Ir al contenido principal

Facebook, el panóptico y el nuevo Rastignac

-->
 http://home.arcor.de/frank.weidemann/00101-Dateien/rastignac.jpg
Facebook tiene algo de nuevo panóptico, la institución donde cada compañero era, a la vez, un vigilante. Una panóptico capitalista, infinitamente más insidioso que la benévola máquina reformista que imaginó el progresista Bentham. La competición por el me gusta genera, constantemente, nuevas existencias. El Daily Mail nos cuenta la historia de una chica adicta al selfie que derrocha una millonada en prepararse para las fotos. Eva Illouz ya mostró cómo la autovigilancia corporal aumentó terriblemente con las redes sociales.
Pero es bastante sospechoso centrarse siempre en problemas de chicas: solo exhiben el capital cultural que poseen y sucede que ese se identifica con la frivolidad. Los recursos de los dominados, sostuvo alguien, siempre son ambiguos: la franqueza popular se transmuta en símbolo de falta de sofisticación, el cultivo del cuerpo y la belleza en las mujeres, emblema de frivolidad. Pero podríamos hablar de áreas mucho más masculinas. Toda una política y una vida intelectual nuevas han surgido. La política, vemos sus efectos, consiste en ocupar el centro de atención de manera permanente. La lógica es la de costumbre: el capital va al capital y aquel que adquiere poder tiene los me gusta de hasta quienes lo denuestan en privado. La determinación técnica del asunto me parece secundaria: para comprender lo central del comportamiento de tanto Rastignac basta con leer y releer atentamente La comedia humana de Balzac. La transición entre unos muros y otros es un ejemplo de los movimientos del campo político y de determinadas artes. El vocabulario y el razonamiento exhibido no confirma a los que hablan de una ciudadanía “empoderada” por las redes. Los términos futbolísticos (los “cracks”, los “monstruos”) han colonizado el lenguaje intelectual y político y la tendencia a la exageración, el miedo a que otro sea más recatado en el halago, asciende la menor nadería al estrellato y nos lleva a cabalgar sobre un tigre de hipérboles: que nadie halague más que yo, que no em quede insultando menos. La clickocracia genera sus adicciones, que no son sino la competencia por cotizar constantemente alto en mercados muy inestables y donde no se encuentran bien fijados los equivalentes. El dinero nos da seguridad y nos evita cavilar acerca de cada intercambio. Cuando el valor no se encuentra bien fijado por un equivalente, cuando no se está seguro del valor de la moneda (corporal, intelectual) la tendencia a la hiperortodoxia se acentúa y la atención nerviosa a los posibles equivalentes nuevos se convierte en obligatoria: ¿habrá alguno que desconozco y respecto al cual no doy la talla? ¿Será el pensador de allá o el acullá? ¿Quizá un nuevo grupo de rock? ¿La corriente de tal partido o mejor aquella otra? ¿Algún genio de la poesía de estos que surgen cada fin de semana? Jacques Bouveresse (lo cito libremente), comentando los tonos de la prensa intelectual, recordaba que, existían tantos grandes filósofos, tantos filósofos fascinantes, tantos filósofos definitivos, tantos maestros indispensables... que lo difícil comenzaba a ser encontrarse un filósofo y un maestro. Lo mismo se aplica, creo yo, con muchos amigos y compañeros de Facebook. Insisto: no son las redes; es nuestra manera de ser, nuestros hábitos, nuestro inconsciente ideológico. Las redes los fomentan exponencialmente.
¿Cuál es la alternativa? Nunca me convenció la huida, porque la misantropía resulta incompatible con ideales socialistas y democráticos –que son los míos. La única alternativa viable consiste gestionarlo de otra manera y agruparse solo con aquellos que actúan así. Kant reclamaba retirar la simpatía a los inmorales sin por ello faltarles al respeto ni increparlos. Como de costumbre, Kant es siempre un socorro.  Una práctica siempre es más radical que la mejor teoría.
La práctica no nos exime, por supuesto, de seguir pensando qué es esto y en qué arriesga convertirnos.  

Comentarios

Antonio Campillo ha dicho que…
Pepe, muchas gracias por tu reflexión sobre Facebook y la condición humana. Muy atinada.
José Luis Moreno Pestaña ha dicho que…
Muchas gracias amigo Antonio.
Jorge Novella Suarez ha dicho que…
¡Qué grande eres Pepe! Nuestro primo Kant es mucho Kant y tú lo manifiestas: retirar la simpatía a los inmorales y agruparse solo con aquellos que actúan con ideales socialistas y democráticos. De misántropos/melancólicos permanentemente encerrados en su bucle hay demasiados, para 1000 arcadias de nuestro tiempo. Un abrazo.
José Luis Moreno Pestaña ha dicho que…
¡Muchas gracias querido Jorge!
Ana A ha dicho que…
no creo que no estar en una red social sea misantropía, se puede hay más formas de estar en contacto con la gente lo justo y necesario para sobrevivir.
Se montan escandaleras por auténticas tontadas en las redes sociales. No sé si es específico de aquí o pasa en el mundo entero
Anónimo ha dicho que…
http://www.eldiario.es/interferencias/Maquina_electorales-hegemonia-poder_distribuido_6_327277271.html

Cómo compaginar la maquinaria electoral, la centralización como la distribución del poder?

Saludos de Miguel.
Anónimo ha dicho que…
Debo haber entendido mal...¿reduces a las mujeres a la frivolidad y a la autoexhibición, dando a entender que somos poco más que idiotas y las excluyes de temas "masculinos" como la política y la vida intelectual?!!
Espero no haber captado tu fina ironía al criticar a dinosaurios capaces de pensar hoy en día algo semejante...

Marta.
José Luis Moreno Pestaña ha dicho que…
Digo absolutamente lo contrario. Defiendo como correcto que cada uno exhiba aquello en lo que está entrenado y ridiculizo a quienes desprecian el capital corporal, ya sea de hombres o de mujeres, la división del mundo social en masculino femenino existe, es histórica, y no de naturaleza. Simplemente la constato

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

El pueblo de Tebas se aburre de Creonte y Antígona

Sófocles contiene una filosofía profunda de la democracia, no cabe duda. En este blog se ha comentado el clásico de Bernard Knox y, entre los autores que uno frecuenta, Foucault y Castoriadis han promovido lecturas sugerentes sobre las enseñanzas democráticas del genio de Colono. La de Castoriadis resulta de especial interés, pues consigue invertir la espontánea apuesta “libertaria” por Antígona y a mostrarnos la razón que asiste a Creonte. Si la tragedia funciona como filosofía de la democracia es porque renuncia a un Eje del Mal y nos ahce comprender cómo el orgullo nos conduce a aquello que odiamos ser: es la lección de Edipo, prototipo de caudillo sinceramente democrático. Cualquier lector que se entretenga en Sófocles comprueba cómo los personajes se contradicen y ocupan posiciones muy distintas en una y otra réplica. Lo que los lleva a la tragedia es la rigidez, la falta de comprensión de que la verdad se les escapa, de que no pueden tener razón solos. De hecho, el mítico Teseo,…

La identidad de clase en los años de los significantes flotantes

(He aquí el comentario que se ha publicado hoy en la página web de Sinpermiso y a la que se puede acceder pinchando aquí)
Un libro debe juzgarse por los interlocutores que escoge. El trabajo de Ricardo Romero Laullón y de Arantxa Tirado Sánchez se esfuerza por establecer un diálogo con lectores no entrenados en las discusiones académicas. No resulta fácil porque el libro presenta sus argumentos invocando un doble registro. Por un lado, se encuentra la experiencia personal de los autores. Por otro, ambos son universitarios y recurren a argumentación teórica. Si hay algo que me escame de su trabajo es la saña, por cierto muy a la moda, con la que aborrecen la cultura académica, cultura sin la cual no hubieran podido escribir. Ciertamente, acuden a una lecturas quizá minoritarias pero no menos académicas. Como buen libro escrito a cuatro manos todas las hebras no se encuentran bien anudadas en el cáñamo del discurso y uno puede saltar de estados de la cuestión muy solventes a desahogos. M…