Ir al contenido principal

La penalización hospitalaria de los gordos


La prensa ha recogido noticias sobre la penalización hospitalaria de los gordos, supongo que medidos según el Índice de Masa Corporal. La idea que cabe reconstruir tras tales medidas es que las personas son responsables de su gordura y que ésta es un enorme problema de salud. 
Estas medidas merecen discutirse públicamente en las siguientes circunstancias: 
1) Si y solo si admitimos que las dietas son posibles y que queda al albur del sujeto cambiar su morfología.
2) Si y solo si admitimos que las correlaciones entre gordura y morbilidad atestiguan imputaciones causales.
3) Si y solo si no admitimos la abundante evidencia cuantitativa y cualitativa sobre, pensemos lo que pensemos en 1 y 2, los enormes problemas que producen las dietas yo-yo (ganancias y pérdidas de peso cíclicas).
4) Si y solo si ignoramos las correlaciones entre gordura y salud allí donde la primera no está estigmatizada. Y dejemos de sospechar entonces que hay variables no advertidas que intervienen en las correlaciones de 2 (gordura y morbilidad).
Solo si ignoramos estos cuatro puntos -no uno ni dos: los cuatro, no vale sacar solo uno; los cuatro y la reflexión que se impone: salud y gordura no están obligatoriamente reñidas- estas medidas tienen discusión posible, pues penalizamos a viciosos, a gente descuidada o yo no sé qué. 
Por lo que yo sé, para ignorar estos cuatro puntos hay que ser un ignorante de campeonato o una persona tremendamente interesada en promover la gordofobia: puede que porque de ello depende su vida profesional o porque comparte convicciones arbitrarias contra la gordura que machacan a los ciudadanos a cada segundo. En cualquier caso, la ciencia puede avanzar y los puntos uno y dos afirmarse, cosa que no es el caso. Así como que tengamos evidencia que permitan desestimar tres y cuatro.
Dicho lo cual, en cualquiera de las situaciones hay una enorme discriminación de clase. Es verdad que existen ricos que no pueden dejar de estar gordos. (Quizá debido a lo que decía en 1 aunque la tensión al respecto sea enorme. El cuerpo es la sangre de la burguesía, dijo otro inolvidable.) A estos, la carrera por la delgadez les resulta menos costosa. Cada época tiene las elites que se merece y a las nuestras les encanta estar delgadas y luchar por ello. 
Queda para las fuerzas políticas, para todas, la vergüenza del escaso interés que ponen en abrir un debate público sobre estas cuestiones. O están muy mal informados o, en tanto terrenos donde se codean las elites —las elites no saben de siglas o ideologías: su inercia los empuja hacia el núcleo de todos los nichos de poder que se abran—, funcionan como espacios donde se selecciona a la gente implícitamente por su aspecto, esto es, donde se le atribuye a los individuos fiabilidad en función de su morfología. Lo cual es algo muy común desde finales del siglo XIX entre las elites culturales, incluidas aquellas que se pretenden más rupturistas. Pero sobre estas cuestiones remito a La cara oscura del capital erótico, donde me explico sobre el particular.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los pueblos de los populismos

¿Dónde se encuentra el pueblo que convocan los populismos? ¿Qué propiedades tiene? ¿Pueden éstas ser representadas por programas y fórmulas políticas diferentes y hasta antagónicas? Articulando sociología electoral y reflexión filosófica, Eric Fassin responde a las tres preguntas en este breve ensayo titulado Populisme: le grand ressentiment (Textuel, 2017).
Para la primera pregunta, Eric Fassin analiza el electorado de Donald Trump o al de Marine Le Pen. En el caso de Frente Nacional francés, el voto popular procede de un voto obrero tradicionalmente de derecha o de nuevos obreros que jamás fueron de izquierdas. Trump, por su parte, no recoge el voto de los más pobres, aunque reclute electores entre las fracciones de la clase obrera blanca; lo fundamental, sin embargo, es un voto globalmente minoritario, tendencialmente masculino y blanco, con fuerte componente religioso y que capta mejor a las personas con escaso nivel educativo. Pero los más pobres no votaron a Trump; y sobre todo q…

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

Libertad estoica

La escuela estoica existe entre el siglo IV a.c y el siglo III d.c. y demostró una capacidad importante de resistencia histórica. Solo eso, el haber permitido vivir a muchos hombres durante mucho tiempo, certifica algo positivo: ninguna ideología absurda, ningún entretenimiento de elite, goza de tanta popularidad de manera sostenida.

La revalorización contemporánea del estoicismo destaca su interés por la vida personal y, en ese sentido, considera que el estoicismo puede ser una guía para nuestra época. Como los estoicos, vivimos en un mundo (ellos en el de la crisis de la polis y el desarrollo de los imperios helenístico y romano, nosotros en el de la globalización) donde el individuo tiene escaso poder sobre la vida pública. Además los estoicos, a diferencia de los discípulos de Epicuro, aceptaban las obligaciones sociales y desarrollaban un modo de vida integrado socialmente. La filosofía estoica nos ayuda a concentrarnos solo en aquello que queda bajo nuestro poder y, por tanto,…