Ir al contenido principal

QUIERO SER GORDA COMO ADA COLAU


Alfonso Rojo llamó gordita a Ada Colau. Fue durante una discusión acerca de la crisis, de su realidad y de si Colau la amplificaba o no. Rojo le espetó: “Si vamos a lo personal, para lo mal que lo pinta usted y el hambre que está pasando, yo la veo bastante gordita”. Una de las cosas buenas de la sociología es reconstruir los implícitos que conducen nuestro juicio y nuestro ánimo. A veces no son evidentes en las escenas en que nos movemos. Veamos qué podemos sacar de esta.
Llamándola gorda, Rojo identificaba a Colau con una acaparadora y, así, reavivaba los viejos dibujos del pueblo oprimido por individuos cebados. La imagen, hace mucho, dejó de tener sentido. Desde que el hambre desapareció en Occidente, más o menos al final del XIX, el modelo de las elites es la delgadez. Y, desde los años 60 y 70 del  siglo XX, la gordura correlaciona con una franja depauperada de las mujeres. Los ricos ya no son gordos por elección (desde el final de la Edad Media ya había muchos que no querían serlo) y, entre los pobres, sobre todo en el caso de las mujeres, existe un porcentaje importante de personas con sobrepeso. En general, gordos y delgados se distribuyen por todas partes el espacio social, aunque los segundos abundan, fundamentalmente, entre las mujeres con alto capital cultural. Es decir, del grupo social en el que se ubica Ada Colau.
En ese sentido, Colau desentona con su medio. Lo hace, obviamente, en más planos (pocas mujeres con estudios se dedican a hacer lo que ella. Desgraciadamente, pienso yo, porque otro gallo nos cantaría) pero también en ese. ¿Y por qué es dañino que señalen que, en ese también, desentona? Porque algunos pretenden que las diferencias sociales y morales se encuentran encarnadas, esto es, consideran que los índices de lo que tenemos y somos se pueden leer en nuestro cuerpo.
La idea es estúpida porque el cuerpo solo es índice evidente de posición social cuando uno trabaja con él, cuando uno es artista, atleta, bombero. En el resto de los casos no. Pero es verdad que existen correlaciones y que éstas dibujan un mapa, muy borroso y poco evidente, pero un mapa, de cuerpos de clase. Entre los hombres las correlaciones entre peso y clase no son  tan significativas y, a menudo, no lo son en absoluto. Exceptuando un grupo: aquel al que pertenece Alfonso Rojo. Efectivamente, los hombres con alto capital cultural tienden a ser más delgados y algunos, como muestra el aspecto y los insultos de Rojo, tienen eso a gran honra. En el caso de las mujeres, cultura y delgadez, como se apuntó, tienden a ir más de la mano.   
Así Ada Colau se encontró en un triángulo de tensión corporal: las mujeres de su grupo social, de las que se espera delgadez, hombres como Alfonso Rojo, más predispuestos al físico y un tercer vértice difícil de identificar: el individuo explotador que arrambla. Antaño, decíamos, era el capitalista pero hoy, en el mundo neoliberal, la imagen se proyecta a las mujeres pobres de Occidente, esas que parasitan los servicios sociales pagados con los impuestos de las buenas clases medias delgadas. Que Colau sea una gorda quiere decir: es una mujer que no se encuentra a la altura de su clase de referencia. En el fondo, se parece a la gente que defiende: gente pobre y gorda y que son gordos y pobres porque no se controlan y no invierten bien sus recursos.
Esa es la trampa: creer que la gordura es índice moral. Porque la gente es gorda o delgada por factores naturales, por gustos, por hábitos y, cuando, como sucede hoy, intenta contrariar demasiado sus disposiciones (ya sean genéticas, culturales, idiosincrásicas) se convierten en personas que solo sirven para adelgazar. Mucha atención al cuerpo es devastadora. Eurípides y Platón lo decían a propósito de los atletas: son gente inútil para lo que no sea hacer dietas y perseguir objetivos extravagantes. Hay más obesas entre grupos de mujeres pobres por el escaso ejercicio, los alimentos baratos, el encierro en la cocina. Encontramos menos obesas entre las mujeres con alto capital cultural porque se movilizan mucho contra la gordura : de hecho, algunas no hacen otra cosa y acaban teniendo problemas de aupa. Pero también hay, evidentemente, muchas mujeres cultas y gordas. Pero más allá de que estén en un lado o en otro, sean ejecutivas o medio pensionistas, ¿de qué es un signo la gordura? De nada.
Porque lo fundamentalmente tonto es creer que la calidad moral, ética o social de un individuo se lee en que su cuerpo sea más o menos estilizado. Y ya puestos a sostener idioteces, podría decirse lo contrario. Cuando una se moviliza por otras cuestiones, como Ada Colau, es normal que no tenga tiempo en movilizarse contra la báscula. Y que a los ojos de alguien como Alfonso Rojo, e incluso de las mujeres que él admira, aparezca como gorda. Una sociedad de gente movilizada contra los desahucios y las injusticias quizá incluyese menos delgados entre las clases cultas: más gente que sabría de economía, de política y menos de retenerse y medir sus calorías. Quiero ser gorda como Ada Colau sería entonces un programa político liberador.  Ese programa se convertirá en realidad cuando llamar a alguien gordito sea tan ridículo como reprocharle que sea de Getafe o se apellide Martínez.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un debate sobre capitalismo en Fort Apache

Un debate sobre capitalismo en Fort Apache con Pablo Iglesias, Manuel Monereo, Eduardo Garzón, Xabier Arrizabalo, Nines Maestro y yo.

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…

Manuel Sacristán. Razón y emancipación, editado por Jacobo Muñoz y Francisco José Martín

“Siempre prefirió dotarse de instrumentos de comprensión del mundo, antes que de saberes específicos, de radio limitado, nada desdeñados, por otra parte, por él. Y desde esa intencionalidad básica practicó una conducta mental hecha del esfuerzo de conocer y de la voluntad de transformar. Precisamente por eso, porque lo que ante todo le importó fue aprender y enseñar a vivir, es por lo que sí valoró de modo especialmente intenso la figura del sabio, tan característica de nuestra tradición. Dejó constancia explícita de ello a propósito de Ortega, al que frecuentó en su juventud y al que no dejó de volver, lejos de toda beatería, cuantas veces le pareció justo y conveniente”

Del excelente capítulo de Jacobo Muñoz, “¿Qué es un maestro?”, página 23.