Ir al contenido principal

Filosofía y sociología en Jesús Ibáñez: una reseña de Jesús Romero

Publicada en Actualidad bibliográfica de filosofía y teología (93, 2010, pp. 115-116) una reseña del profesor de Sociología en la UCM Jesús Romero Moñivas

 
Este breve libro es una obra «extraña» pero «iluminadora». Extraña: porque está escrita de forma algo caótica y difícil de seguir, mezclando temas, personajes, argumentos que no se sabe bien de dónde proceden, si del autor o de las diversas personalidades intelectuales que desfilan por sus páginas; se mezcla crítica y elogio, elogio en la crítica y crítica en el elogio; parece seguir un orden cronológico en la vida de Ibáñez pero a ratos se crean paréntesis que despistan; está escrito ciertamente con un estilo vivaz y rápido, pero sin embargo no hay fluidez en la lectura por todas esos motivos. Pero a la vez es iluminadora: porque no es una biografía ni una exposición de la obra de Ibáñez, sino que es un intento —cómo reza el subtítulo— de trazar la «genealogía» de un intelectual, por lo que es necesario no sólo exponer el desarrollo de la biografía y obra de Ibáñez, sino también analizar los desarrollos sociales, académicos y vitales previos y coetáneos del propio Ibáñez, de sus amigos y discípulos, de sus enemigos y detractores, las ramificaciones de su pensamiento, las latentes en él o las que procediendo de él son novedosas de sus discípulos. Todo ello es lo que el joven José Luis Moreno Pestaña (a camino, como el propio Ibáñez, entra la filosofía y la sociología) ha tratado de reflejar en estas páginas, que empiezan a ser habituales en las publicaciones de este profesor de Cádiz, maestro ya en el género de la «genealogía» de los intelectuales. En esta ocasión, el autor al que dedica su atención es el atípico sociólogo-filósofo crítico español Jesús Ibáñez, del que —a pesar de no ahorrarse críticas honestas y «educadas» en el libro— dice que era un «intelectual a quien un enorme cúmulo de sabiduría permitía pensar en voz alta, sin negociar jamás con poder alguno, sin deber jamás fidelidad a nadie o nada que no fuera al propio rigor implacable de su escritura» (p. 1). Y del que con mucha razón sentenciará: «A una persona así o se le tiene afecto hasta el aturdimiento o se le margina» (p. 2). Algo de las dos cosas hubo en la igualmente caótica trayectoria bio-intelectual de Ibáñez —uno de los más importantes iniciadores de la sociología cualitativa-crítica española, y que creó y desarrolló con maestría la técnica del grupo de discusión—, que Moreno Pestaña se esfuerza en desentrañar a lo largo de 13 capítulos (más una conclusión), en los que se tratan cuestiones vitales, intelectuales, políticas, sociales, de afiliaciones institucionales, de encuentros y desencuentros, y en los que consigue describir con equilibrio y sin tapujos ni remilgos, algo de la historia (también caótica y turbulenta, llena de luchas ideológicas) de los inicios de la sociología española, y la gestación de la dicotomía casi institucional, entre cualitativistas y cuantitativistas. Pero junto a todo ello, en perspectiva más concreta, Moreno Pestaña consigue ir dibujando la genealogía propia del «crítico Ibáñez» y de su trayectoria, que resume del siguiente modo: «Ibáñez genera productos intelectuales de menor interés cuando accede a la cátedra y se convierte en el cetro de una red intelectual cada vez más poblada y con alta capacidad de atracción» (p. 131). Así, utilizando la triple distinción de consagración institucional, intelectual y autonomía creativa, distingue diferentes valoraciones en tres etapas: en la primera (1957-1969) en la que Ibáñez trabaja en la investigación de mercados, Moreno Pestaña considera que su consagración institucional es débil, la intelectual discutida y la creatividad alta (¡inventará el grupo de discusión!); la segunda etapa (1969-1983) de inserción en la universidad, la valoración en los tres aspectos citados será media, discutida y alta; finalmente, en la tercera etapa (1983-1992) a partir del acceso a la cátedra, Ibáñez —a ojos de nuestro autor— conseguirá una alta consagración institucional e intelectual, y una débil autonomía creativa. Por todo ello, y aunque Moreno Pestaña se lamenta desde el comienzo al fin del libro de que la mayor riqueza de Ibáñez (sus muchos, rigurosos y creativos trabajos empíricos) nunca fue promocionada ni publicada por él mismo, consigue hacer un balance equilibrado y jalonado tanto de su genealogía como pensador crítico como de sus logros y fracasos como intelectual, y como iniciador sistemático de la corriente cualitativista en la sociología española. Un intelectual nace de un contexto, vive en una encrucijada y muere dejando una tradición. Jesús Ibáñez, el crítico con jersey viejo y usado, no fue una excepción.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Una entrevista sobre Pierre Bourdieu con Enrique Carretero

El último número de la revista Tempos novos publica una entrevista acerca de Bourdieu que me hizo el profesor Enrique Carretero, dentro de un especial dedicado al gran sociólogo. He aquí la versión extensa y en castellano de la misma.

1. ¿En qué medida las circunstancias biográficas e históricas han incidido en la configuración de la línea de pensamiento auspiciada por Pierre Bourdieu? Es difícil responder ya que no tenemos una buena biografía sobre Bourdieu y sobre la complejidad de sus redes de influencia. En lo que concierne a Bourdieu mismo, siempre insistió mucho en la importancia de su experiencia de ascenso social y su relativa incomodidad con el medio intelectual. Esa incomodidad se muestra en su importantísimo trabajo de sociología de los intelectuales y de las producciones culturales, donde al lado de un utilización brillante de herramientas procedentes de Durkheim, Weber o Marx se encuentran preguntas, inflexiones en el análisis o descripciones que testimonian cuanto se veía …

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

El pueblo de Tebas se aburre de Creonte y Antígona

Sófocles contiene una filosofía profunda de la democracia, no cabe duda. En este blog se ha comentado el clásico de Bernard Knox y, entre los autores que uno frecuenta, Foucault y Castoriadis han promovido lecturas sugerentes sobre las enseñanzas democráticas del genio de Colono. La de Castoriadis resulta de especial interés, pues consigue invertir la espontánea apuesta “libertaria” por Antígona y a mostrarnos la razón que asiste a Creonte. Si la tragedia funciona como filosofía de la democracia es porque renuncia a un Eje del Mal y nos ahce comprender cómo el orgullo nos conduce a aquello que odiamos ser: es la lección de Edipo, prototipo de caudillo sinceramente democrático. Cualquier lector que se entretenga en Sófocles comprueba cómo los personajes se contradicen y ocupan posiciones muy distintas en una y otra réplica. Lo que los lleva a la tragedia es la rigidez, la falta de comprensión de que la verdad se les escapa, de que no pueden tener razón solos. De hecho, el mítico Teseo,…