Ir al contenido principal

Curso de verano de las Universidades Navarras


En este enlace se encuentra disponible mi conferencia en el Curso de verano de las universidades navarras dedicado a "Juventud y ciudadanía". Puede accederse también a las de Pau-Mari Klose, Amparo Serrano, Enrique Martín Criado y Almudena Moreno

Comentarios

Anónimo ha dicho que…


Interesante registro para el análisis de la "ciudadnía", si es que conviene seguir hablando de esa palabra, como dice López petit.


Un provocador anarcocapitalista, un nazi sionista y un autoproclamado revolucionario de la agresividad.

Un filósofo esloveno, antiguo disidente anticomunista convertido al comunismo, Slavoj Zizek, y un antiguo radical de izquierdas que ahora es un fiero partidario del ala derecha de los sionistas, David Horowitz, se vieron las caras en el segundo programa del proyecto 'El mundo del mañana' con Julian Assange.

El filósofo político 'más peligroso' de Occidente y crítico sociocultural Slavoy Zizek está considerado 'el más radical de la izquierda' y el escritor estadounidense David Horowitz es el fundador de una organización cuya meta es combatir el "adoctrinamiento izquierdista" en el ámbito académico. Los rivales caldearon el ambiente con sus debates más encendidos. El programa se emitió este veinticuatro de abril en RT.

http://www.youtube.com/watch?v=eqZy66Njd_k

Saludos José Luis,
Mariano
Anónimo ha dicho que…
Buena comunicación José Luis. Seguiremos trabajndo todo lo poco que podemos, la mayoría, para generar esa otra libertar del pensamiento y hacer. Pero en las condiciones de hoy, como dice López Petit, creo que hay que criticar a fondo el concepto de ciudadanía. Tb. lo han hecho otros como manuel Delgado. ¿Qué te parece?

http://www.espaienblanc.net/Y-si-dejamos-de-ser-ciudadanos.html


Gracias,
Jorge.
José Luis Moreno Pestaña ha dicho que…
Muchas gracias a ambos. No conozco lo que dice López Petit y voy a leer lo de Delgado. Todo concepto se merece ser criticado a fondo: por problemas teóricos o políticos, de lógica, de relevancia empírica o de oportunidad (bien entendida) podemos arrumbar cualquier cosa. ¿Qué cabe proponer alternativamente al concepto de ciudadanía? ¿El del sujeto? ¿La vida desnuda? ¿La multitud? ¿Las clases sociales? Habrá que examinarlos todos y, por lo que a mí respecta, el balance se inclina al concepto de ciudadano
Saludos
Anónimo ha dicho que…
El conceoto ciudadano tiene muchas trampas.

Todo lo tienes en:

http://www.espaienblanc.net

¿Algún portal gratis a recomendar?

Gracias,
Jorge.
Anónimo ha dicho que…
La dimensión cultural es fundamental en la formación y desarrollo de esta nueva
ciudadanía compleja que se produce como resultado de múltiples cuestiones sociales y
que se enmarca en este entorno postfordista. Pero frente a la idea de una cultura cívica
y/o política en el sentido funcionalista y aconflictivo del término -en cuanto que se
refiera a valores genéricos y armoniosos compartidos por la comunidad creadores de
normalidad social y socializadores de los individuos de una manera homogénea y
exitosa-, debemos considerar la cultura como un campo de fuerzas en conflicto y de
prácticas significativas cuya dinámica se desarrolla de manera paralela a los conflictos
entre grupos, actores y clases sociales. De tal manera que existen culturas y subculturas
en conflicto, culturas dominantes y culturas dominadas, culturas de protesta, resistencia
y acción y, en suma, que al mito de una cultura cívica unificada y perfectamente
legitimadora de un orden político de participación y elección individualizada. Los
nuevos movimientos sociales han venido a oponer las culturas políticas de los sujetos -
como formas concretas y contextuales de dar sentido a lo social y de simbolización de
modos de vida no convencionales- a la pretensión de una cultura política sin sujeto. La
modernidad, por lo tanto, no sólo produce una lógica de la dominación o de la
reproducción controlada de los individuos por los aparatos de poder económico, político
o mediático, sino también una lógica de la libertad que ha permitido la autoproducción
de los sujetos, o, si se quiere, la capacidad de los actores y colectivos sociales en
generar prácticas reflexivas, de acción crítica, de otorgarse imagen a sí mismos y, en
suma, de generar visiones de lo social que por ser precisamente subjetivas los
convierten en sujetos. Mientras existan sujetos sociales, existirán formándose y
transformándose, permanente y reflexivamente, nuevos movimientos sociales.


LE Alonso, 2010

José Luis Moreno Pestaña ha dicho que…
El texto de Luis Enrique es impecable. Lo de la ciudadanía, Jorge, sí, es tan débil como otros conceptos. Yo prefiero discutir del radio de ciudadanía y de deberes y derechos, creo qye ahí está la clave.
Un saludo
Anónimo ha dicho que…
No entiendo bien lo del radio de ciudadanía, der. y deb. ¿Podrías explicarlo?

López Petit habla de un ciudadano siervo, exclavo, con miedo. Propone la fuerza del anonimato, la destrucción de la realidad y la construcción de otras realidades que se alejen del modelo imperante de consumo luego existo, desmarcarse de los centros del capitalismo, la egolatría,... Lo democrático y capitalista hoy no genera ningín discurso de izquierda con credibilidad.
Léelo, es un poco post-, pero tiene jugo para los mov. soc., no tanto para la política institucional.

¿Y por qué no dejamos de ser ciudadnos? se llama.

El de M. Delgado critica el ciudadnismo biensonante, virtuoso, sumiso,...

Seguimos

jorge
Anónimo ha dicho que…
Un excelente y provocador artículo:

Brad Pitt contra la democracia

Desde hace unas semanas, circula el rumor de que el filósofo francés Alain Badiou prepara una versión de 'La República' de Platón protagonizada por Brad Pitt (como Platón) y Sean Connery (como Sócrates).

César Rendueles

Al parecer, Badiou pretende "invadir Hollywood, la sede de la mayor corrupción del capitalismo occidental". Se han hecho eco de la noticia varios medios importantes, así que seguramente será falsa. Pero la mera posibilidad ha hecho temblar los cimientos espirituales de la tierra de los libres y el hogar de los valientes. A varios congresistas estadounidenses se les han atragantado sus patatitas de la libertad. Es la materialización de su peor pesadilla. Al fin y al cabo, los islamistas son enemigos dignos: fanáticos religiosos, sexistas, aficionados a las armas y expertos en petróleo. Se sentirían a gusto en Texas.

...



Por cierto, los demócratas griegos también tuvieron quien filmara su película. Es mucho más modesta que el proyecto de Badiou, claro. En realidad, ni siquiera tiene actores. En 1970, durante un viaje por Uganda y Tanzania, Pasolini rodó Apuntes para una Orestíada africana, un documental que explora las raíces antropológicas de la tragedia y la posibilidad de recrearlas recurriendo a localizaciones poco convencionales en países no occidentales.

La película de Pasolini nos recuerda que el milagro político y cultural griego no fue que unos cuantos ricos que vivían en una permanente fiesta toga se creyeran con derecho a dar órdenes a los demás, sino que varios miles de personas analfabetas, pobres y a veces violentas sentaran las bases de un sistema político revolucionario que a día de hoy sigue siendo un ideal normativo de largo alcance. Creo que nos ayuda a entender por qué la democracia es eso que está pasando en una reunión de Vía Campesina en Filipinas, en un suburbio de Caracas, en una plaza de El Cairo, en alguna minga de Ecuador o en una asamblea de apoyo mutuo de parados en Málaga.


http://www.eldiario.es/cultura/Brad_Pitt-Platon-Badiou-La_Republica_0_178832292.html

Jorge

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

El pueblo de Tebas se aburre de Creonte y Antígona

Sófocles contiene una filosofía profunda de la democracia, no cabe duda. En este blog se ha comentado el clásico de Bernard Knox y, entre los autores que uno frecuenta, Foucault y Castoriadis han promovido lecturas sugerentes sobre las enseñanzas democráticas del genio de Colono. La de Castoriadis resulta de especial interés, pues consigue invertir la espontánea apuesta “libertaria” por Antígona y a mostrarnos la razón que asiste a Creonte. Si la tragedia funciona como filosofía de la democracia es porque renuncia a un Eje del Mal y nos ahce comprender cómo el orgullo nos conduce a aquello que odiamos ser: es la lección de Edipo, prototipo de caudillo sinceramente democrático. Cualquier lector que se entretenga en Sófocles comprueba cómo los personajes se contradicen y ocupan posiciones muy distintas en una y otra réplica. Lo que los lleva a la tragedia es la rigidez, la falta de comprensión de que la verdad se les escapa, de que no pueden tener razón solos. De hecho, el mítico Teseo,…

La identidad de clase en los años de los significantes flotantes

(He aquí el comentario que se ha publicado hoy en la página web de Sinpermiso y a la que se puede acceder pinchando aquí)
Un libro debe juzgarse por los interlocutores que escoge. El trabajo de Ricardo Romero Laullón y de Arantxa Tirado Sánchez se esfuerza por establecer un diálogo con lectores no entrenados en las discusiones académicas. No resulta fácil porque el libro presenta sus argumentos invocando un doble registro. Por un lado, se encuentra la experiencia personal de los autores. Por otro, ambos son universitarios y recurren a argumentación teórica. Si hay algo que me escame de su trabajo es la saña, por cierto muy a la moda, con la que aborrecen la cultura académica, cultura sin la cual no hubieran podido escribir. Ciertamente, acuden a una lecturas quizá minoritarias pero no menos académicas. Como buen libro escrito a cuatro manos todas las hebras no se encuentran bien anudadas en el cáñamo del discurso y uno puede saltar de estados de la cuestión muy solventes a desahogos. M…