Ir al contenido principal

Intervención en el Congreso de la Sociedad Académica de Filosofía

 

Entre el 2 y el 4 de febrero tendrá lugar el congreso de la sociedad académica de filosofía en La Laguna (Tenerife). El jueves 3, entre las 9,30-11-30, participaré en la mesa de filosofía contemporánea con la ponencia siguiente.  

De la crítica orteguiana de la razón escolástica a la razón académica en la filosofía española: tres debates

La presente intervención analiza tres debates fundamentales para la construcción de una tradición de filosofía académica en España, algo que supuso la exclusión del modelo de razón histórica (y sus consecuencias prácticas) defendido por el último Ortega. Gracias a tales debates podrá contemplarse cómo se singularizan las diversas posiciones en conflicto dentro del campo filosófico español entre el final de la Guerra Civil y el comienzo de la década de los 70. El primer debate (alrededor del concepto de generación) del que se dará cuenta es el que enfrenta a Julián Marías y Pedro Laín formados dentro de la tradición orteguiano-zubiriana, y en él aparece la primera impugnación filosófica (la de Zubiri) del modelo de hibridación de la filosofía con las ciencias humanas (las “humanidades”) defendido por Ortega. El segundo debate se produce en los años 50 y se centrará en discernir si Ortega es un verdadero filósofo o si era un hombre sin sistema, sociólogista, historicista y demás insultos en “–ista”: una nueva figura filosófica académica nacerá en el mismo, figura que se desprenderá del catolicismo tomista que dominaba a los impugnadores de la entidad filosófica de Ortega, y que protagonizará el aggiornamento filosófico de la academia española vía la importación de escuelas europeas y norteamericanas. El tercer debate, que enfrentará a Gustavo Bueno con Manuel Sacristán, continúa dentro de las coordenadas abiertas por las críticas de Ortega a la filosofía y abrirá dos posibilidades: la recuperación de la filosofía como ejercicio reflexivo provisional y la reconstrucción de la razón filosófica en la práctica científica. Ambas posibilidades serán minoritarias, ante una práctica académica concentrada en lo que el último Ortega llamaba escolástica: toda exposición de la filosofía recibida sin comprender el ámbito cultural, el espacio social o el tiempo histórico en el que se produjo. La presentación servirá además para revisar la autonomía del campo filosófico y su coordinación compleja con los cambios políticos y para introducir una crítica de las cronologías filosóficas al uso en la historia de la filosofía española.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En Twitter gana Cleón

En el año 428 a.n.e., en plena conflagración del Peloponeso, Mitilene intentó pasarse al lado espartano y apoderarse de Lesbos.  Una flota ateniense, comandada por el general Paques, controló la ciudad. Reunida la asamblea del pueblo, e indignada con la traición, debía decidir qué hacer con los habitantes de Mitilene. Vimos aparecer en ella a Cleón, el famoso demagogo, que abogó, con el apoyo mayoritario, por un castigo consistente en matar a todos cuantos podían portar un arma.  Pasadas las horas hubo quien consideró el castigo excesivo y consiguió una nueva reunión de la asamblea. Al día siguiente Cleón abrió la asamblea y enfurruñado reprendió a los atenienses: vosotros ejemplificáis con vuestro comportamiento que las democracias no saben defenderse y así nunca resistiremos a los espartanos que son implacables. Con vuestros actos demostráis que no sabéis ser una potencia y que merecéis que todos se burlen de vosotros. Parad ya de discursos y enfrentaos la realidad brutal de la guerra…

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

Imágenes de la revolución III: Vladimir Menshov y "Moscú no cree en las lagrimas"

En su último libro (An american utopia. Dual Power and Universal Army, Verso, 2016) Fredric Jameson propone una gran definición de la imagen del socialismo en el arte. En general, el libro me parece un disparate, pero incluso en el disparate Jameson paraliza con su inteligencia. Socialismo es lo que vemos en las películas norteamericanas de High school: una enorme igualdad de clases que no evita que la gente compita por su belleza, por amores o por el tamaño de todo -por ejemplo, aunque no solo, del coche. Yo añadiría al maestro marxista: el infame genero slasher, con un psicópata asesinando adolescentes (a menudo mientras hacen el amor) ante autoridades blandas, estultamente liberales, es la venganza reaccionaria con la felicidad aclasista y picarona de la sociedad igualitaria de la educación secundaria. Hay estudios académicos que prueban la ideología reaccionaria del slasher y no es extraño que la era neoliberal lo acabara banalizando y lo llevase hasta la programación infantil.  Al…