linares.

L.H.: ¿Cuáles son, a tu juicio, las claves de esta campaña?

R: Creo que las claves hay que entenderlas en dos niveles: el global y el local. Para bien o para mal, la política estatal marcará la campaña. Si bien la gente, en ocasiones, no vota de la misma forma en las elecciones municipales que en otras, vamos a asistir durante toda la campaña a un bombardeo mediático en clave de política nacional. La situación de crispación a la que el PP está llevando a la política española con sus maniobras de intoxicación y manipulación de la opinión pública puede polarizar la campaña y acentuar el bipartidismo. Espero, no obstante que esto no despiste a la gente y que los ciudadanos y ciudadanas sean conscientes de que lo que se juegan es quién va a gestionar sus intereses en su pueblo o ciudad, y no ninguna otra cosa.
En cuanto a las claves a nivel local, pienso que por las características e idiosincrasia de Linares, el PP lo tiene muy difícil. Así que creo que ha llegado la hora de un giro social en la política municipal; un giro a la izquierda que sólo puede venir de la mano de IU. El PSOE puede sufrir un desgaste importante por algunas cuestiones concretas como el Campus, la pérdida de Trabajo Social, la especulación urbanística, el déficit democrático que últimamente sufre este Ayuntamiento, etc. Creo, por tanto, que se dan circunstancias para movilizar el voto ideológico en estas elecciones, así que yo voy a pedir al votante de Linares que se considere de izquierdas que el próximo 27 de mayo de su apoyo a IU. Si lo hace, le garantizo que no saldrá decepcionado.

L.H.: En ocasiones, y la vez que presentabais propuestas del programa, has hablado de recuperar las “señas de identidad de Linares”. ¿A qué te referías exactamente?

R: En la última década IU ha centrado su discurso político en Linares en tres pilares fundamentales que debían marcar el proyecto estratégico para la ciudad: Industria, Comercio y Universidad. Creo que este esquema sigue siendo, en general, acertado. Lo que ocurre es que dada la evolución social y política que hemos vivido puede que en breve, y si no espabilamos, nos veamos sin proyecto estratégico y defendiendo con uñas y dientes los restos del naufragio. Vamos por partes: Andalucía está sufriendo un proceso de deslocalización de empresas y de desindustrialización salvaje (véase Delphi), que de momento sólo ha afectado parcialmente a Linares (esperemos que siga siendo así), pero que debe mantenernos bien alerta de cara al futuro; las grandes superficies comerciales y las franquicias están ganado la partida al comercio tradicional; hemos perdido la Escuela de Trabajo Social (hecho sin precedentes en ninguna otra ciudad de España) y no sabemos a ciencia cierta qué va a pasar con el Campus Universitario. Estas tres “señas de identidad” no se encuentran, por tanto, tan perfiladas como hace unos años y hay mucho por hacer con respecto ellas.
Por otro lado, en esta pregunta no tengo más remedio que hablar de cultura. Linares siempre ha sido una ciudad inconformista, reivindicativa; una ciudad industrial con fuerte implantación del movimiento sindical y vecinal, de las ideas progresistas, de la cultura popular; una ciudad con una tradición universitaria de más de cien años que hoy se encuentra en peligro; una ciudad con un patrimonio histórico-cultural forjado desde los tiempos de Aníbal hasta su esplendor minero, ninguneado por las distintas administraciones; una ciudad abierta a todas y a todos aquellos que un día llegaron, y que llegarán en busca de una ciudad próspera y acogedora. Yo no veo que la mayoría de las manifestaciones que dominan el mundo cultural en Linares, todas ellas muy respetables, reflejen esta realidad de nuestra ciudad. Creo que necesitamos un nuevo proyecto cultural que sepa combinar lo clásico con lo alternativo y lo popular. Linares necesita “otro aire”. No quisiera que nuestra ciudad acabara siendo muy “progresista” en lo político, pero muy reaccionaria en lo social y cultural.

L.H.: ¿Qué dirías a nuestros lectores para finalizar?

R: Que lean nuestro programa, donde se concretan nuestras propuestas. Que hablen con nosotros/as, que nos conozcan y, si creen que vale la pena, que nos apoyen el 27 de mayo. Como ya dije antes, nos comprometemos a no decepcionarles.

Comentarios

Estamos investigando CAMPAÑAS ELECTORALES SUCIAS en Internet y agradeceríamos noticias, referencias y contactos útiles para lo que se plantea en http://www.cita.es/alerta
http://www.cita.es/electoral
lo comunicado a la Junta Electoral Central http://www.cita.es/apedanica/elecciones
y http://miguelgallardo.es/alerta/electoral

Un saludo cordial, desde Madrid.
http://miguelgallardo.es
buho ha dicho que…
Me resulta sorprendente que un "filósofo de orientación analítica" se implique en política local, ni aún menos en política general, con lo que esta cayendo ahora en este país. Claro que en Atenas al que no se implicaba lo desterraban, pero no son las mismas
circunstancias.
"un espectador desinteresado"

Entradas populares de este blog

Una entrevista sobre Pierre Bourdieu con Enrique Carretero

El último número de la revista Tempos novos publica una entrevista acerca de Bourdieu que me hizo el profesor Enrique Carretero, dentro de un especial dedicado al gran sociólogo. He aquí la versión extensa y en castellano de la misma.

1. ¿En qué medida las circunstancias biográficas e históricas han incidido en la configuración de la línea de pensamiento auspiciada por Pierre Bourdieu? Es difícil responder ya que no tenemos una buena biografía sobre Bourdieu y sobre la complejidad de sus redes de influencia. En lo que concierne a Bourdieu mismo, siempre insistió mucho en la importancia de su experiencia de ascenso social y su relativa incomodidad con el medio intelectual. Esa incomodidad se muestra en su importantísimo trabajo de sociología de los intelectuales y de las producciones culturales, donde al lado de un utilización brillante de herramientas procedentes de Durkheim, Weber o Marx se encuentran preguntas, inflexiones en el análisis o descripciones que testimonian cuanto se veía …

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

El pueblo de Tebas se aburre de Creonte y Antígona

Sófocles contiene una filosofía profunda de la democracia, no cabe duda. En este blog se ha comentado el clásico de Bernard Knox y, entre los autores que uno frecuenta, Foucault y Castoriadis han promovido lecturas sugerentes sobre las enseñanzas democráticas del genio de Colono. La de Castoriadis resulta de especial interés, pues consigue invertir la espontánea apuesta “libertaria” por Antígona y a mostrarnos la razón que asiste a Creonte. Si la tragedia funciona como filosofía de la democracia es porque renuncia a un Eje del Mal y nos ahce comprender cómo el orgullo nos conduce a aquello que odiamos ser: es la lección de Edipo, prototipo de caudillo sinceramente democrático. Cualquier lector que se entretenga en Sófocles comprueba cómo los personajes se contradicen y ocupan posiciones muy distintas en una y otra réplica. Lo que los lleva a la tragedia es la rigidez, la falta de comprensión de que la verdad se les escapa, de que no pueden tener razón solos. De hecho, el mítico Teseo,…