Ir al contenido principal

El campo en Enrique Tierno Galván


Leída ―una parte― como inauguración del curso del Instituto de estudios políticos en 1954 (ante la hermana del ausente, Pilar Primo, el general Moscardó, el jefe de Falange…) “Sociología y situación” causó un cierto impacto en el auditorio entonces (hay valoraciones dispares sobre el fuerte enfado que causó en la audiencia) y puede ilustrar al lector de hoy. Por sí solo, el texto testimonia la riqueza de las redes de pensamiento en la España de la época. Catedrático de Derecho Político en Murcia, luego en Salamanca, Tierno expone en la conferencia una interesante delimitación de la diferencia entre campo y situación. El campo, explica Tierno, es una construcción lógica con la que intentamos aislar relaciones funcionales en una situación que, en sí misma, puede estar compuesta por diversos campos. De ese modo, insiste, la lógica relacional se impone sobre la argumentación esencialista a la hora de analizar la realidad social. Escribe Tierno, remitiendo al iniciador del concepto de campo, Kurt Lewin (en la foto: lo aclaro porque le da un aire a Tierno de joven...): “Lewin define la diferencia entre Aristóteles y Galileo de un modo exacto y claro cuando dice que a Aristóteles le preocupaban las prioridades de la piedra mientras que a Galileo eran las relaciones de la piedra con el medio”. Esa es la fuente sobre la que un joven sociólogo francés ―12 años más joven que Tierno― elaborará más adelante su teoría.
La RES tuvo la feliz idea de publicar una selección de la conferencia (pinchar sobre el vínculo). El libro no sólo interesa para el historiador de las ideas: también para que el sociólogo y el filósofo de la ciencia analice los efectos diversos de una red de conceptos en nuestro entorno nacional.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un debate sobre capitalismo en Fort Apache

Un debate sobre capitalismo en Fort Apache con Pablo Iglesias, Manuel Monereo, Eduardo Garzón, Xabier Arrizabalo, Nines Maestro y yo.

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

Manuel Sacristán. Razón y emancipación, editado por Jacobo Muñoz y Francisco José Martín

“Siempre prefirió dotarse de instrumentos de comprensión del mundo, antes que de saberes específicos, de radio limitado, nada desdeñados, por otra parte, por él. Y desde esa intencionalidad básica practicó una conducta mental hecha del esfuerzo de conocer y de la voluntad de transformar. Precisamente por eso, porque lo que ante todo le importó fue aprender y enseñar a vivir, es por lo que sí valoró de modo especialmente intenso la figura del sabio, tan característica de nuestra tradición. Dejó constancia explícita de ello a propósito de Ortega, al que frecuentó en su juventud y al que no dejó de volver, lejos de toda beatería, cuantas veces le pareció justo y conveniente”

Del excelente capítulo de Jacobo Muñoz, “¿Qué es un maestro?”, página 23.