Ir al contenido principal

AMARGURA

Carta enviada a El País tras la respuesta de José Luis Pardo a nuestra carta

Sr. Director,

Quisimos ser simpáticos y expresar nuestra complicidad y de ahí deduce José Luis Pardo que estamos de fiesta. Le matizábamos con una referencia intelectual común (él la citaba) y nos trata como incapaces de pensar sin permiso. En realidad, más que de fiesta estamos de entierro: el de la reflexión crítica en determinados medios académicos, que apenas ya acierta a definirse más que desde los contornos del fin de la historia neoliberal y por ello ve con malos ojos toda problematización de ese horizonte al parecer indiscutible. Allá él si cree que el gesto agrio le otorga profundidad y el empecinamiento muestra un compromiso más grave ante el mundo. El lector juzgará si responde a algo, aún con milagrosa errata. Corregida la cual, a pesar de todo, no sólo Pardo propone un reflejo especular, sino que al final termina derivándonos hacia un extraño oxímoron -"brokens... de fiesta"-, como si la sola magia del juego de palabras bastara para unificar -ahora ya sí, conceptualmente- a especuladores financieros y acampados. Como nuestra carta era contra las amalgamas y el desdén disfrazados de análisis, afirmamos -como él y con él, pues, al menos nosotros, no nos vemos en bandos distintos- la monstruosidad del totalitarismo en todas sus variantes. Contaminar con ellas a quien se parece en algo (impugnación del capitalismo con crítica en clave democrática de la herencia comunista), pero disiente en lo fundamental, caracteriza al pensamiento mágico... y a las estigmatizaciones políticas demagógicas que, para nuestra amargura, no sólo se predican del estalinismo.

Gabriel Cabello
Germán Cano Cuenca
Juan Pedro García del Campo
Santiago Mercado Serna
José Luis Moreno Pestaña
Juan Domingo Sánchez Estop
Aurelio Sainz Pezonaga


Comentarios

Entradas populares de este blog

Un debate sobre capitalismo en Fort Apache

Un debate sobre capitalismo en Fort Apache con Pablo Iglesias, Manuel Monereo, Eduardo Garzón, Xabier Arrizabalo, Nines Maestro y yo.

Manuel Sacristán. Razón y emancipación, editado por Jacobo Muñoz y Francisco José Martín

“Siempre prefirió dotarse de instrumentos de comprensión del mundo, antes que de saberes específicos, de radio limitado, nada desdeñados, por otra parte, por él. Y desde esa intencionalidad básica practicó una conducta mental hecha del esfuerzo de conocer y de la voluntad de transformar. Precisamente por eso, porque lo que ante todo le importó fue aprender y enseñar a vivir, es por lo que sí valoró de modo especialmente intenso la figura del sabio, tan característica de nuestra tradición. Dejó constancia explícita de ello a propósito de Ortega, al que frecuentó en su juventud y al que no dejó de volver, lejos de toda beatería, cuantas veces le pareció justo y conveniente”

Del excelente capítulo de Jacobo Muñoz, “¿Qué es un maestro?”, página 23.

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…