Ir al contenido principal

Recomendaciones para Reyes I: La mirada pijoapartesca






La mirada pijoapartesca (Lecturas de Marsé) de José Luis Bellón Aguilera, recién publicado por la Universidad de Ostrava (en la que José Luis es profesor), es un libro interesante por más de una razón. En primer lugar, una razón personal. Con el autor, a quien conocí hará casi 20 años, pasé días y noches enteros hablando de música, política, filosofía y literatura (en las fotos, tres referencias de pensamiento materialista que nos ocupaban mucho) y al leerlo hoy veo que la carrera académica no ha abducido su ironía crítica, que sigo aprendiendo de su cultura y rigor y recordando en todo ello al tipo que conocí, modesto, gracioso y enemigo jurado de los fumistas intelectuales. Las viejas amistades nos ayudan -¡sólo algunas veces, pero cuánto bien hace!- a rubricar que mucho fue bueno en nuestra educación sentimental. En segundo lugar, porque intenta conciliar dos tradiciones –la tradición marxista de Althusser y Juan Carlos Rodríguez y la sociología de los campos de Bourdieu- desde las que también yo he aprendido a intentar hablar con sentido. Pepe Bellón lo hace más que bien. Consigue construir un marco teórico reflexivo pensando en su objeto y poniendo a dialogar tradiciones intelectuales diversas. En ese sentido, el trabajo no recae en la común tendencia a reproducir mecánicamente unos presupuestos teóricos, sin por ello abandonarse a un eclecticismo que ignora las contradicciones entre marcos diversos. Las contradicciones no surgen siempre de la pereza o de la incompetencia intelectual, sino de que no se ve lo mismo cuando se mira desde marcos teóricos diversos. Es bueno variar la mirada, porque así percibimos el mundo de modo diverso. De lo contrario, nos condenamos a violentar la realidad encajándola en la escolástica de una teoría, nos convertimos en vulgares fan cuando creemos ejercer la razón crítica. Por lo demás, el autor controla la literatura pertinente para la realización de su trabajo y las referencias teóricas no tienen jamás una función decorativa, sino una muy precisa de mejora y de ampliación del proceso narrativo del ensayo. En fin, el libro sirve también como reconstrucción histórica de una coyuntura precisa del campo literario español y, a través de este, de un estado de la sociedad española y de las relaciones entre sus clases.
En tercer lugar y relacionado con lo último, Pepe reflexiona, a partir de Marsé, sobre las prototipos populistas de los dominantes y sobre las carreras populares en los medios dominantes. Teresa y el Pijoaparte son una hermoso caso sociológico, una dura lección política y una reflexión, tierna y agria, sobre cómo se vincula el cuerpo erótico y el cuerpo socializado. El libro de Pepe nos ayuda a seguir desentrañando qué hace la fuerza de esa pareja literaria y el porqué la literatura es una forma de conocimiento insustituible sobre nuestro cuerpo, nuestro deseo, nuestra vida política y nuestra razón encarnada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

Libertad estoica

La escuela estoica existe entre el siglo IV a.c y el siglo III d.c. y demostró una capacidad importante de resistencia histórica. Solo eso, el haber permitido vivir a muchos hombres durante mucho tiempo, certifica algo positivo: ninguna ideología absurda, ningún entretenimiento de elite, goza de tanta popularidad de manera sostenida.

La revalorización contemporánea del estoicismo destaca su interés por la vida personal y, en ese sentido, considera que el estoicismo puede ser una guía para nuestra época. Como los estoicos, vivimos en un mundo (ellos en el de la crisis de la polis y el desarrollo de los imperios helenístico y romano, nosotros en el de la globalización) donde el individuo tiene escaso poder sobre la vida pública. Además los estoicos, a diferencia de los discípulos de Epicuro, aceptaban las obligaciones sociales y desarrollaban un modo de vida integrado socialmente. La filosofía estoica nos ayuda a concentrarnos solo en aquello que queda bajo nuestro poder y, por tanto,…

¿Qué había y qué hay en la habitación 217?

Hace unos días, El País publicaba una entrevista con Stephen King. Encontramos lo que ya muestran sus novelas: un hombre profundamente norteamericano, poco engolado (por eso escribe tan buenos libros) y muy de izquierdas, que le pide a Obama pagar más impuestos. La entrevista promociona la salida de Doctor Sueño, en la que se nos muestra el periplo de Danny Torrance, el maravilloso protagonista de El resplandor. Stephen King detestó la celebrada versión que Stanley Kubrick hizo para el cine. En ésta, un escritor frustrado, Jack Torrance, completa su locura en un hotel que, según parece, lo atrapa, nadie sabe muy bien por qué razón. King se lamentaba de la elección del actor, que comunicaba su morbidez desde la primera mirada. Para cargar más la degradación, Kubrick llenaba de detalles escabrosos la película, todos destinados a convertir a Torrance en un demente. El prototipo del criminal podrido, absolutamente y sin remisión (unicamente le falta un empujoncito), tan querido por el má…