Ir al contenido principal

Positivismo para todos


El régimen epistemológico de las ciencias sociales, señalaba Neurath (si no me equivoco, trabajando en la foto en un negociado de la Viena roja), soporta mal el modo de hablar “ontológico” acerca de la verdad o falsedad. Las razones eran dos. En primer lugar, Neurath no aceptaba que los enunciados observacionales proveyeran de un fundamento definitivo desde el que levantar el edificio científico. Por tanto, todo enunciado científico social era provisional y estaba limitado geográfica e históricamente. Si ello era así –y he aquí la segunda razón- no exisitía forma alguna de tomar una decisión definitiva entre los distintos posibles teóricos que permiten tratar y de presentar los datos empíricos. Según Neurath, ningún mecanismo evitaba el dilema de tener que decidirse entre conjuntos de informes empíricos y de hipótesis igualmente plausibles. Las ciencias sociales debían vérselas con un menu de historias posibles que ningún acto de investigación concreta podría agotar: “unos pocos restos de muralla, unos pocos planos y unos cuantos capítulos de un autor antiguo permiten más de una reconstrucción” , decía acerca de la historia y, mantenía de igual modo para la sociología.


Por tanto, ni los protocolos de observación proveen de una evidencia total, ni nuestros modos de registrar el acontecer histórico son infalibles. Por esa razón, el lenguaje del científico social se encuentra a mitad de camino entre el lenguaje normal y el lenguaje formalizado. A lo sumo, admitía –y ello no sólo en las ciencias sociales, aunque si en un grado superior- existen “islas de sistematización”. Una actitud depurativa, que pretendiese limpiar la ciencia de residuos del lenguaje natural, segaría quizás la imprecisión pero también la riqueza y acabaría reduciendo los elementos con los que trabaja la ciencia a “algo elemental, primitivo y pobre” . Una ciencia social metódicamente muy depurada no era una ciencia social interesante y capaz de ambición explicativa. Quedarían fuera de ella, nada más y nada menos, que “la historia de las artes, la historia de las herramientas, la historia de la felicidad, la historia de la ingeniería, la historia de la devoción y la historia de las organizaciones religiosas. La valentía ontológica de las ciencias sociales se compadece mal con los corsés metodológicos.

Uno de ellos vió Neurath en el falsacionismo popperiano. Para Neurath, la propuesta popperiana tomaba base en un supuesto falso en las ciencias naturales y cuyas exigencias resultarían devastadoras para las ciencias sociales. La refutación no avanzaba mucho, a su parecer, respecto al dogmatismo verificacionista. Neurath tomaba inequivocamente partido por la ciencia que se hace frente a la ciencia imaginada por el filósofo. “En la historia cósmica, y particularmente en las ciencias sociales, apenas hacemos uso de la asimetría de refutación-verificación de determinados esquemas de cálculo. Lo único que hacemos es comprobar toda una red de hipótesis, sin que podamos decir de cuáles de esas hipótesis van a surgir determinados problemas. Eso hace necesario que comencemos de nuevo desde el principio empleando métodos pluralistas. El apoyar unas hipótesis por medio del material adecuado para tales hipótesis se basa en alguna decisión: estamos seleccionando material. El “corroborar” hipótesis como el “rebatirlas” mediante ejemplos positivos” y “ejemplos negativos” implica decisiones; pero ningún experimentum crucis puede invalidar ninguna hipótesis individual”.

Era en el Círculo de Viena, años 20, finales, años 30, principio. Ha pasado tiempo. Pues el sentido común científico-social, que es el que conozco, sigue siendo preneurathiano. Y tan pancho el personal.

Positivismo para todos. Pero del bueno. Del que se sabe elevado sobre unos pocos restos de muralla.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

El pueblo de Tebas se aburre de Creonte y Antígona

Sófocles contiene una filosofía profunda de la democracia, no cabe duda. En este blog se ha comentado el clásico de Bernard Knox y, entre los autores que uno frecuenta, Foucault y Castoriadis han promovido lecturas sugerentes sobre las enseñanzas democráticas del genio de Colono. La de Castoriadis resulta de especial interés, pues consigue invertir la espontánea apuesta “libertaria” por Antígona y a mostrarnos la razón que asiste a Creonte. Si la tragedia funciona como filosofía de la democracia es porque renuncia a un Eje del Mal y nos ahce comprender cómo el orgullo nos conduce a aquello que odiamos ser: es la lección de Edipo, prototipo de caudillo sinceramente democrático. Cualquier lector que se entretenga en Sófocles comprueba cómo los personajes se contradicen y ocupan posiciones muy distintas en una y otra réplica. Lo que los lleva a la tragedia es la rigidez, la falta de comprensión de que la verdad se les escapa, de que no pueden tener razón solos. De hecho, el mítico Teseo,…

La identidad de clase en los años de los significantes flotantes

(He aquí el comentario que se ha publicado hoy en la página web de Sinpermiso y a la que se puede acceder pinchando aquí)
Un libro debe juzgarse por los interlocutores que escoge. El trabajo de Ricardo Romero Laullón y de Arantxa Tirado Sánchez se esfuerza por establecer un diálogo con lectores no entrenados en las discusiones académicas. No resulta fácil porque el libro presenta sus argumentos invocando un doble registro. Por un lado, se encuentra la experiencia personal de los autores. Por otro, ambos son universitarios y recurren a argumentación teórica. Si hay algo que me escame de su trabajo es la saña, por cierto muy a la moda, con la que aborrecen la cultura académica, cultura sin la cual no hubieran podido escribir. Ciertamente, acuden a una lecturas quizá minoritarias pero no menos académicas. Como buen libro escrito a cuatro manos todas las hebras no se encuentran bien anudadas en el cáñamo del discurso y uno puede saltar de estados de la cuestión muy solventes a desahogos. M…