Ir al contenido principal

Un comentario de "La cara oscura del capital erótico" y los bomberos de Zaragoza


Sesión de fotos para un calendario de bomberos en Bilbao

Cuca Casado publica un comentario de La cara oscura del capital erótico en la revista Disidentia. Puede accederse pinchando aquí. Se trata de un texto, resultado de una lectura real e inteligente, y que utiliza el libro como crítica a un supuesto puritanismo feminista. La autora asume la idea de las raíces naturales del capital erótico algo a lo que el primer capítulo del libro intenta dar una respuesta histórica. Narrando el conflictivo proceso histórico por el que un prototipo morfológico se convierte en capital, no solo se intenta controlar el recurso al naturalismo explicarivo. El recorrido por el pasado es fundamental para comprender alguna de las alternativas que planteo como posibilidades de contestación. Fundamentalmente la crítica política de la fijación en la distinción corporal. No porque sea perversa, sino porque ocluye otras posibilidades de desarrollo. 

Lo cual permite aterrizar en otro problema oportunamente subrayado por Cuca Casado: la reciente polémica sobre los desnudos de bomberos de Zaragoza, ejemplo de una serie donde profesiones masculinas (deportistas, polícias...) exhiben sus ortodoxias corporales. Suelen ser profesiones que tienen la forma física, aunque no su exhibición erótica, entre las condiciones de ejercicio de la actividad profesional específica. Sin duda, la novedad de tales procesos es la introducción del capital erótico en profesiones bastante, aunque no exclusivamente, masculinas y relacionadas con la seguridad. Cabe preguntarse, con todo, qué aporta a la calidad específicamente profesional la exhibición de la ortodoxia estética de algunos de sus miembros, para qué resulta relevante y hasta qué punto contradicen otros modelos de definición pública del profesional. 

Esa pregunta no es puritana pues en nada condena la valorización del cuerpo, máxime cuando no es disfuncional con el ejercicio profesional, sino que supongo que es compatible con el ejercicio del mismo. Puede que no lo sea y que los desvelos para el esculpido del cuerpo quitan tiempo y atención a otras importantes cualificaciones exigibles, por ejemplo derivadas del estudio. Pero asumo que hacemos la pregunta suponiendo que se trata de un subproducto -no exclusiva ni obsesivamente perseguido- de la propia cualificación profesional. La pregunta por la relevancia de la exhibición recuerda que confiamos en la profesiones gracias a que les presuponemos ciertos valores. Quienes pretenden innovar introduciendo valores nuevos -en el caso, el tallado estándar del cuerpo masculino- necesitan justificarse. No por supuesto antes de exhibirse en privado, sino antes de hacerlo en tanto que profesionales. Justificarse, esto es, explicar: ¿quiero ser como percibido como objeto libidinal en tanto que bombero -o policía? La respuesta requiere elaborarse, no cabe duda.

Publicaré próximamente sobre este problema de ética de las profesiones.

Comentarios

Cuca Casado ha dicho que…
Que grato encontrarme con tu comentario.
Es complejo el tema a abordar y mi intención era invitar más bien a reflexionar y a animar a que se adentraran en tu libro, que ha sido uno de los que más he disfrutado últimamente. Sin duda alguna, es un tema que está por encima de mis posibilidades.

Estaré atenta a tus publicaciones, pues me encantará leer cómo abordas la cuestión del erotismo y la ética de las profesiones.

Gracias.
Un saludo.
José Luis Moreno Pestaña ha dicho que…
Muchas gracias a ti, Cuca. Te agredezco infinito tu lectura y tu amable comentario. Creo que tu texto toca cuestiones centrales y en ese sentido yo no diría que el tema te supera; bien al contrario, me has puesto delante problemas que yo no tenía claros, como este.
Un saludo
José Luis

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

Xornada Karl Marx 1818/2018

As xornadas “Karl Marx. 1818/2018” pretenden conmemorar o bicentenario do nacemento deste pensador de xigantesca influencia histórica. Non é esaxerado afirmar que algunhas das súas ideas forman parte de nós e que sexamos nalgún aspecto marxianos sen sabelo, como somos galileanos noutro campo e que tamén, dalgún modo, algo dos nosos marcos vitais remita a el. Coa distancia privilexiada do tempo, co legado da interminable reelaboración e crítica da súa obra a cargo de tantas figuras de relevo, de Kautsky e Lenin a Gramsci e Lukács, de Korsch a Habermas ou Harvey; despois de tantos acontecementos históricos que se reclamaban do seu nome, da Revolución Rusa á Revolución china ou cubana, a tantos movementos emancipatorios en todo o mundo; despois de que se declarase o imperio dun sistema único como fin da historia dominado polo neoliberalismo, e en medio dunha das crises económicas máis grandes habidas que fixo aflorar de maneira nova o interese polo xenio de Tréveris, parece máis indicado,…

¿Qué había y qué hay en la habitación 217?

Hace unos días, El País publicaba una entrevista con Stephen King. Encontramos lo que ya muestran sus novelas: un hombre profundamente norteamericano, poco engolado (por eso escribe tan buenos libros) y muy de izquierdas, que le pide a Obama pagar más impuestos. La entrevista promociona la salida de Doctor Sueño, en la que se nos muestra el periplo de Danny Torrance, el maravilloso protagonista de El resplandor. Stephen King detestó la celebrada versión que Stanley Kubrick hizo para el cine. En ésta, un escritor frustrado, Jack Torrance, completa su locura en un hotel que, según parece, lo atrapa, nadie sabe muy bien por qué razón. King se lamentaba de la elección del actor, que comunicaba su morbidez desde la primera mirada. Para cargar más la degradación, Kubrick llenaba de detalles escabrosos la película, todos destinados a convertir a Torrance en un demente. El prototipo del criminal podrido, absolutamente y sin remisión (unicamente le falta un empujoncito), tan querido por el má…