Ir al contenido principal

Defensa de tesis de Adriana Razquin


(Intervención de Adriana Razquin Mangado en la defensa de su tesis doctoral ante un tribunal formado por José Antonio González Alcantud, Francisco Sierra Caballero y Francisco Vázquez García)
No somos mercancía en manos de políticos y banqueros. Democracia Real Ya.
Este fue el lema que hace ya tres años llenó las calles y las plazas del país abriendo un nuevo ciclo de movilización social que llegaba por sorpresa. Un estallido social de malestar y desafección que desbordó el estado del campo político y la trayectoria de los movimientos sociales que venían saliendo de una honrosa resiliencia. La burbuja inmobiliaria y el festival de derroche y sobreendeudamiento parecían anunciar el fin del compromiso político.
A pesar de que las condiciones económicas y sociales estructurales venían deteriorándose como correlato del flujo de capital, las posibilidades que ofrecía el crédito parecían resultar demasiado hermosas como para ensuciarlas con la crudeza de los efectos inmediatos que acarreaba ese abandono ciudadano del control de los asuntos públicos. La militancia política, a ojos de la doxa economicista que sostenía la retórica neoliberal y que inundaba buena parte de la vida social, resultaba, si acaso, una antigualla caduca y raída por el paso del tiempo. 

Roto el espejismo y pasados tres años del comienzo oficial de la crisis, con un deterioro palpable de las condiciones de vida y con el Estado social a merced del poder financiero francoaleman, numerosas organizaciones sindicales, ONGs, partidos políticos y diversas agrupaciones trataban de sostener plataformas que no lograban ser mayoritarias ni superar sus propios umbrales de movilización. La desafección hacia las organizaciones políticas y sindicales parecía aumentar diariamente como efecto inmediato del afloramiento vertiginoso de multitud de casos de corrupción, que habían tenido como caldo de cultivo un marco legislativo y ejecutivo armonizado, casi podría decirse al servicio de, la connivencia de estos agentes políticos y sus redes clientelares con los poderes económicos. La desvirtuación de las reglas del juego democrático y el desprecio por el bien común parecían caracterizar buena parte de la dinámica de la política profesional.
Así, si bien el contexto socioeconómico y político invitaba a una movilización popular y masiva, ésta nunca llegaba.
Y de pronto, desde los recovecos cibernautas y sostenida sobre relaciones personales previas, una convocatoria de la que se manejaban muy pocas certezas prendió. Y lo hizo de tal modo que marcaría un hito en la historia de la movilización social del Estado español, pues logró movilizar a millones de personas a las calles y plazas, involucró masivamente a ciudadanas y ciudadanos no iniciados en el militantismo y recuperó a varias generaciones de militantes cuyas trayectorias se habían ido desintegrando tras la consolidación de la democracia de partidos a la que dio lugar la Transición.
Así, se vivió una primavera llena de toldos desde los que comenzó a tomar cuerpo una interpelación tajante a la deriva partidista del juego democrático que, además, sometía la vida y futuro del país a la estabilidad de los mercados financieros.
La convocatoria nacía como heredera de diversos intentos movilizadores con orígenes sociopolíticos e ideas fuerza diversas. Según el análisis que presento, se podrían establecer tres espacios colectivos más o menos definidos que habrían estado presentes en el proceso de gestación de la convocatoria: la Coordinadora Ciudadana, No les Votes y Juventud Sin Futuro. Si bien todo indica que las posiciones más a la derecha (además de, por supuesto, las de extrema derecha) presentes en el acto del Ateneo de Madrid de la Coordinadora Ciudadana, se descolgarían antes de quedar definido el manifiesto que llamaría a la movilización.
Pues bien, estos tres bloques (cuyos orígenes sociopolíticos iban desde el liberalismo economicista hasta la izquierda estatista) alimentaron la convocatoria desde espacios sociopolíticos divergentes pero apuntaban a algunas demandas que podían, la voluntad era esa: converger. Así, a pesar de que había ideas fuerza abiertamente enfrentadas existían, al mismo tiempo, configuraciones sobre las que la convergencia era evidente: 1) la desconexión entre representantes y representados, 2) la elitización de los espacios de decisión política y 3) una llamada a la toma de responsabilidades ciudadanas. Además, esta convocatoria, trataba de superar las rupturas y tensiones en el marco de las correspondencias simbólicas con tal o cual organización política y las posibles coaptaciones apostando por una movilización sin banderas ni siglas.  Existían también elementos, en principio no convergentes que se armonizaron en la articulación práctica (no sin incorporar, como ha señalado Moreno Pestaña, juegos de malentendidos). Veámoslo: Por un lado, #Nolesvotes presentaba como una de las ideas centrales de su posicionamiento público la denuncia de corrupción sistémica en el seno del espacio partidista pero que se encarnaba de manera significativa sobre el PP, PSOE, CIU y PNV (que eran, justamente, los partidos que habían apoyado la llamada Ley Sinde); por su parte, la Coordinadora Ciudadana añadía un punto más de gravedad a la corrupción del sistema político incluyendo el terrorismo de Estado, y todo ello se encarnaba en el PSOE. Y, finalmente, Juventud Sin Futuro enmarcaba su llamada a la movilización en el análisis crítico de las llamadas «medidas anticrisis» adoptadas por el Gobierno de Zapatero en un marco de tendencia de neoliberalización de las políticas públicas más amplio y que no se correspondían con la gestión pública que se esperaba de un Gobierno, si no socialista, al menos socialdemócrata.
Así, sobre la base de ciertas y parciales resonancias entre los tres planteamientos, emergían como posibilidades prácticas e ideas fuerza poco definidas y más o menos integradoras, lemas como «PSOE y PP la misma mierda es», o movilizaciones a las puertas de los ayuntamientos, en los actos de investidura de los cargos electos en las elecciones municipales, al grito de «¡Que no, que no, que no nos representan!».
Al mismo tiempo, la desafección podía extenderse más o menos (dependiendo de las filiaciones simbólicas de cada participante y de la trayectoria militante) a toda agrupación sindical o a los dos sindicatos mayoritarios, a toda organización política o solamente a los dos partidos mayoritarios. E, incluso, a los movimientos sociales. Aunque, por otra parte, el espacio político que movilizaba Juventud Sin Futuro incluía toda la lucha contra las políticas de austeridad, incorporaba algunas posiciones de la extrema izquierda (hay que recordar que Izquierda Anticapitalista formaba ya parte de Juventud Sin Futuro) y la convocatoria del 15 de mayo de 2011 había contado con la alianza de buena parte de las organizaciones que componían el Foro Social. Finalmente, ya en la acampada, se consolidó la incorporación de posiciones situadas en la izquierda extraparlamentaria, concretamente procedentes del universo de los movimientos sociales.
Esta diversidad catalizada sobre la desafección y el hermanamiento ciudadano dio lugar a un movimiento popular más o menos concentrado sobre la delimitación física de campamentos y enraizado en una dinámica interactiva entre las asambleas ciudadanas que se desarrollaban en las plazas y la coordinación virtual con un mar de acampadas y movilizaciones populares a lo largo de la geografía mundial. Así, nacían cada día nuevas y multitudinarias asambleas. En el caso particular de la asamblea analizada las cifras llegaron a las tres mil personas para el primer fin de semana.

Esta etnografía ha interrogado especialmente a la experiencia asamblearia ya que, en última instancia, es éste el espacio donde se discuten y ponen en juego las expectativas, ideas fuerza y posiciones. También donde se valoran y perfilan las estrategias de acción colectiva. Y como las asambleas se regían por el dictado no explícito de «somos las que estamos» (lo que hace que el proceso vaya concretándose de manera importante en función de quienes están en la asamblea en el momento justo de tomar las decisiones), resulta fundamental, para entender al movimiento 15M el análisis de las condiciones sociales (algunas más o menos estables y otras cambiantes) que definen el espacio de posibilidad para la participación en la asamblea.
En ese sentido, este trabajo ha tratado −gracias a la puesta en funcionamiento de la Teoría de los campos de Bourdieu− de reconstruir, delimitar y situar el espacio que ocupan en la dinámica del proceso el espacio virtual y las acciones de movilización, mostrando los momentos y el modo en que las acciones en un espacio pueden revertir en prestigio asambleario.
De manera significativa, se debe señalar a este trabajo como uno de los pocos que hasta el momento, ha sido capaz de aportar a una teorización, aún inconclusa, de las dinámicas que sostuvieron la convocatoria y de resituar, con demostraciones empíricas, el papel del espacio virtual. Que, lejos de lo que anunciaban las teorizaciones más arriesgadas sobre una nueva era de movilización virtual, se ha demostrado un medio de comunicación muy potente pero un espacio subsidiario respecto de la deliberación y la toma de decisiones.

Por otro lado, Tomar la palabra en el 15M: Condiciones sociales de acceso a la participación en la asamblea se ha guiado por la voluntad de abrir nuevas posibilidades exploratorias de la movilización colectiva desde un marco conceptual y metodológico capaz de aprehender, de forma sincrónica y diacrónica, las microdinámicas sociales y situarlas, al mismo tiempo, en un contexto macrosociológico.
A nivel metodológico, se ha trabajado durante un año mediante observación participante y se han realizado 35 entrevistas abiertas semidirectivas (recogiendo la tradición de la Escuela de Sociología Crítica Española de Jesús Ibáñez, Alfonso Ortí y Luis Enrique Alonso) orientadas hacia la reconstrucción de relatos de vida desde una perspectiva etnosociológica, siguiendo la propuesta de Daniel Bertaux.
Sin embargo, la etnografía ha resultado ser imprescindible para reconstruir este proceso social. Pues, aún con toda la riqueza empírica que contienen las entrevistas abiertas, la autocensura derivada del engarce afectivo con el proceso hubiera hecho muy difícil recuperar el elemento central sobre el que se anidaron buena parte de las salidas de la asamblea tras el verano: la violencia.

La  apuesta por armarse con un aparataje teórico pluralista, principalmente, mediante la recepción de los aportes de la tradición bourdisiana (aún poco trabajada en España) junto con la propuesta de Randall Collins respecto a las Cadenas de Rituales de Interacción ha resultado muy prolija.
Además, al articular el modelo CRI de Collins con la trilogía clásica de Albert Hirschman (salida, voz, lealtad) se ha hecho posible explicar de manera compleja las subidas y bajadas en la participación. Al mismo tiempo, gracias a la inclusión de estas propuestas en marco de la propuesta de Bourdieu, se han podido indicar con claridad los distintos momentos de posibilidad que se abren en el proceso y el tipo de participantes que posibilita y que privilegia. No perdiéndose, en el camino, la aprehensión de las transformaciones que son el resultado de las luchas por la definición de la lucha y los y las agentes que participan en ella.  Para eso es que se ha reconstruido el relato etnográfico manteniendo la dimensión temporal y en referencia a lo que sucedía en otras acampadas y asambleas del 15M y al estado del campo político. Así, se han podido rescatar las distintas temporalidades, ritmos y procesos implicados en la constitución de la dimensión colectiva (que siguiendo la idea de Boltanski debe ser producida y existe en el marco de unas condiciones que más o menos se intuyen) y siguiendo a Mathieu no está exenta, como se ha mostrado, de oposiciones y luchas.

También ha resultado fundamental la reconstrucción del proceso de acampada y asamblea desde el marco de la teorización de Bourdieu sobre el campo político y los trabajos herederos de su propuesta, principalmente los de Lilian Mathieu y Gerard Mauger. En concreto, se ha conceptualizado el proceso asambleario en cuatro momentos en función de la noción de campo político (con especial atención a los movimientos sociales) que han permitido organizar con cierta coherencia las transformaciones de la dinámica asamblearia y explicar las tensiones asentadas en la ruptura entre la profesionalidad y la profanía. La incorporación de la noción de trayectoria militante (a partir de los trabajos de Poupeau, Mathieu, Pechú y Fillieule) articulada sobre el grado de participación en la asamblea y la interrogación sobre la ruptura profesionales/profanos, ha propiciado la construcción de varias categorías etnográficas definidas sobre la abstracción del trabajo empírico. Estas construcciones de tipos ideales de participantes (militante profesional, militante amateur, observador participante y observador puro) complejizan las teorizaciones que se han realizado al respecto. Y aportan no solo mucha más información respecto de las interacciones y las posibilidades de transitar de una forma de movilización a otra; si no que permiten examinar con nitidez el inicio de nuevas trayectorias militantes y mostrar en qué momento son posibles o imposibles.

Además, la construcción de estas tipologías de participantes funcionando en tandem con la categorización, también construida en función del análisis empírico, que he denominado «culturas de participación» (y que incluye una forma de exclusión radical del proceso: la sospecha) permitía dar un paso analítico más allá de la categorización ideológica. Que, sin ser irrelevante, pues operaba algunas veces como marca de distinción sobre la que levantar las oposiciones entre algunos agentes (generalmente colectivos) resultaba bastante estéril para analizar la dinámica general de la asamblea estudiada, pues las tomas de posición no se correspondían con ideologías definidas. Más bien parecían tener poco o nada que ver con éstas. Porque, hasta pasado el verano, en escasas ocasiones el debate asambleario derivó en una discusión con posiciones ideológicas más o menos definidas ya que, el espacio era masivamente profano, circulaban escasos conocimientos sobre teoría política y se tendía a huir del debate de posiciones políticas. Porque, independientemente de fuese posible o no, se pretendía superarlo en la unidad de individuos que se representan a sí mismos distanciados de filiaciones a colectividades políticas.

Estos elementos, entre otros que por espacio no se pueden señalar aquí, es lo que hace que esta tesis doctoral apunte a la apertura de un nuevo espacio para la interrogación del proceso ciudadano que arrancó el 15 de mayo de 2011. Pues donde la mayoría de trabajos sobre el particular identifican grandes y homogéneas ideas fuerza, este trabajo demuestra cómo, a pesar de existir un horizonte común de desafección respecto de la política profesional, existía una gran heterogeneidad e incluso incompatibilidad de posiciones. También ha mostrado cómo esa incompatibilidad solo fue salvada en la articulación de prácticas y recursos simbólicos que sí eran capaces de armonizar expectativas, apuestas o definiciones del fin último de la lucha que en realidad eran disonantes e, incluso, opuestas. Además he mostrado cómo esta armonización colectiva fue solo posible mientras la «cultura de la colaboración» gobernó el proceso, mientras el foco de atención fue común y la membresía grupal crecía día a día. Después, roto el ritual de interacción, y en mitad de un proceso de transformación a movimiento social, la energía emocional que circulaba a raudales decayó y, además, el proceso fue imponiendo cada vez más condiciones de entrada a la participación en la asamblea. Así, quedaron finalmente sobrerepresentadas en la asamblea posiciones y estilos de vida muy concretos que caracterizaron completamente los nuevos escenarios de acción colectiva e ideas fuerza. Finalmente la organización del movimiento social rompió su vertebración con buena parte de quienes se habían movilizado con el movimiento 15M e, incluso, con muchas y muchos de quienes fueron militantes a tiempo completo.

Así, con este tipo de teorizaciones, se ha intentado explicar aquello que, si acaso, solo ha sido constatado por otros trabajos. Pues se ofrece una explicación compleja y situada de las dinámicas de apertura y cierres del proceso, además de aportar una visión no mitificada de la vida asamblearia. Una aproximación que interroga constantemente por las distintas formas en las que se condensa el par dominante/dominado a lo largo del proceso asambleario. Y es así como ha sido retratado: con sus luces y sus sombras, con sus aperturas y sus cierres. Con sus apuestas y herramientas democratizadoras; y con las constricciones para la toma de la palabra que supusieron las propias características del proceso.
Para concluir esta defensa, quisiera señalar que este trabajo muestra cómo a partir de la etnografía se obtiene una teoría de la práctica política muy diferente de que la teorizan los productores de discursos.

Muchas gracias por su atención.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Un debate sobre capitalismo en Fort Apache

Un debate sobre capitalismo en Fort Apache con Pablo Iglesias, Manuel Monereo, Eduardo Garzón, Xabier Arrizabalo, Nines Maestro y yo.

Manuel Sacristán. Razón y emancipación, editado por Jacobo Muñoz y Francisco José Martín

“Siempre prefirió dotarse de instrumentos de comprensión del mundo, antes que de saberes específicos, de radio limitado, nada desdeñados, por otra parte, por él. Y desde esa intencionalidad básica practicó una conducta mental hecha del esfuerzo de conocer y de la voluntad de transformar. Precisamente por eso, porque lo que ante todo le importó fue aprender y enseñar a vivir, es por lo que sí valoró de modo especialmente intenso la figura del sabio, tan característica de nuestra tradición. Dejó constancia explícita de ello a propósito de Ortega, al que frecuentó en su juventud y al que no dejó de volver, lejos de toda beatería, cuantas veces le pareció justo y conveniente”

Del excelente capítulo de Jacobo Muñoz, “¿Qué es un maestro?”, página 23.

¿Qué es un foucaultiano?

Intervención ayer en Traficantes de sueños durante la presentación de Foucault y la política


¿Quién es un buen lector de Foucault? Es uno que no toma de Foucault lo que le viene en gana, sino el que aspira a tener por entero el espíritu de Foucault “porque debe haber el mismo espíritu en el autor del texto y en el del comentario”. Para ser un buen lector de Foucault, un buen foucaultiano, deben comentarse sus teorías teniendo “la profundidad de un filósofo y no la superficialidad de un historiador”

Es una broma. En realidad, el texto anterior resume "¿Qué es un tomista?", un texto del insigne filósofo de la Orden de predicadores Santiago Ramírez, y publicado en 1923. Pero los que comentan filósofos, Foucault incluido, siguen, sin saberlo, el marco de Ramírez. Deberían leerlo y atreverse a ser quienes son, tal y como mandaba Píndaro. El trabajo filosófico, desde esta perspectiva, consiste en
1.Se adscriben a una doctrina y la comentan mediante paráfrasis más o menos logradas y p…