Ir al contenido principal

De "lo personal es político" a lo político es (mi vida) personal


Una de las características más curiosas de una fracción (sólo lo digo una vez: muy minoritaria, pero existente) del feminismo universitario (en el que yo, modestamente, también me encuadro) consiste en el deslizamiento semántico que se ha producido del “lo personal es político” (es decir, la vida personal reproduce, activa y modifica relaciones sociales de poder) a un, no enunciado, pero practicado “lo político es lo personal”. Consiste en convertir la teoría social en pura exposición, apenas eufemizada intelectualmente, de los avatares de la vida privada. Muchos proyectos de tesis, artículos, libros y, no digamos conferencias, son actos de autopresentación, en ocasiones, más cercanos de la lógica de la performance, que del trabajo, no ya científico, sino intelectual. Si me inquieta la comida, porque no quiero engordar, hablo de la comida y digo que, bueno, que por estética y salud, las mujeres controlan su corpulencia, si es mi vida sentimental, expongo, citando a las autoridades teóricas competentes, la última querella con mi chico o mi chica, si la vida sexual me revela su contorno oscuro, y me demuestra que el cuerpo libidinal no es algo que se pueda mangonear y dirigir fácilmente pues, nada, a reivindicar que el poder es sexy, ambiguo, confuso, indefinido, capilar, obsceno, atractivo, sugerente... ¿Reivindicación epistemológica de la calidad del discurso? ¿Para qué se quiere? Como dijo el exteniente de las SS Paul K. Feyerabend, la ciencia es un poder y, en el fondo, nadie sale de sí mismo cuando formula sus teorías. Eso sí, cuando se trata de excluir a concurrentes –por ejemplo a hombres que trabajen sobre temas de género-, sí hay una experiencia buena y una mala: la buena es la femenina y la mala la masculina. Como si para estudiar geología hubiera que ser piedra.
Ha tenido que ser la maravillosa (quien crea que exagero que lea cualquiera de sus libros) filósofa Martha Nussbaum la que ha ajustado las cuentas a una representante de ese tipo de feminismo y es un honor para la flamante revista Sin Permiso (nº 2, 2007) permitir al lector castellano acceder a “La parodia académica de Judith Butler: el feminismo exige más y las mujeres merecen algo mejor”. Según Butler, señala Nussbaum, “todos erotizamos las estructuras de poder que nos oprimen” así que “sólo podemos encontrar placer sexual dentro de esos confines. Quizás, explica Nussbaum, por esta misma razón prefiere los actos sexys de subversión paródica a la grávida perspectiva del cambio institucional”. Nussbaum concluye que de ese modo, sólo se ensalza una experiencia de clase (media, universitaria) y se convierten las cuitas vitales de las privilegiadas en los únicos objetos legítimos de investigación. Es verdad: llevo años en un programa de doctorado que se reclama del feminismo y no he visto todavía una tesis sobre las mujeres y el mundo del trabajo.
Simone de Beauvoir tenía páginas durísimas sobre la imposibilidad de las mujeres de no hablar de otra cosa que de ellas mismas y de cuánto reproducía las estructuras de poder esa especialización en los sentimientos y la propia experiencia. ¿Pero quién lee hoy a la gran pensadora francesa, además de para enterarse y contarnos los chismes de su vida afectiva? Tendrían que ponerla obligatoria en los programas de ciencias sociales: por filósofa y por feminista. Ayudaría a mejorar las condiciones de discusión en un ambiente académico que, y no en lo mucho bueno que de allí viene y puede venir, se americaniza.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
En esta ocasion he de decir que estoy muy de acuerdo contigo.
Los seres humanos tendemos a radicalizar en nuestras luchas. Nuestras ideas son las correctas. No vemos mas alla. el caso del feminismo no iba a ser excepcional.
Las mujeres nos jactamos de ser solidarias,pero no es cierto.
No podemos pensar que el hombre es el enemigo a batir. Cuando nosotras fomentamos muchas situaciones de desigualdad generica.
Y no nos creemos que pueda haber hombres que se identifiquen con nuestra lucha.
Habria que pensar en el otro como persona, no como hombre o mujer
José Luis Moreno Pestaña ha dicho que…
Yo, amiga anónimo, no diría que es cosa del feminismo o de que las mujeres se pasen de rosca, sino de la tendencia universitaria a crear credenciales ocultas para delimitar terrenos de investigación, unida a una pésima tendencia floja en la argumentación que procede de cierta cultura postmoderna. Por lo demás, si ser feminista es analizar la presencia de la desigualdad de género en la vida económica, cultural y social, no veo cómo nadie, hoy, puede dejar de serlo sin olvidar uno de los principios que estructuran el mundo social. Claro está, no el único principio.
Charlie Boyle ha dicho que…
José Luís ya te debes haber olvidado de este post pero se armó lindo. Se me ocuríó citarte en
este
post y se alborotó el avispero Pauline me contestó de su blog
acá
(leer mis comentarios) sobre ese último post).
Coincido plenamente con tu comnetario al anónimo
José Luis Moreno Pestaña ha dicho que…
Muchas gracias Charlie. Un interesantísimo debate. Saludos cordiales, José Luis

Entradas populares de este blog

Los abrigos cambiados

Abraham Lincoln contaba cómo una vez contempló la pelea de dos borrachines y que, cuando terminó, salieron cada uno con el abrigo del otro. A menudo la política es así, y consiste en conflictos en los que nos ponemos ebrios y acabamos abrigándonos en lo que detestamos de nuestro adversario.
Introducir algo de claridad supone pensar en lo que vemos y en aquello que el otro ve. Evidentemente, la ebriedad y la ceguera ocurren porque miramos de modo tremendamente selectivo. Así ocurre, por ejemplo, en nuestro problema nacional español. Donde el partidario de la unidad detecta egoísmo injustificado de ricos, el de la secesión solo percibe un derecho democrático evidente: no se puede estar juntos a la fuerza. Y donde el partidario de la secesión denuncia la violencia estatal, el de la unidad recuerda la protección de las personas silenciadas por el nacionalismo. Personas cuyos votos no se cuentan, cuyas manifestaciones se empequeñecen y cuya identidad nacional se reduce a simple residuo colo…

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

Didáctica ciudadana: la vida política en las plazas. Etnografía del movimiento 15M

Acaba de publicarse la obra de Adriana Razquin Mangado Didáctica ciudadana: la vida política en las plazas. Etnografía del movimiento 15M, dentro de la colección Antropología y estudios culturales de la Editorial de la Universidad de Granada. Sin duda, el trabajo más ambicioso de etnografía de las asambleas, unido a una reconstrucción documentada del origen del 15M. Ojalá esta obra tenga una recepción -académica y política- a la altura de sus grandes cualidades. Mucho puede aprenderse no solo de una etnografía realizada con mimo y cruzando fuentes, sino también de las innovaciones -reconstruidas en términos de culturas prácticas- que permitieron sobrevivir -y también pusieron en tensión- a las asambleas. Las asambleas, por paradójico que pueda resultar, han sido objeto de escasas reconstrucciones sociológicas complejas. Su nacimiento y desaparición suelen saldarse con imágenes biológicas (efusividad y agotamiento), meteorológicas (igual que aseveraba Spengler sobre la filosofía griega…