Ir al contenido principal

Cine contra la banalidad del mal: Bruno Muel en Cádiz










Bruno Muel, cineasta, cámara, reportero y escritor, miembro de los míticos grupos Medvedkine, hablará sobre "Cine y compromiso", tras la proyección de su película Septiembre chileno, un impresionante documental de 40 minutos grabado pocos días después del golpe de Estado de Pinochet. Será a las 12, el 5 de mayo en el Aula Magna de la Facultad de Filosofía y letras.



Bruno Muel es el autor de películas míticas como Avec la sang des autres, cuyo texto redactó Francine Muel-Dreyfus, su mujer, gran socióloga y a quienes muchos consideramos una maestra. En su cine, el talento del creador se funde con el trabajo intelectual, en el que sopla el mejor viento de fronda (Foucault y Debord, Michel Pialoux y Bourdieu), creativo, cultural y político de la Francia de los años 1970. Una herencia que se conoce poco, de forma sesgada y cuyo sentido profundo debe reactivarse. Gracias a tal herencia, podemos protegernos de la imposición salvaje de modelos de vida concebidos como proyectos empresariales -una experiencia sólo tiene sentido si es un recurso a acumular, una existencia sólo adquiere valor si se la puede exprimir-. y de relaciones, fundadas sobre la concurrencia, que de tan monótonas rozan lo mórbido: en ellas desaparece todo sentido de la lealtad, el deber profesional se diluye en la búsqueda nerviosa del éxito, la inteligencia se identifica con la manipulación y el parasitismo (y no, en rigor spinoziano, con la generosidad y la cooperación), y el sentido común -tal es la nueva definición de la "prudencia"- consiste en falta de dignidad ante los explotadores y en dureza tarantiniana con los débiles, en tolerancia galante ante la dominación y en severidad cruel contra quienes se rebelan. El trabajo de Bruno Muel, que toca el corazón y la cabeza, permite encontrar emociones e ideas desde las que resistir a la banalidad del mal.
El debate será animado por Juan Nuñez Olguín y Francisca Fernández Cáceres y, después de la conferencia, por todos y todas los que deseen compartir una cerveza con Bruno Muel.




Algunas referencias sobre Bruno Muel



http://www.cinematheque.fr/fr/projections/hommages-retrospectives/fiche-cycle/bruno-muel,133.html



http://www.youkali.net/6c.-YOUKALI-MorenoPestna-BrunoMuel.pdf




Comentarios

Entradas populares de este blog

Un debate sobre capitalismo en Fort Apache

Un debate sobre capitalismo en Fort Apache con Pablo Iglesias, Manuel Monereo, Eduardo Garzón, Xabier Arrizabalo, Nines Maestro y yo.

Manuel Sacristán. Razón y emancipación, editado por Jacobo Muñoz y Francisco José Martín

“Siempre prefirió dotarse de instrumentos de comprensión del mundo, antes que de saberes específicos, de radio limitado, nada desdeñados, por otra parte, por él. Y desde esa intencionalidad básica practicó una conducta mental hecha del esfuerzo de conocer y de la voluntad de transformar. Precisamente por eso, porque lo que ante todo le importó fue aprender y enseñar a vivir, es por lo que sí valoró de modo especialmente intenso la figura del sabio, tan característica de nuestra tradición. Dejó constancia explícita de ello a propósito de Ortega, al que frecuentó en su juventud y al que no dejó de volver, lejos de toda beatería, cuantas veces le pareció justo y conveniente”

Del excelente capítulo de Jacobo Muñoz, “¿Qué es un maestro?”, página 23.

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…