Ir al contenido principal

Capitalismo a lo Torrente

 
¿Cuáles son los efectos del capitalismo financiero? Según Scorsese drogas, sexo a raudales y comportamientos de rockero borracho en el Hotel Chelsea. ¿Cuáles son las leyes, promulgadas por los gobiernos, que los permiten? Pues ninguna (¡ja! y es el gobierno de Clinton) porque el gobierno está compuesto de funcionarios que persiguen a los capitalistas malvados. ¿Y sobre qué se encarama el capitalismo financiero? Sobre el afán de lucro de la clase trabajadora y sobre la libertad, sobre el deseo de no ser un perdedor y un pringado -y es que, quitando a los Amish, todo el mundo quiere ser millonario para decir guarradas, y beneficiarse a la gente de alcurnia.
Porque el dinero, además, es democrático: no distingue entre los que proceden de colonos del Mayflower y los que fueron cacheados, pobres y sin hablar ni papa de inglés, en la Isla de Ellis. Entonces, ¿dónde se encuentra entonces el problema? Pues que, con tanta emoción, con tanta apuesta de casino, con tanto stréss especulativo, se factura una élite disparatada, compuesta de émulos de Sid Vicious (en sus peores días) con traje y corbata, incapaces de una vida familiar ordenada, de viajar en primera clase sin manosear a las azafatas y de ejercer de mecenas artísticos. Ahora bien, estos no cantan "Born to lose" de Jonnhy Thunders, sino lo contrario: "Jodamos a los ricos y a sus fortunas". Con el descontrol del capitalismo financiero, ascendiendo a canis con verborrea, la vulgaridad se adueñó de Wall Street y las madres solteras se volvieron millonarias y vistieron de Armani.
Pues todo eso en tres horas de película. Y cuando no se puede mantener la atención, música a toda pastilla, excesos tipo Torrente y ese magnífico lenguaje de raperos que no se trabucan en ninguna sílaba de su cháchara -y eso que pasan el día como una cuba. Las fábricas cerradas, los negocios hundidos, las escuelas y la sanidad pública desvencijadas gracias a la evasión fiscal: todo eso existe, lo suponemos, porque el protagonista no es bueno. Es un capitalista malo, no es un capitán de la industria, es un cani casado con una cani, no genera tejido productivo, no está a la altura de los grandes capitalistas filántropos. Pero es que si lo hubiera mostrado la película perdería su ritmo y faltarían las mujeres recauchutadas, las escenas de videoclip y la banda sonora ensordecedora ocultándote diálogos una miaja estereotipados. 
Es un tópico, pero el medio es el mensaje. Tanto prodigio, tanta grosería y tanta actividad frenética solo puede caracterizar a un súperhombre. Me ha pasado un poco como con las películas del detective colchonero. El lenguaje explícito dice una cosa: estamos criticando. El implícito dice otra: es un fenómeno de la naturaleza y, por mal que la vaya, es una especie de Dionisos de nuestro tiempo. El de Scorsese acaba siendo el amo del Estado y es que, con sus pastillas y su afán de superación, no existe celda que lo retenga. Además, ¿quién lo persigue? Los mediocres: desdeñosos de uvas que consideran amargas porque ellos no las pueden saborear.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

¿Qué había y qué hay en la habitación 217?

Hace unos días, El País publicaba una entrevista con Stephen King. Encontramos lo que ya muestran sus novelas: un hombre profundamente norteamericano, poco engolado (por eso escribe tan buenos libros) y muy de izquierdas, que le pide a Obama pagar más impuestos. La entrevista promociona la salida de Doctor Sueño, en la que se nos muestra el periplo de Danny Torrance, el maravilloso protagonista de El resplandor. Stephen King detestó la celebrada versión que Stanley Kubrick hizo para el cine. En ésta, un escritor frustrado, Jack Torrance, completa su locura en un hotel que, según parece, lo atrapa, nadie sabe muy bien por qué razón. King se lamentaba de la elección del actor, que comunicaba su morbidez desde la primera mirada. Para cargar más la degradación, Kubrick llenaba de detalles escabrosos la película, todos destinados a convertir a Torrance en un demente. El prototipo del criminal podrido, absolutamente y sin remisión (unicamente le falta un empujoncito), tan querido por el má…

Marx 200 años. Legado y vigencia

Fecha: 26 de junio 2018, 9h Lugar:Pabellón de Gobierno UCM OrganizaEncuentros Complutense
Intervienen: 10h. Legado de Marx Mercedes Cabrera, Enrique Gil Calvo, Fernando Vallespín 12h. Vigencia de Marx Carlos Berzosa, Mª Ángeles Durán, Florencio Jiménez Burillo 16:30h. Marx y los nuevos problemas Lorena Acosta Iglesias, José Luis Moreno Pestaña, Cesar Rendueles, Eddy Sánchez  Sigue en @encuentrosUCM Véase la información en este vínculo.