Ir al contenido principal

Un debate sobre cómo continuar con la filosofía

Dentro de nuestro  proyecto sobre la relación entre la filosofía y las ciencias sociales en España y Francia, esta nueva reconstrucción sociológica y filosófica de un debate más mentado que conocido. (Se ha publicado en Anales del seminario de Historia de la Filosofia, vol. 28, pp. 229-252.) Se pretende, por una parte, reconstruir la genealogía de la creación intelectual durante la dictadura franquista, por otra, comprender la teoría crítica española en filosofía -como el libro sobre Jesús Ibáñez lo hizo sobre las ciencias sociales. También recuperar la altura de un tiempo intelectual,  que, en lo que respecta al problema de la hibridación de la filosofía y las ciencias, aún no hemos dejado atrás. Se encuentra  delante nuestra, esperándonos, aburrido ante nuestra tendencia, no general pero todavía muy presente, al empantanamiento en la importación competitiva de novedades, con su correlato de desprecio ignorante del próximo, atención aduladora de los grandes centros internacionales de manufactura de bienes simbólicos y de enciclopedismo alodóxico. En fin: así se pensaba antes de la división en áreas de conocimiento, que tanto bien nos ha hecho.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Amigo José Luis, enhorabuena por tu artículo sobre la polémica entre Gustavo Bueno y Manuel Sacristán. Como hemos comentado muchas veces, es necesario reabrir en la España actual ese importante debate sobre el lugar de la filosofía en el conjunto de los saberes, sobre todo ante la profunda reestructuración de los estudios universitarios que se está produciendo en los últimos años y que se va a ver agravada todavía más por la crisis económica. Antonio Campillo

Entradas populares de este blog

Un debate sobre capitalismo en Fort Apache

Un debate sobre capitalismo en Fort Apache con Pablo Iglesias, Manuel Monereo, Eduardo Garzón, Xabier Arrizabalo, Nines Maestro y yo.

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

Manuel Sacristán. Razón y emancipación, editado por Jacobo Muñoz y Francisco José Martín

“Siempre prefirió dotarse de instrumentos de comprensión del mundo, antes que de saberes específicos, de radio limitado, nada desdeñados, por otra parte, por él. Y desde esa intencionalidad básica practicó una conducta mental hecha del esfuerzo de conocer y de la voluntad de transformar. Precisamente por eso, porque lo que ante todo le importó fue aprender y enseñar a vivir, es por lo que sí valoró de modo especialmente intenso la figura del sabio, tan característica de nuestra tradición. Dejó constancia explícita de ello a propósito de Ortega, al que frecuentó en su juventud y al que no dejó de volver, lejos de toda beatería, cuantas veces le pareció justo y conveniente”

Del excelente capítulo de Jacobo Muñoz, “¿Qué es un maestro?”, página 23.