Ir al contenido principal

La memoria histórica en Linares: un artículo de Sebastián Martínez Solás



Mi amigo Sebas acaba de publicar un artículo interesantísimo (en la foto escoltando con Ana Moreno a Juan Carlos Rodríguez). He aquí

La presencia oficial del alcalde de Linares y de su primer teniente de alcalde en el homenaje a José Yanguas Messía celebrado hace unos días en nuestra ciudad ha puesto definitivamente de manifiesto la inexistencia de una concepción clara de lo que significa una cultura democrática por parte de la mayoría de los representantes políticos de los linarenses y de determinados representantes “bienpensantes” de esa supuesta cultura.
Que la “Fundación Andrés Segovia” organice un acto de este tipo no sorprende a nadie, y a estas alturas, por desgracia, ni escandaliza. Pero para cualquier demócrata que crea que la política es algo más que cálculo electoral y desmedido afán por querer quedar bien con todo el mundo sí debería resultar escandaloso que dicho acto fuese apadrinado por Juan Fernández, alcalde y máximo dirigente del PSOE de Linares. Pero en Linares todo vale. Se puede homenajear en el patio de San Diego a los fusilados por el franquismo y traicionarles después (¡sí, traicionarles!) homenajeando a los cómplices de sus verdugos. ¿O acaso los “logros” del señor Yanguas lo fueron por sus méritos democráticos? Las laudatorias crónicas (algunas hasta el ridículo) sobre el personaje aparecidas en diversos medios de comunicación se atreven a nombrar a Primo de Rivera, de quien Yanguas fue ministro (se ve que el creador de la “dictablanda” no suscita ya ni mala conciencia para la memoria histórica). Más difícil, aunque sea evidente por las fechas es nombrar a Franco. ¿O a quién sirvió nuestro hombre cuando fue Jefe del Gabinete Diplomático del Movimiento, embajador ante el Vaticano (1939-1942, años de hierro, ¡pobre Miguel Hernández!) o presidente de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, entre otros cargos?
Pero todo eso no importa cuando estamos ante un “insigne linarense”. Al igual que sucede con la tradicional doctrina política de la Iglesia católica (los regímenes políticos son accidentales, la Iglesia eterna) el verdadero mérito es... ser de Linares. La Historia no cuenta, los regímenes a quienes se sirvió eran los que había (¿qué le vamos a hacer?). Sólo queda lo eterno: España y Linares. Así se hizo nuestra posmoderna transición democrática. Olvidemos quién fue cada quien, lo importante es si era de mi pueblo.
Seguramente se responderá que el alcalde es representante de todos los linarenses y por ello debía acudir al acto. Es justo lo contrario y no vale como excusa pertenecer al Patronato de la Fundación. Esto no es lo mismo que asistir a un concierto de música clásica o reivindicar la talla artística de Andrés Segovia. Cada cual es libre de homenajear a quien le parezca oportuno, pero el alcalde representa a un régimen democrático y su presencia en este acto es una burla para la memoria histórica y para quienes lucharon dando incluso la vida porque hubiera democracia en España. Y es, por muy lamentable que sea reconocerlo, plegarse ante el franquismo.


Sebastián Martínez Solás
Portavoz del grupo municipal de IULV-CA en el Ayuntamiento de Linares

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Leyendo este entrometido artículo, he pensado que muchas de las gentes verdaderamente machacadas por el franquismo -en sus manifestaciones más materiales y vitales, y no tanto en el mero plano ideológico (lo fuimos todos)- podría sentirse orgullosa de personas como la que lo ha escrito.
Espero que te llegue mi anonimo aliento, aunque no veas el blog este
Felipe Serrano ha dicho que…
Efectivamente es un artículo que es breve pero bien explicativo de quién fue este linares, los mayores ya contaron que hizo durante la guerra civil del 36 y después fue un personaje clave en la dictadura fascista de Franco por lo tanto no era ningún demócrata.
Felipe Serrano

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

El pueblo de Tebas se aburre de Creonte y Antígona

Sófocles contiene una filosofía profunda de la democracia, no cabe duda. En este blog se ha comentado el clásico de Bernard Knox y, entre los autores que uno frecuenta, Foucault y Castoriadis han promovido lecturas sugerentes sobre las enseñanzas democráticas del genio de Colono. La de Castoriadis resulta de especial interés, pues consigue invertir la espontánea apuesta “libertaria” por Antígona y a mostrarnos la razón que asiste a Creonte. Si la tragedia funciona como filosofía de la democracia es porque renuncia a un Eje del Mal y nos ahce comprender cómo el orgullo nos conduce a aquello que odiamos ser: es la lección de Edipo, prototipo de caudillo sinceramente democrático. Cualquier lector que se entretenga en Sófocles comprueba cómo los personajes se contradicen y ocupan posiciones muy distintas en una y otra réplica. Lo que los lleva a la tragedia es la rigidez, la falta de comprensión de que la verdad se les escapa, de que no pueden tener razón solos. De hecho, el mítico Teseo,…

La identidad de clase en los años de los significantes flotantes

(He aquí el comentario que se ha publicado hoy en la página web de Sinpermiso y a la que se puede acceder pinchando aquí)
Un libro debe juzgarse por los interlocutores que escoge. El trabajo de Ricardo Romero Laullón y de Arantxa Tirado Sánchez se esfuerza por establecer un diálogo con lectores no entrenados en las discusiones académicas. No resulta fácil porque el libro presenta sus argumentos invocando un doble registro. Por un lado, se encuentra la experiencia personal de los autores. Por otro, ambos son universitarios y recurren a argumentación teórica. Si hay algo que me escame de su trabajo es la saña, por cierto muy a la moda, con la que aborrecen la cultura académica, cultura sin la cual no hubieran podido escribir. Ciertamente, acuden a una lecturas quizá minoritarias pero no menos académicas. Como buen libro escrito a cuatro manos todas las hebras no se encuentran bien anudadas en el cáñamo del discurso y uno puede saltar de estados de la cuestión muy solventes a desahogos. M…