Ir al contenido principal

Aproximaciones a la contingencia. Historia y actualidad de una idea editado por Concha Roldán y Óscar Moro



Hasta fecha muy reciente, la filosofía, la historia y la ciencia se construyeron contra la contingencia. El destierro de lo contingente del ámbito de lo explicativo, que tuvo su origen en la exclusión aristotélica de lo casual como posible objeto de ciencia, se prolongó hasta finales del siglo XVII, cuando autores como Leibniz empezaron a plantearse el problema de lo azaroso desde las matemáticas y la teoría de la probabilidad. Con todo, la fe ciega en la ciencia y la razón consiguieron erradicar la contingencia del panorama conceptual occidental hasta bien entrado el siglo XX, excepto como preocupación accidental de un grupo minoritario de pensadores. La Modernidad fundaba con ello un paradigma de conocimiento que rechazaba explícitamente la posibilidad de explicar lo accidental y hubo de esperar a sus críticas, de la mano del denominado postmodernismo, para que la reflexión sobre la contingencia adquiriera un protagonismo sin precedentes en la historia del pensamiento. El presente libro se acerca a la idea de contingencia a través de los trabajos de varios especialistas internacionales que realizan sus aportaciones en el marco del proyecto de investigación “Una nueva filosofía de la historia para una nueva Europa”, dirigido por Concha Roldán en el Instituto de Filosofía del CSIC, cuyo objetivo es tratar de alimentar un diálogo que, más allá de los estrechos límites de cada disciplina, permita poner en común diferentes maneras de concebir la contingencia. Y ése es, precisamente, el propósito de este libro: ofrecer al lector una serie de materiales que, desde puntos de vista muy diversos, le permitan acercarse a una cuestión de enorme actualidad.

Con aportaciones de Tomás Gil, Griselda Gutiérrez, Mary Sol de Mora Charles, José Luis Moreno Pestaña, Óscar Moro, Lorenzo Peña, Stascha Rohmer, Johannes Rohbeck, Concha Roldán, Jaime de Salasy Piero Schavo

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

"Le poids des corps", ARSS, nº 208 en acceso libre

José Luis Moreno PestañaTraduit de l’espagnol parSéverine Rosset Page 4 à 13 Haro sur les gros Premières lignesVersion HTMLVersion PDF Dieter VandebroeckTraduit de l’anglais parFrançoise Wirth Page 14 à 39 Distinctions charnelles Obésité, corps de classe et violence symboliqueRésuméVersion HTMLVersion PDF Nicolas Larchet Page 40 à 61

Los pueblos de los populismos

¿Dónde se encuentra el pueblo que convocan los populismos? ¿Qué propiedades tiene? ¿Pueden éstas ser representadas por programas y fórmulas políticas diferentes y hasta antagónicas? Articulando sociología electoral y reflexión filosófica, Eric Fassin responde a las tres preguntas en este breve ensayo titulado Populisme: le grand ressentiment (Textuel, 2017).
Para la primera pregunta, Eric Fassin analiza el electorado de Donald Trump o al de Marine Le Pen. En el caso de Frente Nacional francés, el voto popular procede de un voto obrero tradicionalmente de derecha o de nuevos obreros que jamás fueron de izquierdas. Trump, por su parte, no recoge el voto de los más pobres, aunque reclute electores entre las fracciones de la clase obrera blanca; lo fundamental, sin embargo, es un voto globalmente minoritario, tendencialmente masculino y blanco, con fuerte componente religioso y que capta mejor a las personas con escaso nivel educativo. Pero los más pobres no votaron a Trump; y sobre todo q…